Las emisoras de PRISA incumplen la nueva normativa y además Zapatero permitirá a Polanco emitir en abierto…

2393

El Mundo las ha emprendido nuevamente contra su principal competidor Prisa. Esta vez ha publicado una página completa en su sección de comunicación en que denuncia que las emisoras de Prisa incumplen la nueva normativa aprobada recientemente por el Gobierno y que modifica el porcentaje de concentración de emisoras de un mismo dueño

El periódico El Mundo revela la concentración radial del Grupo PRISA

22/06/2005
Prnoticias.com

El Mundo las ha emprendido nuevamente contra su principal competidor Prisa. Esta vez ha publicado una página completa en su sección de comunicación en que denuncia que las emisoras de Prisa incumplen la nueva normativa aprobada recientemente por el Gobierno y que modifica el porcentaje de concentración de emisoras de un mismo dueño. El extenso informe no deja de revelar datos interesantes sobre el monopolio radial de La Ser, aunque tampoco esconde las ganas de Pedrojota de fustigar a Jesús de Polanco. Y que los reportajes de El Mundo relacionados con los negocios de Prisa nunca han dejado indiferentes a nadie.

Como informa El Mundo esta mañana, la Cadena SER incumple la nueva normativa de la radio establecida por la recién aprobada por el Gobierno Ley de Impulso de la Televisión Digital Terrestre en más de 20 localidades –incluidas Madrid, Barcelona y Zaragoza–, en las cuales supera el límite del 50% establecido para un mismo operador. El diario de Pedrojota recoge también las opiniones de la COPE y Onda Cero quienes han criticado duramente y desde hace meses, la Ley porque consideran que se legisla a favor del grupo de Polanco.

Según informa el diario El Mundo, este miércoles con gran despliegue, una página de cobertura y noticias de apoyo al texto central, la nueva Ley maquilla la situación monopolística y da apariencia de legalidad a La Ser en ciudades como Sevilla, La Coruña, Santander, Granada, Málaga, Valencia, Valladolid, Santander o Alicante, según sus competidores. Sin embargo, la nueva Ley del Ejecutivo socialista, que modifica la disposición adicional sexta de la Ley de Ordenación de las Telecomunicación de 1987, no resuelve al completo todos los problemas de Polanco, según el diario de Pedrojota.

Los datos que entrega El Mundo son bastante interesantes y obedecen a una trabajada investigación periodística. Es por esto que extraña que el tema se publique días antes de que se decidan las nuevas concesiones analógicas de televisión. Nadie habla de este tema en los medios y ni siquiera los afectados: Onda Cero y la COPE, se habían percatado de estos incumplimientos de La Ser, sin embargo, extrañamente El Mundo saca a la luz estos datos cuando Prisa y la propia Unedisa con Veo TV se juegan los canales analógicos.

El mensaje también está claramente dirigido al Gobierno, al que Pedrojota ha intentado presionar sin éxito para que le conceda una licencia analógica para VEO TV, la tv digital de El Mundo y Recoletos. Y es que a este artículo en contra de Prisa se suma un incendiario artículo de opinión que también tiene un llamado en portada, escrito por José Manuel Villar. En el texto, Villar selñala que “la nueva ley de televisión del Gobierno favorece la creación de grupos afectos al poder”.

Si sumamos esta columna, mas el reportaje de La Ser, nos damos cuenta que las coincidencias no existen y que Pedrojota está moviendo sus redes de influencia con desesperación a la espera de que el Gobierno rectifique y le entregue la tan esperada liciencia.

Además no es primera vez que El Mundo las emprende contra los negocios de Prisa y a favor de los suyos. Siempre que los temas de Sogecable y Canal Plus están de por medio, la objetividad del diario de Pedrojota sale a la luz, prestos a contar los desbajarustes (a veces ciertos) de la compañía de Polanco. Y esta vez no ha sido la excepción.

Según El Mundo, las concesiones de radio privadas controladas por la Cadena Ser superan el límite del 50% al menos en las siguientes localidades:

Linares (3 sobre un total de 4), Vélez Málaga (2 de 2), Ronda (2 de 2), Egea de los Caballeros (2 de 3), Aranda de Duero (2 de 3), Béjar (2 de 3), Benavente (2 de 3),Valdepeñas (2 de 3), Tarancón (2 de 2), Vic (2 de 2 tras la adquisición de Ona Catalana), Amposta (2 de 2), Tortosa (2 de 3 tras la compra de Ona Catalana), Arrecife (2 de 3), Villanueva de la Serena (2 de 3), Viveiro (2 de 2), Villagarcía de Arosa (2 de 2), Tafalla (2 de 2), Haro (2 de 2) Alcoy (3 de 4), Elda (2 de 2), Onteniente (3 de 3) y Gandía (3 de 4).

Sin embargo, fuentes del sector citadas por la información de El Mundo dicen que gracias a la reforma ad hoc introducida por Rodríguez Zapatero, la cadena Ser dejaría de tener problemas por exceso de concentración en una gran parte de las principales ciudades españolas: Almería, Granada, Cádiz, Málaga, Sevilla, Huesca, Teruel, Ibiza, Palma de Mallorca, León, Palencia, Valladolid, Zamora, Albacete, Puertollano, Toledo, Santander, Santa Cruz de Tenerife, La Coruña, Vigo y Alicante.


