Papa Francisco: «No hay santidad si de un modo u otro no se atiende a los pobres»

1355
Imagen de Kasun Chamara en Pixabay

Es casi una ecuación: «No hay santidad si de un modo u otro no se atiende a los pobres, a los necesitados, a los que están un poco al margen de la sociedad». Y en un mundo como el de hoy, herido por las guerras y la violencia, esta advertencia se aplica aún más: «El dinero se gasta en hacer armas, y no en producir alimentos».

El celo de Mary MacKillop

La catequesis continúa el ciclo inaugurado el mes pasado sobre el tema del «celo apostólico», centrado hasta ahora en figuras «ejemplares» de hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares que han dado su vida por el Evangelio. Y después del misionero jesuita Matteo Ricci, del mártir coreano san Andrés Kim Tae-gon y de santa Teresa de Lisieux, la reflexión de hoy del Papa está enteramente dedicada a Mary MacKillop (1842-1909), santa australiana, fundadora de las Hermanas de San José del Sagrado Corazón, comprometida toda su vida en la formación intelectual y religiosa de los pobres de la Australia rural. Ejemplo, sobre todo, de una educación orientada al «crecimiento humano y espiritual» de los alumnos y no a «llenarles la cabeza de ideas». Una visión, la de la santa, «plenamente actual hoy, cuando sentimos la necesidad de un ‘pacto educativo’ capaz de unir a las familias, a las escuelas y a toda la sociedad», subrayó el Pontífice.

La educación, ‘una gran forma de evangelización’

Si podemos decir que «todo santo es una misión; es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio», Mary MacKillop lo ha sido especialmente a través de la fundación de escuelas.

Los pobres protagonistas

En particular, su celo por el Evangelio consistía en ocuparse de los pobres y marginados: «Y esto -señala el Papa- es muy importante: en el camino de la santidad, que es el camino cristiano, los pobres, los marginados son protagonistas y una persona no puede avanzar en la santidad si no se dedica también a ellos, de una manera o de otra. Pero son la presencia del Señor, los que necesitan la ayuda del Señor».

Una vez leí una frase que me impactó; decía así: «El protagonista de la historia es el mendigo: ellos son los que llaman la atención sobre esta gran injusticia, que es la gran pobreza en el mundo. El dinero se gasta en hacer armas, no en producir alimentos. Y no lo olvidéis: no hay santidad si de un modo u otro no se atiende a los pobres, a los necesitados, a los que están un poco al margen de la sociedad».

La educación no consiste en llenarse la cabeza de ideas

La misma conciencia impulsó a Mary MacKillop a «ir donde otros no querían o no podían ir». El 19 de marzo de 1866, día de San José, abrió la primera escuela en un pequeño suburbio del sur de Australia. Siguieron muchas otras que ella y sus hermanas fundaron en comunidades rurales de Australia y Nueva Zelanda. «El celo apostólico es así: multiplica las obras», señaló el Papa. «Mary MacKillop estaba convencida de que la finalidad de la educación es el desarrollo integral de la persona como individuo y como miembro de la comunidad; y que esto requiere sabiduría, paciencia y caridad por parte de cada maestro».

“La educación, en efecto, no consiste en llenar la cabeza de ideas, sino en acompañar y animar a los alumnos en el camino del crecimiento humano y espiritual, mostrándoles cómo la amistad con Jesús resucitado ensancha el corazón y hace la vida más humana. Educar y ayudar a pensar bien, a sentir bien (el lenguaje del corazón) y a hacer bien (el lenguaje de las manos). Esta visión es plenamente actual hoy, cuando sentimos la necesidad de un «pacto educativo» capaz de unir a las familias, a las escuelas y a toda la sociedad.”

Rechazo y oposición

No sólo entre los jóvenes, sino también entre los pobres, Mary MacKillop emprendió otras obras de caridad, empezando por la «Casa de la Providencia», abierta en Adelaida para acoger a ancianos y jóvenes abandonados. «Mary tenía mucha fe en la Providencia de Dios: siempre confiaba en que en cualquier situación Dios provee. Pero esto no la libraba de las angustias y dificultades derivadas de su apostolado». Tenía buenas razones para ello, observa Francisco: «Tenía que pagar las facturas, tratar con los obispos y sacerdotes locales, gestionar las escuelas y ocuparse de la formación profesional y espiritual de sus Hermanas; y, más tarde, problemas de salud. Sin embargo, a pesar de todo, mantuvo la calma, cargando pacientemente con la cruz que forma parte integrante de la misión».

El santo ‘no se rindió en tiempos de prueba y oscuridad’: ‘Todos los santos han tenido oposición, incluso dentro de la Iglesia. Es curioso. Y ella también la tuvo», dice el Papa. Incluso «cuando su alegría se vio empañada por la oposición y el rechazo», MacKillop seguía convencida de que el Señor «pronto respondería a su grito y la rodearía de su gracia». «Este es el secreto del celo apostólico», señala el Papa Francisco.

Ejemplo para padres, profesores, catequistas

Que su ejemplo hable a los creyentes de hoy: «El discipulado misionero de Santa Mary MacKillop, su respuesta creativa a las necesidades de la Iglesia de su tiempo, su compromiso en la formación integral de los jóvenes nos inspiran hoy a todos nosotros, llamados a ser fermento del Evangelio en nuestras sociedades en rápida transformación», es el deseo del Pontífice.

“Que su ejemplo y su intercesión sostengan el trabajo cotidiano de padres, maestros, catequistas y de todos los educadores, por el bien de los jóvenes y por un futuro más humano y esperanzador.”

Fuente Vatican News