SELECCION DE NOTICIAS SOBRE LA INFANCIA EN LA MISERIA

2550


El SIDA SE DUPLICA ENTRE LOS NIÑOS DE RUMANÍA.

Unos 500 niños, la mayoría huérfanos, se infectan cada año. La miseria en la que viven sumidos junto a la negligencia de los orfanatos, que habían empleado con ellos jeringuillas contaminadas sin que nadie lo supiera porque la enfermedad era tratada como secreto de Estado en época de Ceausescu, están en la causa de este estado de cosas. Al sida habría que añadir epidemias no menos mortales entre los niños como la hepatitis, la meningitis o la fiebre tifoidea.
Cientos de niños viven además en este país en las alcantarillas, son los llamados los «aurolaci», niños que viven «colgados» del pegamento y que sobreviven robando en las calles.
Es el precio de los ajustes que tienen que sufrir estos países para poder ser «globalizados».

NIÑOS EN LAS CANTERAS DE GUATEMALA

Niños en la edad de piedra. Desde los tres años trabajando en canteras. En una pedrera conocida como el Cantón del Siglo Primero. A partir de las seis de la mañana se les puede ver picando piedra en unas condiciones que dejarían exhausto a cualquier adulto bajo la atenta mirada vigilante de sus propios familiares, padres o abuelos. Sus manos- por supuesto completamente despro- tegidas- están agrietadas, desangradas y cubiertas de sudor y polvo. Algunos de ellos caen muertos durante el trabajo.
Además, el conflicto armado entre la guerrilla y el ejército guatemalteco ha dejado en esta zona un saldo de 200.000 mujeres viudas, 34.000 refugiados y un millón de desplazados internos y el hambre en su fase más aguda de desnutrición afecta al 36% de los menores de cinco años.

SU CASA: UN CEMENTERIO.

El cementerio del Angel, en Lima, se ha convertido, parece ser, en el lugar más seguro para que sobrevivan algunas decenas de niños de la calle. Allí parecen estar más seguros que en la calle, expuestos a las palizas violentas de los guachimanes, o en su casa o en el colegio donde les correspondería. Sobreviven cargando las flores de los que van a visitar a sus muertos, o de llevar agua hasta sus nichos o de robarles. Han aprendido a llorar y a hacer llorar como parte de su «trabajo». Han aprendido a vivir junto a los muertos y de los muertos. El gran negocio de la muerte manda a los niños «al cementerio».

«600 MILLONES DE NIÑOS DE TODO EL MUNDO VIVEN EN LA MÁS ABSOLUTA POBREZA».

De los 6.000 millones de habitantes del mundo, 2.100 no son todavía mayores de edad. De ellos, más de la mitad vive en la más absoluta pobreza.
Con ser cifras escalofriantes las que arroja el último informe de la Unifec nos parecen muy por debajo de la realidad ya que sólo contabilizando los niños esclavos explotados laboralmente la propia OIT habla de entre 300 y 400 millones. La situación se hace mucho más dramática teniendo en cuenta que el propio informe habla de un agravamiento de la misma en los últimos 20 años. Dice, a un ritmo semejante al del crecimiento de la economía, lo que nos permite preguntarnos ¿para quién ha crecido la economía?.
El informe deja también sin contar las víctimas de las enfermedades como el sida, o las víctimas de la guerra ya que lo hace en un capítulo distinto. Del capítulo del sida ya hemos hablado en «Autogestión». Del de las guerras también pero nos parece oportuno destacar que en la década de los 90, y en lo que se refiere a víctimas menores de edad el balance es de 2 millones de muertos, 6 millones gravemente heridos o permanentemente discapacitados, 1 millón de huérfanos o separados de sus familias, y 15 millones de refugiados y desplazados.

EN MÉXICO, HAY MÁS DE 50.000 NIÑOS QUE VIVEN EN LA CALLE

Esto no es más que uno de los componentes de una pobreza que afecta a unos 40 millones de mexicanos. Los que lo completan referidos a la infancia no son mas alentadores en los países que, dicen, han dado un paso de gigantes en la integración económica mundial: cerca de 500.000 niños entre 12 y 14 años están explotados laboralmente y se calcula que 2 millones 300 mil niños entre 6 y 14 años no asisten a la Escuela. ¡Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de la NAFTA!

