Los pescadores de Filipinas luchan por su dignidad

3763

BIGKIS-LAKAS es una de las organizaciones de lucha que fue invitada al encuentro del Papa con organizaciones populares en 2015.

A final de los años 70 la situación de las comunidades de pescadores del Laguna Lake en el Sur de Luzon (Filipinas) se agravó debido a un decreto del presidente Ferdinand Marcos a favor del comercio con Japón. Este decreto permitió la entrada de multinacionales pesqueras en el lago y monopolizó la venta de pescado. En palabras de los pescadores “El lago público se ha convertido en un lago privado”. Además, la poca pesca que les había quedado disminuyó por la contaminación de los vertidos de las fábricas recientemente implantadas en las orillas del lago con capital extranjero. Las familias quedaron sumidas en una situación desesperada; sin posibilidad de obtener los recursos pesqueros que les habían sostenido durante generaciones, con el agua de consumo contaminada y el riesgo de contraer enfermedades que eso conlleva, avocadas en definicitva a emigrar a los suburbios de las grandes ciudades.

La situación creada en torno al Laguna Lake catalizó el encuentro entre las comunidades de pescadores y el Centro Familiar del Instituto Social Asiático (FCASI), creado en 1962 por el padre Francis Senden. Desde 1970 a 1978, el FCASI gestionaba 26 Centros Familiares en todo el país para responder a los problemas de la población desde la lógica de la promoción y la transformación social. Fueron las mujeres de los pescadores las que participando en los programas del FCASI, plantearon en 1978 el problema del aumento de las piscifactorías comerciales. Gracias a las mujeres, los pescadores comenzaron una serie de encuentros con los trabajadores del FCASI para analizar el problema y buscar soluciones juntos. La idea era que los pescadores fueran los protagonistas de la lucha por la justicia, haciendo hincapié en la persona (pagkatao) y la dignidad en un proceso de promoción. Un pescador afirmaba “Nos dimos cuenta de que nuestras sencillas aportaciones, puestas en común, se convertían en significativas y enriquecedoras, tocando nuestras vidas como pescadores”. Crearon una serie de organizaciones, entre ellas CALARIZ, una federación de grupos de pescadores de las provincias afectadas (Cavite, Laguna y Rizal) e impulsaron alianzas a nivel local, nacional e internacional para promover leyes que protegieran sus derechos y su recursos vitales.
Potenciaron mucho símbolos pegados a su cultura como el árbol del manglar, representando la fuerza y la resistencia, y una barca, símbolo del energía y movimiento.

Han desarrollado campañas como la del desmantelamiento de las piscifactorías construidas ilegalmente, la sistematización de las líneas de navegación, y la prohibición de la pesca ilegal. Este proceso no se ha hecho sin dolor, algunos pescadores miembros de CALARIZ fueron asesinados por los guardias armados de las piscifactorías y algunas familias ha sido desplazadas, pero como decía uno de los responsables “Ya que esta situación injusta va a matarnos, mejor muramos luchando por una causa” .

Respondiendo a las conclusiones de la Conferencia Mundial de Pescadores, celebrada en Roma en 1984, FCASI, en colaboración con la diócesis de Luzon, formó BIGIS-LAKAS (“uniendo fuerzas”), una alianza de pescadores a nivel Nacional. Sus principios y filosofía, surgidos del diálogo entre pescadores, representantes eclesiales y gubernamentales, sentó las bases del Código Nacional de Pesca en 1998 que sustituía al anterior Decreto Presidencial 704. Para lograrlo, se multiplicaron las acciones en la calle, en encuentros, conferencias y en las mismas instalaciones del poder a nivel local, provincial y nacional.

Han conseguido la aprobación de varias leyes nacionales que dan un papel significativo a los pescadores y sus organizaciones en las políticas agrarias y de pesca, que obligan a destinar recursos a favor de las familias y comunidades marginadas, etc.
BIGKIS-LAKAS Filipinas, ha entrado también en las patrullas de control de pesca y la gestión de algunos recursos costeros. Ha conseguido el estatus gubernamental de “guarda de pesca” y persigue las violaciones a las leyes de pesca aprobadas gracias a su lucha. En definitiva han conseguido muchos avances en el derecho de los pescadores a ser protagonistas de vida digna y no pasivos receptores de ayudas gubernamentales.

La lucha de los pescadores continua hoy, en contra del plan gubernamental de industrialización de la Zona de Crecimiento de Mercado en torno a Manila, Rizal, Laguna, Cavite y Quezon, que destinará el lago como refrigerante para las industrias de la zona, dejando sólo un 3% del mismo para la pesca recreativa. Además, el Código aprobado en 1998 ha recibido dos intentos de modificación para permitir la entrada de grandes pesqueros y para privatizar algunas zonas.

El Instituto Social Asiático: De la paternidad responsable natural a la organización de lucha socio-política.

El Instituto social Asiático (ASI), promotor de todo este proceso, fue creado en 1962 por el sacerdote holandés Francis Senden, a petición del Arzobispo de Manila, Rufino Cardinal Santos, como respuesta a las grandes diferencias entre ricos y pobres. Comenzó con una escuela de ciencias sociales de alto nivel académico pero que tuviera a los pobres como referencia, convencido de que no habría solución a los problemas sociales hasta que los pobres no fueran protagonistas del proceso. Francis Senden fue su director hasta su muerte en 1973. El ASI cuenta actualmente con el apoyo y la colaboración de Mons. Broderick Pabillo, Obispo auxiliar de Manila y responsable de la comisión de Acción social, Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Filipinas.

EL ASI crea un ambiente de promoción de las personas en servicio a la comunidad, dentro de un nuevo paradigma de desarrollo ecológico y humano llamado CSBCom (Co-creando comunidades Bio-regionales) cuyos responsables también fueron invitados al encuentro con el Papa del 2015. La clave es la integración de tres departamentos de basados en las enseñanzas sociales del cristianismo: El departamento de desarrollo social (muy cercano a las comunidades empobrecidas), del departamento de investigación académica (que desarrolla nuevas ideas en base a esas experiencias sobre el terreno) y el Departamento de Servicios Administrativos que sostiene a los anteriores.

El Departamento de Desarrollo Social comenzó como un Centro Familiar donde se realizaban seminarios y diversas acciones formativas. Entre 1968 y 1974 estableció 27 clínicas de paternidad responsable en todo el país y en 4 años formó a 1075 sacerdotes, religiosa y laicos. El 1979 el Centro Familiar dio el pasó a promover la organización de los pescadores por su dignidad fruto del convencimiento de que las familias de los pescadores planificarían responsablemente su paternidad de forma natural cuando sus condiciones de vida mejorasen. Ese fue el origen de BIGKIS-LAKAS y toda su lucha.