Más de 33.000 migrantes venezolanos en Colombia regresan a su país por el coronavirus

1008

Más de 33.000 migrantes venezolanos en Colombia han regresado a su país a causa de la crisis desatada por la pandemia de coronavirus, según estimaciones del Gobierno de Iván Duque, que ha vuelto a reclamar la ayuda de la comunidad internacional para atender a los migrantes venezolanos.

«Más de 33.000 han regresado a Venezuela después del cierre de la frontera», dijo la ministra de Interior, Alicia Arango, en una sesión virtual de la Cámara de Representantes celebrada el lunes.

Más de cinco millones de venezolanos han abandonado su país en los últimos años, de acuerdo con el balance actualizado de ACNUR, para escapar de la crisis política y humanitaria en la nación caribeña. La mayoría ha ido a parar al país vecino, con 1,8 millones de migrantes venezolanos, lo que representa «uno de los mayores retos para Colombia en su historia reciente», según ha subrayado el Ministerio de Salud colombiano en un comunicado.

Un ejemplo sufriente entre tantos

Yormedis Quevedo, de 21 años, estuvo trabajando en un café en la capital de Colombia, Bogotá, durante unos tres meses antes de que el virus llegara al país. Después de que el negocio se ralentizó, la despidieron.

Hace una semana, ella y su hijo de 2 años vivían en una habitación de hotel. Ahora viven en las calles. Quevedo dijo que debatía volver a Caracas, la casa que dejó hace más de un año. “Estoy pensando en regresar a Venezuela, pero no tengo el dinero para irme”, dijo. “No puedo caminar por mi hijo, pero las calles de Bogotá son duras y no tengo a dónde ir”.

“Vendí bolsas. También hice domicilios de restaurantes porque varias personas me dieron esa oportunidad, pero con la situación que está sucediendo con el coronavirus, ya no es lo mismo”, dijo Paul Regales a Reuters mientras caminaba al lado de una carretera detrás de una mascarilla azul claro.

“Si no hay gente en la calle, ¿cómo trabajaremos?”, dijo.

Volver a un país mucho más expuesto

Pero Venezuela puede ser un destino aún más peligroso. Con el sistema de atención médica del país en un estado de colapso y una economía en constante espiral descendente, los médicos locales temen que el virus afecte a Venezuela. La falta de agua, alimentos, electricidad y suministros médicos, combinada con una inflación vertiginosa y las aplastantes sanciones de Estados Unidos, han dejado al país en gran medida sin preparación para un contagio.