MUCHOS INGLESES QUIEREN a sus PERROS más que a sus HIJOS

2325

«Niños prohibidos´ puede leerse en las puertas de entrada a algunos pubs y restaurantes de Londres. De acuerdo con una encuesta, un 60 por ciento de todos los padres británicos cree que Gran Bretaña tiene una actitud hostil hacia los niños…



LONDRES, 20-6-2004 (DPA/ACPress.net).
«Niños prohibidos» puede leerse en las puertas de entrada a algunos pubs y restaurantes de Londres. En Gran Bretaña, la relación entre los adultos y los menores es cada vez más tensa.

«Los ingleses quieren a sus perros más que a sus hijos», opina uno de cada tres habitantes de la isla, según una encuesta reciente. Son tiempos duros para los pequeños y muchas veces también para sus padres.

Ejemplos de esta falta de aceptación de los niños o de las familias se encuentran por todas partes en la vida cotidiana en Gran Bretaña. En los autobuses rojos de dos pisos que circulan por las calles de Londres apenas hay sitio para los coches de los bebés. Si el único lugar ya está ocupado, el controlador dirá: «Lo siento, debe quedarse fuera».

En muchas piscinas hay días o al menos ciertos horarios en los que no pueden entrar niños. Si por equivocación aparece alguno, con toda seguridad lo instarán a salir del agua inmediatamente.

El príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, dijo una vez que el peor día del año para todos los padres es el del comienzo de las vacaciones, cuando los niños regresan del internado. Y el mejor, por supuesto, cuando vuelven a irse. Y eso que sus altezas reales apenas veían a sus hijos cuando eran pequeños.

De acuerdo con una encuesta, un 60 por ciento de todos los padres británicos cree que Gran Bretaña tiene una actitud hostil hacia los niños.

Esto se relaciona en parte con los precios. Una visita a «Legoland» en el condado de Berkshire le cuesta a una familia de cuatro miembros unos cien euros (unos 120 dólares). Por no hablar de un jardín de infantes privado, por el que se pueden pagar hasta mil euros (unos 1.200 dólares) por mes. En los estatales suelen faltar lugares.

Fuente: IBLnews. ACPress.net