Los narcos mexicanos se extienden por Centroamérica

2533

Centroamérica en guerra permanente por el poder del Narcotráfico

Los cárteles mexicanos, principalmente el de Los Zetas -el más sangriento- y el del Pacífico -una alianza entre el de Sinaloa y el del Golfo-, expandieron sus operaciones en el último año en Centroamérica asociados con narcotraficantes locales, a pesar de la captura de cabecillas o de droga.

Militares y policías con apoyo estadounidense decomisaron en 2012 unas 32 toneladas de cocaína en Panamá, 22 en Honduras, 15 en Costa Rica, 13 en Nicaragua, 3,5 en Guatemala y unos 380 kilos en El Salvador -sin costa caribeña-, según datos de cada país.

Una cifra muy por debajo del enorme flujo que va de Sudamérica, sobre todo de Colombia -principal productor mundial de cocaína-, a Estados Unidos, el mayor consumidor.

“Por Centroamérica se mueven unas 900 toneladas anuales”, por todas las rutas, especialmente por el Caribe hondureño, según estimaciones del ministro de Seguridad de Costa Rica, Mario Zamora, dadas a AFP.

Un informe del Gobierno de Guatemala cifra en unas 600 las toneladas de cocaína que van del sur al norte, y agrega que el tráfico “genera anualmente más de 13.320 millones de dólares”.

Por Centroamérica y México pasa, según informes de Washington, el 90% de la cocaína que consume Estados Unidos.

Guatemala, que comparte con México casi 1.000 kilómetros de frontera selvática, y Honduras, sobre todo el Caribe, son los dos principales puntos de tráfico.

Pero casi toda Centroamérica está mapeada de rutas y un informe de la ONU sostiene que esta región está desplazando a México como primer frente del tráfico.

Centroamérica ha registrado además un creciente flujo de capitales del narcotráfico y de precursores químicos, en su mayoría procedentes de China, para la elaboración de drogas sintéticas como anfetaminas.

Washington, que mantiene a toda Centroamérica en la lista “negra” del narcotráfico, propugna una guerra frontal antidrogas, que según los Gobiernos de la región ha fracasado.

Según el informe 2012 de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), Centroamérica, que sufrió décadas de cruentas guerras civiles, es hoy la zona sin conflicto bélico más violenta del mundo, producto del narcotráfico en alianza con las pandillas de delincuentes.