Papa Francisco: Crear fraternidad entre los creyentes que viven en Tierra Santa

628

El Papa Francisco ha alentado a «contar la fraternidad que es posible entre todos los hijos de Abraham, judíos, cristianos y musulmanes. Contar la fraternidad eclesial que se abre a los migrantes, los desplazados y los refugiados, para devolverles la dignidad de la que han sido despojadas cuando tuvieron que dejar su patria en busca de un futuro para sí mismos y para sus hijos».

La tarea de Ediciones Tierra Santa es difundir el “Quinto Evangelio”, es decir, “el ámbito histórico y geográfico donde se reveló la Palabra de Dios y luego se hizo carne en Jesús de Nazaret, por nosotros y por nuestra salvación. Significa también dar a conocer a las personas que hoy viven allí, la vida de los cristianos de las diversas Iglesias y denominaciones, pero también la de judíos y musulmanes, para tratar de construir, en un contexto complejo y difícil como el de Oriente Medio, una sociedad fraterna».

Seguir “creando fraternidad” entre los creyentes que viven en Tierra Santa: entre los cristianos de las diferentes Iglesias y también con judíos y musulmanes. Esta es la tarea que el Papa Francisco ha encargado a la delegación de la Custodia de Tierra Santa que recibió en el centenario de la revista “Tierra Santa». En la audiencia estuvo presente el Custodio, Padre Francisco Patton, O.F.M., junto con todas las personas que trabajan en las versiones en distintas lenguas y para Ediciones Terra Santa, así como los colaboradores del “Christian Media Center”.

El Papa Francisco permaneció sentado durante la audiencia, disculpándose por «un fuerte dolor en la pierna». En su discurso señaló la importancia de trabajar para la difusión del «Quinto Evangelio», es decir, explicó, «dar a conocer el entorno histórico y geográfico donde se reveló la Palabra de Dios y luego se hizo carne en Jesús de Nazaret, por nosotros y para nuestra salvación. También quiere decir dar a conocer a la gente que hoy vive allí, la vida de los cristianos de las diversas Iglesias y denominaciones, pero también la de judíos y musulmanes, para tratar de construir, en un contexto complejo y difícil como el de Oriente Medio, una sociedad fraterna». Por eso alentó a «contar la fraternidad que es posible: entre cristianos de Iglesias y denominaciones que lamentablemente todavía están separadas, pero que muchas veces en Tierra Santa ya están cerca de la unidad, como yo mismo he tenido la oportunidad de constatar. Contar la fraternidad que es posible entre todos los hijos de Abraham, judíos, cristianos y musulmanes. Contar la fraternidad eclesial que se abre a los migrantes, los desplazados y los refugiados, para devolverles la dignidad de la que han sido despojadas cuando tuvieron que dejar su patria en busca de un futuro para sí mismos y para sus hijos”.

El Papa expresó su especial agradecimiento porque, dijo, «para realizar los servicios que ustedes hacen, las investigaciones y las publicaciones, no se limitan a los territorios más tranquilos, sino que visitan también las realidades más difíciles y sufridas», como Siria, Líbano, Palestina y Gaza. Sé -añadió- que tratan de mostrar las historias de bien, las de resistencia activa al mal de la guerra, las de la reconciliación, las que intentan devolver la dignidad a los niños despojados de su infancia, las de los refugiados con sus tragedias pero también con sus sueños y sus esperanzas. Gracias -volvió a decir- porque, para poder hacer ese trabajo, no han escatimado esfuerzos, y sé que no los ahorrarán tampoco en el futuro. Porque, en efecto, para comunicar una determinada realidad nada puede reemplazar completamente la experiencia personal”.

Sobre todo, en Tierra Santa se puede ver, «es más, se puede tocar la realidad de la historia que Dios realizado con los hombres», desde Abraham hasta el sepulcro vacío de Jesús. «Y el misterio pascual -siguió diciendo- también ilumina y da sentido a la historia de hoy, al camino de los pueblos que hoy habitan esa tierra, un camino desgraciadamente marcado por heridas y conflictos, pero que la gracia de Dios abre siempre a la esperanza, a la esperanza de la fraternidad y de la paz. También en este sentido, al contar la Tierra Santa ustedes están contando el ‘Quinto Evangelio’, el que Dios sigue escribiendo en la historia. A través de los medios de comunicación social ustedes pueden enriquecer la fe de mucha gente, incluso de aquellos que no tienen la posibilidad de hacer una peregrinación a los lugares santos. Lo hacen a través del compromiso profesional que llevan a la práctica todos los días con competencia, al servicio del Evangelio. Eso es muy valioso para los creyentes de todo el mundo y, al mismo tiempo, es un importante apoyo para los cristianos que viven en la Tierra de Jesús. Y quiero aprovechar esta oportunidad para expresarles a ellos mi cercanía. Los recuerdo siempre en la oración”.

Y, concluyó, “por favor, cuando vuelvan a casa, lleven mi saludo y mi bendición a las familias y comunidades cristianas de Tierra Santa”.

Fuente Asia News