SOGECABLE / El Gobierno Zapatero comunica a A-3 y T-5 que Canal Plus podrá transmitir en abierto

La televisión de Polanco se llamará La Cuatro y emitirá la próxima temporada

PD / Agencias
Jueves, 23 de junio 2005

Se llamará La Cuatro y comenzará a emitir la próxima temporada. El Gobierno Zapatero ya ha comunicado a los demás operadores de televisión que ha decidido autorizar a Canal Plus a emitir en abierta, como solicitó Jesús de Polanco el pasado febrero y es un secreto a voces que los expertos del Grupo Prisa trabajan sin descanso para tener lista cuanto antes la programación. Lo que se ignora todavía son los nombres de los principales presentadores que aparecerán en pantalla.

Telecinco y Antena 3 ya han anunciado su intención de recurrir la decisión del Ejecutivo ante los tribunales en cuanto lo difunda oficialmente. Es de esperar que también se vayan a los tribunales Veo TV -participada por Recoletos y El Mundo- y Net TV -controlada por Vocento-, pero nada de eso da la impresión de que pueda frenar la decisión de Zapatero.

El enfado de Telecinco y Antena 3 es fácil de entender, porque la entrada de La Cuatro les puede restar auidiencia y en consecuencia cuotas de publicidad. El de El Mundo tiene otros motivos y se atenuaría mucho o desaparecería si hubiera recibido algo similar a lo que le han concedido al Grupo Prisa. De hecho, Pedrojota lleva más d eun año corteando al ministro Bono y lanzando mensajes amistosos al presidente Zapatero, con la esperanza de salir beneficiado cuando se hagan nuevas concesiones de televisión

El anuncio de la autorización a Canal Plus para emitir en abierto se hará público en breve, coincidiendo con la aprobación de las grandes líneas de la amplia reforma audiovisual. La reforma incluye la Ley general audiovisual, una ley específica para RTVE, otra para crear y regular el Consejo Audiovisual y un real decreto con el Plan técnico de la televisión.Todo ello será estudiado el próximo viernes por el Consejo de Ministros.

Veo TV y Net TV, -detrás de las que están El Mundo y Vocento- han solicitado emitir en analógico en tanto no se produzca el apagón, previsto por el Ejecutivo para el año 2010. El Gobierno Zapatero ha eludido pronunciarse escudándose en la necesidad de estudiar la disponibilidad de espectro readioeléctrico y parece haber decidido ya que sólo habrá un nuevo canal analógico, que que será adjudicado mediante concurso.

En cualquier caso, el nuevo canal analógico no podría estar operativo antes de un año y medio, por lo que entrará en liza cuando La Cautro de Polanco esté ya firmemente asentada.


El director de El Mundo se “enrabieta” en un editorial

Pedro J. Ramírez: «¡Pero, claro, nosotros no somos Polanco!»

Por Elena de Regoyos
Periodista Digital
Jueves, 23 de junio 2005

“El Gobierno de Zapatero ha tomado una serie de decisiones direccionales en el sector de los medios de comunicación que van en la misma dirección: fomentar la concentración de poder y favorecer la hegemonía de Prisa”. Con este párrafo empieza un rabioso editorial de El Mundo en el que se critican las distintas decisiones del Gobierno que, según Pedro J. Ramírez, favorecen descaradamente al grupo de Jesús Polanco.

En dicho artículo, titulado “Los favores a Polanco, una vergüenza para la democracia”, se habla de la legislación sobre el panorama radiofónico “hecha a la medida para ayudar al grupo de Polanco” y habla, también, del “descarado favoritismo” para que “Canal Plus pueda emitir en abierto sin restricción alguna”.

Dolido por ver cómo su proyecto audiovisual no acaba de salir adelante, Pedro J. Ramírez hace que en este artículo resulte imposible de interpretar segundas intenciones entre líneas, porque está todo a la vista:

“Conceder a Canal Plus el favor de emitir en abierto es ya un agravio para otras empresas del sector, pero Veo TV –concesionaris de una licencia para emitir en abierto con señal digital en la que participa El Mundo- se vería todavía más vapuleada si el Gobierno no accediera a su demanda de disponer provisionalmente de una frecuencia analógica para prestar el servicio que se le adjudicó por concurso público y que no puede consumar por la “causa imprevista” –en este caso, sí- del retraso tecnológico”.

Se remite al artículo 101 de la Ley de Contratos del Estado para estas acusaciones de “descarado favoritismo” ya que, argumenta, “no existe ninguna razón de interés público para que Canal Plus pueda emitir en abierto” porque “perjudica a las cadenas privadas” e “incide negativamente en el desarrollo de la TV digital”.

Sin embargo, con su canal de televisión ya es otro cantar: “Que Veo TV pudiera emitir en analógico beneficiaría más al interés de los ciudadanos, se ajustaría mejor a la Ley de Contratos del Estado, sería más respetuoso con la competencia y serviría mejor al objetivo de alcanzar cuanto antes la digitalización”, para terminar reclamando impotente que “¡Pero claro, nosotros no somos Polanco!”.

En cuanto a su juicio sobre el Gobierno, le parece “bochornoso que esté gestionando el espectro radioeléctrico con criterios clientelares y con el propósito de recompensar al grupo periodístico que le ayudó a acceder al poder mediante la manipulación de la opinión pública”.