Pobreza, desigualdad y perspectivas en España

1364

Un análisis de algunos aspectos de los informes que recientemente han salido, en concreto de Cáritas y PricewaterhouseCoopers, ponen de manifiesto una realidad difícil de soslayar.

Aunque la pobreza o lo que es medido como tal en España, no es comparable a la muerte por hambre, o a la violencia o guerras existentes en los países empobrecidos, y que envuelven a la mayoría de la humanidad; el informe Foessa (Cáritas), publicado hace unos días, deja claro un aumento de la fractura social es España y que algunos problemas se hacen crónicos y tienen difícil reversibilidad

Aquí destacamos algunos puntos a tener en cuenta del informe de Cáritas:

Rentas y desigualdad

El informe afirma que «se da un doble proceso de empobrecimiento de la sociedad española, caracterizado por una caída de las rentas y el aumento de la desigualdad en su reparto, con un hundimiento de las rentas más bajas». Para la institución «ha supuesto que el porcentaje de hogares sin ingresos haya crecido del 2% al 4% en el último trimestre de 2013 y que el número de hogares en esta situación haya pasado desde unos 300.000 a mediados de 2007 a casi 700.000 a finales de 2013».

Retroceso en empleo, vivienda y salud

No cabe duda de que son los ámbitos del empleo, de la vivienda y de la salud los que más han aportado al aumento de la fractura social, para la organización de la Iglesia católica son tres los aspectos a destacar:

  1. La incidencia de los problemas de exclusión del empleo se multiplican por 2,5 y los de salud se duplican. Nada parece indicar que la implementación de la reforma laboral haya contribuido a la creación de empleo –que ha seguido destruyéndose después de su puesta en marcha– ni a la reducción de la temporalidad de las nuevas contrataciones.

  2. Los problemas de vivienda, que partían de un nivel relativamente elevado, se incrementan un 36%.

  3. Es significativo el incremento de los hogares que para mantener su vivienda deben hacer un esfuerzo económico tan importante que los coloca en situaciones de pobreza severa una vez descontados los gastos de vivienda.
    (Y es también importante el aumento de hogares que presentan dificultades para comprar medicamentos)

La Familia y la estructura social

Para Cáritas, «la calidad y fortaleza de las relaciones sociales en España son un recurso de vital importancia para evitar el riesgo de fractura social generado por los efectos de la crisis en los niveles de renta y de desigualdad. Esta es una de las constataciones más llamativas contenidas en el documento». La familia sigue siendo un elemento fundamental en la reducción de la gran brecha social abierta en la sociedad española.

Los datos «estadísticos» que Montoro no quiere oír

Pareciera que lo que publica el Ministerio, el IPC, el PIB, no se basara también en estadísticas. Cáritas lleva años haciendo estos estudios, que elabora periódicamente «Informes Sociológicos sobre la Situación Social de España», y entre otros, usa datos que el gobierno aporta (INE).

Ya desde los años sesenta, estos informes están hechos con suficiente rigor y profesionalidad. Podemos no estar de acuerdo con algunos enfoques, pero la realidad a veces es palmaria y lo ha sido también para gobiernos del PSOE, implicados como el PP en la situación actual de nuestro país.

Otro informe que ha salido a la luz estos días de la PWC (España 2033) reconoce el traspaso de la deuda privada a pública como uno de los mayores factores de endeudamiento:

«Para España, la crisis deja notables heridas por su tamaño: una enorme bolsa de parados y una deuda pública notable (la acumulación de los déficits durante el período cifra la deuda pública, actualmente, en un 90% del PIB), cuyo origen incremental está en la deuda privada», afirma al igual que Cáritas en este aspecto.

Alerta el informe sobre como en 2050, España será, según Naciones Unidas, el cuarto país con mayor porcentaje de ancianos del mundo después de Japón, Corea y Macao. Ciudadanos por encima de los 65 años suponen el 17% de la población y podría ascender hasta el 37% en 2050 si continúa la tendencia. El número de personas de más de 80 años aumentaría del 5 al 12%. Naciones Unidas estima que para mantener un número constante de población activa, 15-64 años, y la tasa actual de apoyo potencial, personas en edad activa por cada anciano, España debería aceptar una media de 1,6 millones de inmigrantes hasta 2050.

Reducción del paro por reducción de la población activa

Señalan en la consultora que «las previsiones del INE sobre la caída de la población implican que la población activa también decrecerá porque no hay previsiones de inmigración neta o de aportación de población extranjera a población residente»…

«Con este elemento de partida se realiza una previsión de la ocupación que se sitúa en torno al 1% de creación de empleo en el período 2014-2033» se afirma en el informe.

Reconocimiento de las limitaciones en las valoraciones por PIB. Visión sesgada de PIB per cápita.

PWC reconoce la visión sesgada que da el PIB: se ha tomado conciencia de sus limitaciones ya que, en primer lugar, el PIB solo mide transacciones monetarias que hayan tenido lugar en el mercado. Con ello deja al margen aspectos importantes como la economía doméstica, aspectos redistributivos u otros valores importantes para el bienestar humano como la libertad o la esperanza de vida que no disponen de valoración de mercado.

Como vimos anteriormente, el tema social y de la familia, si se tiene en cuenta en el informe de Cáritas.

Autor: Luis A Fernández