Militantes cristianos del MCC se manifiestan en la apertura de la tienda Nike

1158

Un grupo de miembros del Movimiento Cultural Cristiano y Camino Juvenil Solidario, se manifestaron contra la multinacional de prendas deportivas por considerar que los productos que comercializa se fabrican explotando a niños esclavos en algunos países del mundo. A pesar de la buena acogida de nuestro acto por parte de los ciudadanos y de que nuestra protesta fue no-violenta, fuimos estrechamente vigilados por la policía municipal, siendo denunciadas 4 personas por “repartir octavillas en la vía pública”, y silenciados por los medios de comunicación que cubrían el acto.

Acto de protesta contra Nikelaspasmas

Un grupo de miembros del Movimiento Cultural Cristiano y de Camino Juvenil Solidario, junto a amigos y algunos ciudadanos que se unieron a la iniciativa, denuncian públicamente a Nike, la marca de los niños esclavos.

Ayer, 24 de mayo, a las 19 h., se presentó oficialmente en la ciudad de Las Palmas de Canaria la tienda nikelaspalmas, varios días después de su apertura. El acto de inauguración de la franquicia, de 503 metros cuadrados, 347 de los cuales dedicados a la venta, y situada en la céntrica calle comercial de Triana, contó con la presencia de varios deportistas, el más destacado, Juan Carlos Valerón, futbolista grancanario de la Selección Nacional y del Deportivo de La Coruña. Además, durante toda la tarde se celebró una exhibición deportiva en un improvisado campo que ocupaba todo el ancho de la calle peatonal, a pesar de la política municipal que persigue y prohibe sistemáticamente todo tipo de iniciativas ciudadanas culturales y solidarias en nuestras calles.

Con motivo de este acto convocamos una concentración frente a la tienda. Con el reparto de octavillas, “bocadillos” y pancartas, queríamos denunciar la explotación en régimen de esclavitud de esta multinacional a miles de niños en sus factorías situadas en el tercer mundo. Además exigíamos al Ayuntamiento que no autorice comercios que venden productos hechos por niños esclavos.

A pesar de la buena acogida de nuestro acto por parte de los ciudadanos y de que nuestra protesta fue no-violenta, fuimos estrechamente vigilados por la policía municipal, siendo denunciadas 4 personas por “repartir octavillas en la vía pública”, y silenciados por los medios de comunicación que cubrían el acto.

La esclavitud infantil es un problema político de primer orden. Nuestros políticos locales son servidores de los intereses de las multinacionales, no sólo permitiendo la apertura de la tienda, sino colaborando con su potente campaña mediática, desde la exhibición deportiva de ayer a la instalación de carteles gigantes en guaguas y paradas, y la persecución de un acto de protesta contra la explotación de niños.

¿Qué importa si da beneficios a las arcas municipales que este dinero sea fruto de la sangre de niños esclavos? No debemos ser cómplices de ello. La denuncia de las causas de la miseria molesta, por eso seguiremos con este tipo de respuestas, llevando a nuestras calles la voz de los sin voz.


El diario Canarias Ahora se hizo eco del acto noviolento de denuncia de la multinacional NIKE por sus prácticas de explotación y esclavitud de niños. Así recogió la noticia:


Nike con polémica

Pueden leer en la sección de Deportes la crónica de la apertura de la tienda de Nike en Las Palmas, situada en la siempre importante calle de Triana. La cosa tuvo su diversión y su momento mito, con la presencia de Valerón, pero también tuvo su lado para la protesta. Un grupo de personas adscritas al Movimiento Cultural Cristiano y a Camino Juvenil Solidario, se manifestaron contra la multinacional de prendas deportivas por considerar que los productos que comercializa se fabrican explotando a niños esclavos en algunos países del mundo. Los manifestantes fueron requeridos por la Policía Local para que se identificaran, pero en ningún momento dejaron de mostrar su desacuerdo, sin por ello impedir el normal desarrollo del acto. Dice una octavilla distribuida por los activistas que sólo el 0,18% de los ingresos generados por la venta de un par de zapatillas deportivas va a parar a salarios de los obreros.