Las grandes religiones se comprometen a luchar juntas para erradicar la trata de seres humanos

2395

La Iglesia católica firmó el 17 de marzo un acuerdo en el Vaticano con representantes del Islam y de la Iglesia anglicana con el que las principales religiones se comprometen a luchar para erradicar la esclavitud moderna y la trata de personas en todo el mundo antes de 2020 y animar a que se sumen a la lucha el resto de confesiones.

El acuerdo, bajo el título “Global Freedom Network“, fue firmado por el canciller de la Academia Pontificia de Ciencias y Ciencias Sociales, el argentino Marcelo Sanchez Sorondo; Mahmoud Azab, en representación del gran Imán de al-Azhar, y el anglicano David John Moxon, que representará al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el fundador de la Walk Free Foundation, Andrew Forrest.

La iniciativa fue promovida por la Walk Free Foundation , que se define como un movimiento de todo el mundo para luchar contra la esclavitud moderna.

En la declaración conjunta se subraya que “la esclavitud moderna y la trata de personas son un crimen contra la humanidad”.

“Cada día en el que toleramos esta situación violamos nuestra humanidad común y ofendemos las consciencias de todos los pueblos”.

En el acuerdo se invita a todas las religiones y gobiernos del mundo a “conducir el poder espiritual y el esfuerzo conjunto y la idea de liberación a desarraigar definitivamente la esclavitud y la trata” de personas.

El acuerdo, Global Freedom Network, “se avalará de los instrumentos de la fe, la oración, el ayuno y la caridad” para luchar contra esta lacra social.

Asimismo se anuncia que se instaurará una jornada de oración por las víctimas y su libertad y que “todos los fieles y personas de buena voluntad son invitados a movilizarse”.

Entre los varios puntos del acuerdo los firmantes se comprometen a animar al resto de confesiones a realizar programas de lucha contra la esclavitud y la trata de personas, a movilizar a los jóvenes o las familias, escuelas, universidades para que conozcan el tema.

También se enviará la propuesta a multinacionales, gobiernos, jefes de Estado…

Toda forma de indiferencia hacia las víctimas de la explotación debe cesar. Invitamos a todos los fieles y a sus líderes, a todos los gobiernos y a las personas de buena voluntad, a adherirse al movimiento contra la esclavitud moderna y la trata de seres humanos.

Solo actuando en todo el mundo, compartiendo los ideales de la fe y los valores humanos, podemos llevar el poder espiritual, el esfuerzo conjunto y la idea de liberación para desarraigar definitivamente la esclavitud moderna y la trata de seres humanos de nuestro mundo. El mal es obra del hombre y puede ser combatido por una voluntad inspirada por la fe y el compromiso humano.

A pesar de los esfuerzos de muchísimas personas en tantos países, la esclavitud moderna y la trata de seres humanos siguen creciendo. Las víctimas se ocultan: los lugares de prostitución, en establecimientos y en los campos, en pesqueros y estructuras ilegales, en casas privadas detrás de puertas cerradas y en muchos otros lugares, en ciudades, pueblos y “villas miseria” de las naciones más ricas y más pobres del planeta.

El Global Freedom Network se valdrá de los instrumentos de la fe: la oración, el ayuno y la caridad. Habrá una jornada de oración por las víctimas y por su libertad. Todos los fieles y las personas de buena voluntad serán invitados a meditar y a actuar. Esas redes de oración específicas serán constituidas en todos los lugares del mundo.

La declaración común concluye así:

Nuestro mundo debe ser liberado de estos males terribles y crímenes contra la humanidad. Cada mano y cada corazón deben unirse para garantizar esta libertad a todos aquellos que son prisioneros y que sufren. Este acuerdo marca un inicio y una promesa – las víctimas de la esclavitud moderna y de la trata de seres humanos no serán olvidadas o ignoradas: todos conocerán su historia. Caminaremos con ellos hacia la libertad.