ROUCO RECUERDA que el ESTADO NO FINANCIA a la IGLESIA

2518

El Arzobispado de Madrid replica al Gobierno que los fondos que recibe la institución católica no proceden de los presupuestos, sino del IRPF También se pregunta si es normal que una religión de 100.000 fieles tenga los mismos derechos que otra de 20 millones




Con motivo de las últimas propuestas del Gobierno del PSOE se han abierto numerosos debates. El último de ellos comenzaba con las declaraciones socialistas, que anunciaban que la Iglesia «debería caminar hacia su propia suficiencia». El Arzobispado de Madrid ha querido publicar un documento en el que se pregunta si es justo que religiones que no son mayoritarias en nuestro país, reciban los mismos derechos y atribuciones que la mayoría católica. Además, ha querido recordar que desde 1982 el presupuesto del Estado no financia a la Iglesia española. Este editorial es también una reacción a las firmas que se han recogido durante la última semana pidiendo al Gobierno que rompa sus acuerdos con la cúpula eclesiástica.

Fuente: LA RAZON
6 de agosto de 2004

El Arzobispado de Madrid se pregunta por qué el Gobierno socialista pretende actuar obviando las necesidades de la mayoría. Y, por eso, ha decidido publicar un editorial en el que cuestiona si es razonable que algunas religiones minoritarias, todavía, en España, reciban las mismas ayudas y contribuciones que una religión mayoritaria como la católica, que cuenta con más de 20 millones de fieles. El comunicado del Arzobispado madrileño se titula «Cuestión de mayorías» y también recuerda al Gobierno de Rodríguez Zapatero que desde 1982 el presupuesto del Estado no financia ninguna actividad de la Iglesia. Esta reciente postura adoptada por el Arzobispado de Madrid, también está relacionada con el hecho de que en la última semana se hayan recogido firmas para solicitar al Gobierno del PSOE que rompa los acuerdos que desde 1979 el Estado tiene con la Iglesia en nuestro país. Además, este editorial afirma que la sociedad actual «se apunta a lo políticamente correcto y salta inmediatamente ante las declaraciones sobre el matrimonio homosexual y la permanencia o no en las aulas de la asignatura de religión». El nuevo editorial del Arzobispado de Madrid también se pregunta por qué no se quiere hablar de los Acuerdos de 1979 entre el Estado y la cúpula de la Iglesia, y a la vez, recuerda que la financiación eclesial, sólo a partir de la declaración de la renta, ligada al Gobierno, se trata de «la asignación de un porcentaje de la cuota líquida que los contribuyentes hacen a partir del IRPF». Este documento del Arzobispado madrileño,del que se hace eco Ep., también asegura que más del 70 por ciento de la población española se declara católica, es decir, «una mayoría pese a quien le pese». Por esta cuestión, el Arzobispado considera lógico que en la declaración de la renta aparezca de modo específico, la contribución a la Iglesia Católica, y no a otras confesiones religiosas que sólo supondrían un 6, o un 9 por ciento de la población. Además, este editorial propone que en el caso de que aparecieran otras elecciones para hacer la atribución a otra religión distinta a la católica, esa contribución debería ser acorde con el porcentaje que representa. Puesto que si, por ejemplo, la confesión católica es más numerosa en España, es también lógico y necesario que reciba unas ayudas y derechos más elevados que el resto de religiones minoritas. «El hecho de que la mayoría de los españoles se declaren cristianos, es algo que a muchos no les gusta escuchar», recuerda el editorial del Arzobispado de Madrid. Y añade además, que tampoco se ha escuchado al 85 por ciento de los padres que piden que se siga impartiendo la religión católica en los colegios públicos españoles, ni al 60 por ciento de la sociedad de nuestro país que está en contra de que se permita el aborto libre. En este documento, el Arzobispado madrileño también recuerda las todavía recientes palabras del actual ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, quien aseguraba que era necesarío «apuntar a un horizonte en el que la Iglesia garantizase su suficiencia financiera». Además, López Aguilar acusó a la Iglesia de entrometerse en cuestiones que sólo pertenecían al ámbito de actuación de la Justicia, refiriéndose así, a los matrimonios entre parejas homosexuales. Pero recientemente, el Arzobispo Cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, aseguró que el Gobierno socialista ya no tenía intención de modificar sus acuerdos con la Santa Sede, durante esta legislatura, suavizando las relaciones actuales Iglesia-Estado. Con respecto a esa posible ruptura de acuerdos con la Santa Sede y la posibilidad de que la Iglesisa tuviera que autofinanciarse, algunos teólogos se han pronunciado recientente. Muchos aseguran que sería conveniente que la iglesia lograra autofinanciarse, pero que no es posible en la actualidad. Es el caso, por ejemplo del cardenal y catedrático de Teología, Olegario González de Cardenal, quien reconoce que la Iglesía podría financiarse por sí misma en ciudades como Madrid, Valencia o Sevilla, porque en otras regiones más despobladas habría muchísimas dificultades. Además, aseguró que los términos que usó recientemente el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, para referirse a la posible ruptura de Iglesia- Estado, «son los mismos que utilizó Carrero Blanco en sus tiempos»