SÓLO el 10% de INVERSIÓN SE DESTINA a ENFERMEDADES que AFECTAN al 90% de la HUMANIDAD

2282

El científico Manuel Patarroyo, descubridor de la vacuna sintética contra la malaria, denunció que menos de un diez por ciento de los cerca de setenta billones de dólares que se invierten cada año en la investigación de enfermedades se dedica a las llamadas patologías ´olvidadas´, como la malaria, la tuberculosis, la lepra o el mal de chagas, que representan el noventa por ciento del total de las patologías. Patarroyo criticó esta ausencia de inversión en la investigación de enfermedades infecciosas, que causan cada año cerca de 4.000 millones de afectados (la dos terceras partes de la población mundial) y alrededor de diecisiete millones de muertos. También señaló que cerca del setenta por ciento del presupuesto destinado a la investigación de enfermedades viene del sector público, un veintidós por ciento de las multinacionales farmacéuticas y el resto de ONG o fundaciones privadas.


Fuente: PANORAMA-ACTUAL – / AGENCIAS
09/11/2004

Patarroyo, junto a su hijo Manuel Alfonso, imparte durante esta semana (9 de noviembre de 2004) el curso magistral “La muerte de una enfermedad o el desarrollo de la vacuna sintética contra la malaria”, que se celebra en la sede valenciana de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Durante su intervención en el curso, el científico colombiano-español aseguró que las “enfermedades olvidadas” representan el noventa por ciento del total de las patologías, aunque para su investigación sólo se destina el diez por ciento de la inversión total.

También señaló que cerca del setenta por ciento del presupuesto destinado a la investigación de enfermedades viene del sector público, un veintidós por ciento de las multinacionales farmacéuticas y el resto de ONG o fundaciones privadas.

Patarroyo criticó esta ausencia de inversión en la investigación de enfermedades infecciosas, que causan cada año cerca de 4.000 millones de afectados (la dos terceras partes de la población mundial) y alrededor de diecisiete millones de muertos.

Patarroyo criticó la ausencia de inversión en la investigación de enfermedades infecciosas, que causan cada año cerca de 4.000 millones de afectados (la dos terceras partes de la población mundial) y alrededor de diecisiete millones de muertos.

Según explicó, las infecciones respiratorias agudas causan 4,4 millones de muertos, las diarreas 3,1 millones, la tuberculosis 3 millones, la malaria 2,1 millones, la hepatitis 1,1 millones y el sida y el sarampión cerca de un millón de muertos.

“Ninguna de estas enfermedades aparece entre las más destacadas en el mundo desarrollado, donde el 65 por ciento de las muertes se produce por enfermedades cardio o cerebrovasculares, seguidas por el cáncer pulmonar o de próstata”, explicó el científico.

Manuel Patarroyo explicó que el calentamiento global ha provocado un incremento de las enfermedades transmisibles y la aparición de otras como el Dengue, el Ebola, el cólera, el Lassa (fiebre hemorrágica vírica), debido a la reaparición o distribución de los vectores, que son mosquitos en la mayoría de estas dolencias infecciosas.

Según explicó, desde 1970 y debido a la disminución de la capa de ozono y al recalentamiento global de la Tierra han sido más frecuentes fenómenos meteorológicos como los de El Niño, que se asocian con desastres como los causados por algunas enfermedades infecciosas.

El científico destacó especialmente que la malaria es la primera causa de muerte en el veinte por ciento de los países en desarrollo, e indicó que la creación de un tratamiento contra esta enfermedad es muy difícil porque es un parásito que ha creado una “resistencia amplísima a los fármacos”.

Por ello, destacó que la estrategia más beneficiosa es la creación de una vacuna contra esta dolencia y que sea un bien de utilidad pública, ya que, según indicó, “nadie tiene que ser el propietario del conocimiento, porque todo es patentado y todo el mundo quiere hacerse más rico que Bill Gates”.


PATARROYO CUESTIONA LA VACUNA CONTRA LA MALARIA DE ALONSO

El colombiano asegura que está preparando un remedio mucho más preciso

Valencia. El Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica 1994, Manuel Partarroyo, puso ayer en entredicho los resultados de la vacuna contra la malaria que presentó en octubre el madrileño Pedro Alonso.

“No quiero entrar en ninguna polémica; me parece respetable el trabajo adelantado por Alonso, pero veo incongruente el hecho de que los resultados que publicó en la revista científica The Lancet sean totalmente distintos a los que está diciendo”, dijo el científico colombiano-español al ser preguntado por el ensayo de Alonso, director del Centro de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona.

El español presentó los resultados de sus trabajos en Mozambique, y explicó que le hacían pensar en que es posible que se tenga antes de 2010 una vacuna eficaz contra la malaria.

Patarroyo no quiso decir más sobre el trabajo de Alonso, y subrayó la importancia de sus propias investigaciones para una vacuna sintética en el Instituto de Inmunología de Colombia. Según dijo, espera de ella una eficacia del 100%, y aseguró que está “muy avanzada” y es “mucho más precisa [que la de Alonso], porque se trabaja con fragmentos muy delimitados”.

Parroyo explicó que llevan trabajando 25 años en el desarrollo de una vacuna sintética, “a diferencia de las otras, que son biológicas”, y anunció que la velocidad con la que se están haciendo los análisis es “espectacularmente grande”, aunque aún se tardará “unos cuantos años” en tener una vacuna con una eficacia superior al 90% o 95%.

Según el científico, a diferencia de la vacuna que su equipo investiga en Colombia, la vacuna combinante creada por Alonso utiliza el microbio, que es el parásito de la malaria, para desarrollar la vacuna, mientras que la sintética conoce la estructura química perfectamente y localiza los aminoácidos y átomos de la molécula, por lo que se puede fabricar igual o mejorada”, para lograr una vacuna que sea cerca del 100% efectiva”.

Patarroyo, que imparte el curso La muerte de una enfermedad o el desarrollo de la vacuna sintética contra la malaria, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Valencia, advirtió de que la malaria, que cada año causa tres millones de muertos, principalmente niños menores de un año en el sur de África, podría extenderse por todo el mundo debido al calentamiento global.

Advirtió de que los mosquitos “antes viajaban en barco, pero ahora lo hacen en jet”, y alertó sobre la “rapidez” de expasión de las enfermedades infecciosas y recordó que a principios del siglo XX la gripe, se expandió en meses, mientras que en 2003 la neumonía asiática “apenas tardó 24 horas en recorrer el planeta”. En su opinión el proceso de calentamiento global de la Tierra supone un “gran riesgo” en la propagación de enfermedades, ya que “está incrementando las condiciones de desarrollo de las enfermedades infecciosas y la aparición de otras que antes no existían”, por lo que en el año 2050 la población mundial, actualmente cifrada en 6.000 millones de personas, se reducirá visiblemente hasta unos 4.000 millones, como consecuencia de la expansión de enfermedades de tipo infeccioso. Patarroyo también destacó que el “hacinamiento de gente pobre” en determinadas zonas del planeta, especialmente en el “cinturón tropical de la Tierra, conforma una condición determinante en la expansión de enfermedades. (Agencias)