Pacientes venezolanos relatan su odisea para conseguir medicamentos

813

“En 2015 mi mamá, actualmente de 70 años, fue diagnosticada con diabetes tipo II y fue medicada con SitaglisMet; desde finales de 2016 conseguir su medicamento ha sido toda una odisea”, dijo a esta agencia Milene Carreño.

Una vez por semana Carreño debe hacer un recorrido por varias farmacias de la ciudad para preguntar si llegó el medicamento que necesita su madre, para obtener una respuesta negativa la mayoría de las veces. La frase “pásate la semana que viene a ver” se ha vuelto un tormento, pues hay que dedicar horas en un día para recorrer la mayor cantidad de farmacias de la ciudad, situación que se hace difícil cuando uno trabaja y no dispone del tiempo para ello”, explicó.

El Gobierno de Venezuela activó en 2016 el programa 0800Saludya, como una opción para que se registraran los pacientes que deben cumplir tratamientos permanentes.

Inicialmente se registraron más de 55.000 personas, pero para 2017 el programa ya abarcaba a 731.576 personas, según las últimas cifras publicadas por el Gobierno.

Carreño también registró a su madre en este programa y asegura que recibió un fármaco para la diabetes, pero no el que le indicó el médico, así que se vio obligada a traerlo desde el exterior y pagarlo al precio del dólar del mercado negro. “Cada caja nos cuesta 20 dólares”, destacó.

El salario mínimo equivale a 6,6 dólares según la tasa de cambio paralela (216.000 bolívares por dólar) por la que se rigen la mayoría de los comercios para la fijación de precios.

Esto hace imposible para muchas familias adquirir medicinas en el extranjero.

En cambio, René Domínguez, de 52 años, tuvo “buena suerte” porque a través del programa del Gobierno recibe su medicamento para la hipertensión mensualmente de forma gratuita. “La primera vez llamé y me registré con el carnet de la patria (documento de identidad alternativo creado por el Gobierno); a los días me llamaron para que fuera a buscar los medicamentos. Domínguez detalló que una semana antes de que se le terminen los fármacos debe volver a solicitarlos a través del 0800Saludya o en las llamadas “Farmacias de la Patria”.”A veces se hace difícil comunicarse por el número de teléfono por la demanda que hay en el país”, señaló.

El presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, Freddy Ceballos, dijo a esta agencia que de 10 fármacos al menos ocho no están disponibles en las farmacias. “Por un lado está que se consiga el medicamento, debido a la escasez que existe y que desde 2012 se ha agravado, y otra es que se lo consiga, pero no se pueda pagar, o que se consiga de forma ilícita, porque no está garantizado el derecho de un paciente a recibir medicamentos eficientes, seguros y de calidad”, expresó.Ceballos señaló asimismo que los medicamentos que reaparecieron en oferta registran un aumento de precio de al menos 1.000%.Las autoridades reconocen la crisis de la salud pública, pero acusan a la industria farmacéutica privada de ser parte de una “guerra económica” contra la administración.

Belkys Beltrán, que padece cáncer de pulmón y de huesos, debe acudir al hospital oncológico Padre Machado portando tapabocas, “tubo de ensayos” para que le tomen las muestras de sangre y otros suministros médicos de los que carece el centro hospitalario.”Por lo menos en esta ocasión se consiguieron los cuatro meses de mi tratamiento (de quimioterapia) en el (hospital) oncológico, que es Docetaxel, que es el que está llegando y es el que le están poniendo a todo el mundo e, independiente de que eso no sea el apropiado para mí, algo hace entonces es el que me están poniendo y ni modo, hay que agarrar lo que sea”, contó a esta agencia.

A fines del año pasado, Beltrán no pudo aplicarse las dosis de quimioterapia que le correspondían “porque no había”, sostuvo. “Entonces los médicos me la cambiaban porque no había y fue por lo que retrocedí, tenía tres nódulos y me volvieron a salir y tengo de nuevo 12”, se quejó.

Los antibióticos y anticoagulantes también están en la lista de medicamentos ausentes en las farmacias.”Lo de los antibióticos es difícil porque la gente se está muriendo por una simple infección”, dijo el médico cardiólogo y ecocardiografista Edgardo Neder.

El especialista sostuvo que “no todos los antibióticos cubren cierto tipo de infecciones; no puedo darle cualquier antibiótico a un paciente, y si no le doy el que corresponde un paciente se me puede volver séptico por una simple herida y después viene la muerte”.

Neder, que trabaja en la Clínica La Ciencia de Caracas, explicó que uno de los anticoagulantes de primera línea como Warfina, “no se consigue” y es necesario para prevenir la formación de trombos y émbolos.

En su opinión, cerca de la mitad de la población venezolana está “a la buena de Dios”, pues entre la falta de medicamentos y de reactivos para practicar exámenes específicos, los médicos en muchas ocasiones se ven obligados a actuar “casi que empíricamente”, dijo.

La situación de los medicamentos en Venezuela se ha agravó a partir de 2015 en coincidencia con la caída estrepitosa de los precios del petróleo, el producto de exportación por excelencia de este país y del cual depende el ingreso de divisas vitales para la importación de fármacos y alimentos.

Fuente: http://www.arsenalterapeutico.com/2018/03/17/pacientes-venezolanos-relatan-su-odisea-para-conseguir-medicamentos/amp/?__twitter_impression=true (extracto)