Sube el lujo en medio de la precariedad

1523

Los coches de lujo aumentan sus ventan en España, no es el plan PIVE del gobierno, estos compradores no necesitan subvención. Un indicador del aumento de beneficios de unos pocos en medio de la cacareada «recuperación» económica.

Como en ningún otro sitio de Europa: los ingresos del 10% más rico de la población apenas han disminuido en los años de mayor grisura, o negrura, económica; los del 10% más pobres, por el contrario, cayeron un 14% al año. Cinco millones de personas malviven en situación de paro y precariedad, y otras muchas, han visto deteriorarse sus condiciones vitales en este periodo de seis o siete años. La paradoja es que aumentaron los pobres, pero también los millonarios: casi medio millón de españoles declaran un patrimonio superior a los 800.000 euros. En año y medio ha crecido el número de estos privilegiados en un 24%.

Coches de lujo

Pocos ciudadanos tienen a su alcance coches como el Maserati Ghibli, un exclusivo sedán de la marca de lujo italiana que cuesta entre 71.000 y 97.000 euros. Estos precios no han impedido que ese modelo sea uno de los tres que más ha crecido en ventas en 2014: un 945%, con un total de 115 unidades. Aquí no importan planes de estímulo como el PIVE.

Ferrari ha conseguido distribuir 10 coches de su modelo California, un 42% más que los matriculados en España en 2013. Su precio no baja de 209.000 euros. También ha sido un gran año para los modelos de Lamborghini: tres unidades del Aventador, un superdeportivo de 700 CV que pasa de cero a cien en 2,9 segundos, y otras tres de su modelo Gallardo, que supera los 200.000 euros, han reportado a la marca un crecimiento en ventas del 350%.

La gama de los coches más exclusivos y caros, se ha sentido con fuerza en el mercado de las cuatro ruedas. En su conjunto, el segmento del lujo ha crecido un 29% aunque sólo representa a una diminuta parte de las ventas: el 0,2%, con 1.583 unidades.

Entre los todoterrenos también hay crecimientos similares.

Una consultora acaba de asignar a España, este país de parados, el noveno puesto del mundo en el mercado del lujo, solamente dos puestos por debajo de Alemania. Tres empresas españolas de productos lujosos están entre las que más vendieron del mundo en el año 2012. Tan es así que la demanda de joyas, coches deportivos, vinos y bolsos de marca ha hecho subir los precios el doble que la inflación media.

Autor: Luis Antúnez