LA UNIVERSIDAD DE ALCALÁ Y LOS DERECHOS HUMANOS

2369

La libertad de expresión es un derecho fundamental y la solidaridad un deber moral.

La universidad de Alcalá tiene una cátedra llamada Derechos Humanos y cada dos años entrega un premio a alguna persona o institución que se haya destacado por la defensa de los derechos del hombre.


Animamos a los profesores y alumnos de esta cátedra que cuando venga el Rey y el Defensor del Pueblo a entregar los próximos premios le dirijan unas palabras al equipo de gobierno del Partido Popular que gestiona el Ayuntamiento complutense para que empiece a respetar los derechos fundamentales que están amparados en nuestra constitución.


Esperamos, sinceramente, que los actuales ediles  corrijan su actitud de total falta de diálogo y respeto por unos ciudadanos que simplemente quieren ser protagonistas de la vida política democrática y ser responsables solidarios ante las injusticias del hambre, el paro y la esclavitud infantil.


La libertad de expresión es un derecho fundamental y la solidaridad un deber moral. Ténganlo en cuenta.