República Checa: Recluidos y tratados peor que delincuentes

4119

Chequia detiene a los emigrantes y refugiados 40 días, e incluso llega en ocasiones a 90 días, en condiciones inhumanas. La misma ONU lo ha denunciado. De los países de tránsito (Turquía, Grecia, Macedonia…) es el único que lo hace.

La legislación internacional lo dice muy claro, la detención de los inmigrantes debe de ser un «último recurso». En Chequia la policía interceptó a 7200 migrantes, más del doble que en el mismo periodo de 2014.

Los menores recluidos están en una grave situación, «peor que una prisión», afirmaba un ministro del gobierno, refiriéndose a la prisión de Bela Jezova.

En este centro se les priva a los detenidos de los teléfonos móviles, llegando incluso a pagar por su propia detención.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, ha criticado este jueves la detención de inmigrantes y refugiados por parte de la República Checa, calificando estas actuaciones como «degradantes».