Occidente no comprende las revueltas árabes

2150

El reputado intelectual sirio «Adonis» teme que Europa y EE.UU. se acomoden a nuevas formas de tiranía

Ali Ahmed Saïd Esber, «Adonis», es uno de los grandes patriarcas de las literaturas árabes y el más renovador, quizá, de todos los grandes poetas árabes de nuestro tiempo, citado desde hace años como posible premio Nobel de Literatura. Nacido junto a Lataquia, en el norte de Siria, su obra es un canto interminable a la liberación de los pueblos árabes a través de la lengua, la cultura, liberadas de la tiranía de todos los dogmas.

¿Vive Siria una guerra civil?

"Se han producido cambios de régimen. Y la tiranía corre el riesgo de ser sustituida por nuevas tiranías, que pudieran ser más peligrosas."

  • Siria vive una tragedia.

¿Sobrevivirá el régimen a la revuelta popular?

  • Las grandes ciudades y mucho territorio sirio guardan silencio o apoyan al régimen. La gran burguesía, también.

¿Puede sobrevivir el régimen a la revuelta popular?

  • Quizá los occidentales, europeos y norteamericanos, no perciban con claridad la realidad siria, ni la realidad de los pueblos árabes, guardando silencio y acomodándose a muy diversas formas de tiranía. Los mismos que nunca han apoyado a los palestinos, que apoyaban a Gadafi, Mubarak o Ben Ali, y apoyan ahora a los islamistas que están tomando el poder por todas partes.

¿Cuál es la importancia de los islamistas en la revuelta contra el régimen, en Siria?

  • Lo esencial de la oposición siria es islamista. O está dominada por los islamistas. No olvide que las experiencias de Túnez, Egipto y el Cairo ponen de manifiesto que los islamistas siempre están emboscados y prestos a tomar el poder, cuando es posible.

¿Cómo evolucionará la crisis?

  • No lo sé. La paz armada puede perfilarse por momentos. Pero la violencia y las intervenciones exteriores, visibles o invisibles, pueden complicar mucho la situación. No creo en la violencia. Mi modelo pudiera ser Gandhi. La violencia siempre precipita un rosario de tragedias y derramamientos de sangre. Y termina por imponerse la ley del más fuerte. Que no siempre es el más justo. Lo esencial para los pueblos árabes quizá sea la liberación de la tiranía religiosa.

Las revoluciones que terminaron derrocando a los regímenes de Túnez, Egipto y Libia fueron revueltas juveniles, poco religiosas, al principio, al menos.

  • No se ha producido ninguna revolución árabe.

¿No..?

  • No. Se han producido cambios de régimen. Y la tiranía corre el riesgo de ser sustituida por nuevas tiranías, que pudieran ser más peligrosas.

Explíquese.

  • En las sociedades árabes no se producirá una revolución mientras no se alcance una separación total y radical del poder político y el poder religioso. Los países árabes necesitan ser liberados de la sharia, la ley islámica. Las sociedades árabes necesitan una revolución laica, que permita a los pueblos liberarse del poder absoluto de los islamistas.

En Túnez se han celebrado elecciones, en Egipto está en marcha un proceso democrático, los occidentales derrocaron a Gadafi…

  • Sí, sí. Pero los islamistas están imponiendo su poder por todas partes. En Libia, incluso están descubriendo la poligamia. Todos los regímenes deben caer o cambiar. Pero sustituir los antiguos regímenes por gobiernos islámicos, no es una ninguna revolución. Siempre he estado y estoy con los jóvenes. Pero no puedo estar con los islamistas.

Los occidentales no pueden imponer a la sociedad árabe ningún modelo político.

  • Los occidentales estaban y están con los tiranos. Derrocaron a Gadafi. Pero no derrocan a otros tiranos. No les interesa. Prefieren acomodarse a las tiranías que favorecen a sus intereses.

Es a los pueblos árabes a los que les corresponde elegir su destino.

  • Con frecuencia, históricamente, Europa y Estados Unidos se han acomodado a las tiranías de turno. Cuando no las han impuesto o apoyado muy directamente. Ahora, también. Los pueblos árabes están viviendo un periodo terrible. Que puede tener consecuencias catastróficas. El triunfo de los islamistas podría culminar con una suerte de retorno a la Edad Media. El triunfo de la poligamia en Libia debiera dar mucho que pensar a los occidentales. Pero los occidentales prefieren mirar hacia otra parte.

¿Qué pueden hacer los occidentales?

  • Contar la verdad. No dejarse influenciar. Pedir el respeto de la libertad y los derechos del hombre. Los occidentales saben muy bien que la libertad y los derechos humanos están violados sistemáticamente en muchos países árabes. Las sociedades árabes, los pueblos árabes, son muy conscientes de ese doble lenguaje occidental. Las sociedades árabes necesitan una revolución genuina que comience por el principio, la separación del poder político del Corán y sus exégetas islamistas.