TRÁFICO DE TALENTOS DE NIÑOS DEL TERCER MUNDO PARA EL FUTBOL JUVENIL EUROPEO.

Cazatalentos sin escrúpulos hacen venir cada año a Italia a cientos de niños y adolescentes de países empobrecidos con destino a clubes de fútbol juveniles. Si los muchachos no demuestran madera de campeones los abandonan a su suerte, según la revista «Vita», acabando muchos de ellos en la prostitución. Dicha revista cifra en más de 5.282 el número de extracomunitarios menores de 16 años que juegan en equipos italianos. La operación reporta grandes beneficios a los agentes intermediarios que contratan por un puñado de liras a chicos menores de 15 años y que luego venden esos contratos por cantidades mucho más sustanciosas a los equipos italianos. Esta nueva versión de la «trata de esclavos» no es exclusiva del futbol italiano y ya cuenta con numerosas denuncias en otros países europeos como Francia o Bélgica.
Estamos ante un nuevo capítulo de la ya documentada relación entre esclavitud infantil y el futbol.

LOS NIÑOS ROBADOS DE CHINA

Cerca de 20 millones de niñas han sido sacrificadas en los últimos 20 años por padres que deseaban tener un hijo varón y querían una segunda oportunidad para conseguir su objetivo.
Ahora son muchos los matrimonios que prefieren no arriesgarse a penas de cárcel y compran un niño en el mercado negro, ya que en China sólo es posible adoptar niñas y varones con deficiencias (ambos colapsan los orfanatos estatales). Otro capítulo de la criminal política de control de la natalidad.

VIOLENCIA EN LA AULAS EUROPEAS Y CONTROL POLICIAL

El gobierno francés hará entrar a la policía en 225 escuelas francesas para atajar la violencia. Cada trimestre se denuncian un millar de agresiones físicas en las aulas de los colegios.
El Reino Unido también adopta medidas para prevenir la intimidación en las escuelas. Uno de cada cuatro escolares británico dice haber sido víctima de intimidación por parte de otros compañeros en el propio centro escolar. El acoso físico y psíquico causó en 1997 el suicidio de 766 menores.
España no es ajena al problema pero sus índices siguen estando muy por debajo de lo que se considera necesario para tomar medidas de carácter policial de este calibre.
La tendencia a la militarización de los colegios parece abandonar la exclusividad norteamericana donde uno de cada cuatro institutos dispone de detector de metales en la entrada. La escuela «de masas» parece resignarse poco a poco a cumplir como función fundamental la del control de la conflictividad social. A pesar de todos los discursos.

CUANDO LOS NIÑOS VIVEN EN LA CALLE.

En el mundo existen más de cien millones de niños que viven en la calle, según el informe de la Fundación CODESPA. Esta situación se agrava en Iberoamérica donde viven aproximadamente 40 millones de ellos y sobre todo en Colombia donde estos niños padecen enfermedades y son maltratados física y psicológicamente. Por lo general, los padres o padrastros, debido al alcoholismo o la drogadicción, abusan de los niños física, emocional y sexualmente. La calle se presenta como una vía de escape y una relativa oportunidad de conseguir todo aquello que no se tiene en casa. Pero es en ella donde los niños reciben más vejaciones, malos tratos y son manipulados. Las edades de estos niños se sitúan entre los 6 y los 17 años.
Sus ingresos proceden del robo, la prostitución o el tráfico de drogas. Además casi todos inhalan pegamento y han tenido relaciones sexuales -más de la mitad con miembros de su propia familia- y el 93% contrajo alguna enfermedad de transmisión sexual. Su conducta suele ser desconfiada, agresiva, van en pandilla y maduran rápidamente en la calle: un niño de 8 años aparenta fácilmente tener 15.
El problema se presenta especialmente agudo en Colombia donde se estima que anualmente 4.300 niños mueren violentamente en las calles.
El imperialismo tiene en ellos una de sus víctimas más claras.