Triunfo histórico de los afectados costarricenses de Nemagón en las Cortes norteamericanas

2469

Por primera vez en el largo proceso judicial de los ex trabajadores bananeros, expuestos al nematicida Nemagón (DBCP), contra las empresas que fabricaron, compraron y aplicaron ese producto, un jurado norteamericano falla a favor de los obreros.

El lunes 5 de noviembre de 2007 un jurado de Los Ángeles, compuesto por siete hombres y cinco mujeres, concedieron sumas de entre 311.200 dólares y 834.000 dólares para cada uno de los primeros seis trabajadores favorecidos. El Consejo Nacional de Trabajadores Bananeros (CONATRAB) de Costa Rica tiene alrededor de 2.300 demandas debidamente acreditadas en esa misma ciudad, amparadas por el prestigioso bufete Provost & Umphrey.


El total de los montos concedidos hoy en Los Ángeles a los seis primeros trabajadores expuestos al Nemagón es de 3,3 millones de dólares.


En el pasado, y muy recientemente, se han pagado en Costa Rica sumas en dólares que corresponden a mezquinos arreglos extrajudiciales. Para que se tenga una idea del abuso cometido por bufetes nacionales y extranjeros, se han estado pagando sumas de hasta 358 dólares por trabajador. El fallo de hoy lunes en Los Ángeles viene, de una vez por todas, a enterrar la práctica desleal de algunos bufetes que se han venido beneficiando de esta sufrida población obrera.


La empresa condenada es Dole Fresh Fruit Co., que opera como Standard Fruit, empresa frutera muy conocida en Costa Rica. También fue incluida en la demanda el poderoso fabricante mundial de pesticidas Dow Chemical. Amvac, otra empresa demandada, prefirió un arreglo extrajudicial de 300.000 dólares, antes del juicio.


En julio de este año, en Los Ángeles, las empresas demandadas se negaron a llegar a un arreglo extrajudicial con el bufete que representa a los afiliados de CONATRAB. Ahora, tendrán que pagar sumas muy superiores a lo que jamás se imaginaron.


En CONATRAB, los dirigentes han recibido represión, despidos, cárcel y hasta condenas de cárcel por defender el derecho de estas humildes familias a una indemnización justa.


Ciertamente ningún dinero podrá reparar el daño físico y moral ocasionado a los trabajadores y sus familias. Pero esta victoria judicial, que incluso tendrá repercusiones en la economía de algunos países, viene a poner las cosas en su lugar y se demuestra lo que siempre hemos dicho:el caso del Nemagón es la peor tragedia de la medicina laboral en el mundo.


Este triunfo no pertenece a ningún político, este triunfo no pertenece a ningún gobierno. Este triunfo es obra exclusiva de la valentía, la abnegación y el sacrificio de miles de trabajadores bananeros y sus familias que han sabido confiar y fortalecer su organización CONATRAB. Con mucha más razón ahora seremos celosos vigilantes para que este triunfo se aplique al resto de compañeros que tienen su demanda debidamente presentada en las cortes californianas y para que se pague cada centavo por parte de las transnacionales del banano y las fabricantes de los pesticidas.