Nuevo curso dentro del XXV Aula Malagón-Rovirosa

2180

La Campaña por la justicia Norte-Sur cumple 25 años

Desde hace veinticinco años es común ver en calles y plazas a los militantes del Movimiento Cultural Cristiano denunciando la explotación que sufren los empobrecidos de la tierra y señalando a las instituciones económicas, políticas y culturales que causan este expolio.


Son veinticinco años que han cambiado la conciencia y el lenguaje en la sociedad española, haciendo comunes términos antes desconocidos, como ‘deuda externa’, ‘países empobrecidos’,  ‘robo de cerebros’, o ‘lucha contra las causas’. Veinticinco años en los que ha calado la idea de que ‘el hambre el un problema político’ y no cuestión de ayudas.


En estos años, todas las personas y asociaciones que se han unido a las marchas, video-forum, centros culturales, etc. de la Campaña Norte-Sur han tenido un punto de encuentro dentro del Aula Malagón-Rovirosa en la que se han venido celebrando los cursos Norte-Sur.


Este año este encuentro se celebra en la Casa Emaús de Torremocha de Jarama del 2 al 7 de agosto y aborda temas como el crecimiento de los regímenes populistas en Iberoamérica, la esclavitud sexual de las emigrantes en España, o el negocio de las multinacionales de la salud. También presta atención a los mitos y falsas soluciones en relación al hambre, como son el cambio climático o los Objetivos del Milenio.


En los cursos Norte-Sur siempre se comparten experiencias de lucha y solidaridad, con el fin de abrir a la esperanza y de llamar a unirse a la lucha de los pobres de la tierra. Este año este capítulo incluye experiencia como la obra de teatro-social Casa en Venta, testimonios de promoción de militantes en Iberoamérica y un repaso al recorrido de la Iglesia en la defensa de los pobres desde laPopulorum progressio de Pablo VI a la Caritas in veritate de Benedicto XVI.


Como colofón de las jornadas se presentará la próxima Jornada Nacional de Solidaridad con los Emigrantes que tendrá lugar los días 2 y 3 de octubre el Almería, denunciando el holocausto de los empobrecidos que se produce de año en año en las aguas del estrecho, y el robo creciente que sufre África y el resto de los pueblos del Sur.