Un incendio que revela la falta de seguridad de grandes marcas internacionales

2503

El incendio de la fábrica de Bangladesh una muestra de las condiciones de esclavitud que hay detrás de la industria textil.

Ashulia, Bangladesh. La alarma de incendio rompió la monotonía de la fábrica Tazreen Fashion Ltd. Sobresaltadas, cientos de costureras levantaron la vista de sus máquinas. En el tercer piso, Shima Akhter Pakhi, que había estado cosiendo las capuchas a las chaquetas de lana, salió corriendo hacia la escalera.

Pero se encontró con dos directores que estaban bloqueando el camino. Le ordenaron que no hiciera caso a la alarma, que era sólo una prueba. De vuelta al trabajo. Algunas mujeres reían nerviosamente. La Sra. Pakhi y otros trabajadores volvieron a sus mesas de costura. Pudo coser una capucha a una chaqueta en unos 90 segundos. Organizó el tejido debajo de la máquina. Noventa segundos más. Lo mismo otra vez. Noventa segundos más. Cosió seis piezas, o tal vez siete.

Entonces miró hacia arriba.

El humo se filtraba a través de las tres escaleras. Los gritos que provenían desde abajo aumentaban. Los dos directores habían desaparecido. De repente todo el edificio de 8 plantas se quedó sin electricidad. No había ningún lugar por dónde escapar. Las escaleras conducían al fuego. Las ventanas estaban completamente selladas con rejas de hierro. Un hombre acurrucado en un baño del quinto piso llamó a su madre para decirle que estaba a punto de morir.

«Todos entramos en pánico», dijo la Sra. Pakhi. «el fuego se extendió con tanta rapidez, y no había electricidad. Estaba totalmente oscuro. »

Tazreen Fashions Ltd. opera al principio de una cadena de abastecimiento mundial que distribuye ropa hecha en Bangladesh a tiendas de Europa y Estados Unidos. Desde cualquier punto de vista, la fábrica no era un lugar seguro para trabajar. Los dispositivos de seguridad contra incendios eran deplorablemente inadecuados. El edificio estaba en obras –pero el trabajo de costura continuaba en el interior– y montones de hilado y tejido inflamable yacían amontonados ilegalmente sobre el suelo cerca de los generadores de electricidad.

Sin embargo, Tazreen hacía ropa destinada a algunos de los minoristas más importantes del mundo. En el tercer piso, donde los bomberos recuperaron más tarde 69 cuerpos, la Sra. Pakhi cosía sudaderas con capucha para C&A, una cadena europea. En el quinto piso, los trabajadores estaban haciendo shorts de Faded Glory para Wal-Mart. Allí diez cuerpos fueron encontrados. En el sexto piso, un hombre llamado Hashinur Rahman dejaba de confeccionar las prendas de lencería de True Desire para Sears, para ayudar a salvar a decenas de personas. Dentro de una de las oficinas de la fábrica, los activistas laborales encontraron notas de pedido y dibujos de United States Marine Corps, una empresa que vende ropa con el logotipo comercial de los Marines.

En total, el mes pasado 112 trabajadores murieron en un incendio, dejando al descubierto una evidente desconexión entre las marcas internacionales de ropa, el sistema de vigilancia utilizado para proteger a los trabajadores y las fábricas que de hecho procesan sus pedidos. Después del incendio, Wal-Mart, Sears y otras marcas hicieron la misma sorprendente declaración: no sabían que Fashions Tazreen hacía su ropa.

Pero, ¿quién es entonces en última instancia responsable cuando las cosas salen tan mal?

La industria textil mundial aspira a operar con una responsabilidad que se extienda desde las fábricas lejanas a las tiendas minoristas. Las grandes marcas exigen que las fábricas sean inspeccionadas por empresas auditoras acreditadas, a fin de que estas empresas puedan controlar la calidad y comprender cómo, dónde y por quién se hace sus productos. Si una fábrica no pasa la inspección, se supone que ésta no podrá recibir pedidos de clientes occidentales.

Fashions Tazreen era una de las muchas fábricas de ropa que existen al margen de este sistema. Los jefes de la fábrica habían sido acusados de infracciones durante las inspecciones llevadas a cabo en nombre de Wal-Mart y a petición de Business Social Compliance Initiative, una organización europea.

Sin embargo Fashions Tazreen siguió recibiendo pedidos de ropa de todos modos, deslizándose a través de las brechas del sistema gracias a sus bajos costes y a que los pedidos se entregaban rápido, algo que exigen tanto los compradores como los consumidores. C&A, el minorista europeo, había confirmado a la fábrica un pedido de 220.000 jerséis. Sin embargo, gran parte de los negocios de la fábrica provienen de redes opacas de subcontratos con proveedores o tiendas locales. Los activistas laborales, cuando rastreaban el lugar de la catástrofe, encontraron etiquetas, formularios de pedidos, planos de diseño y artículos de ropa de muchas marcas mundiales.

Wal-Mart y Sears han dicho desde entonces que ellos despidieron a los proveedores que subcontrataban el trabajo a Fashions Tazreen. Sin embargo, algunos críticos han cuestionado cómo una empresa como Wal-Mart, que es uno de los dos mayores compradores en Bangladesh y es reconocida por su sofisticado sistema de proveeduría mundial, pudo no haber sido consciente de la conexión.

El dueño de la fábrica, Delowar Hossain, dijo que sus directores atendían los encargos hechos por intermediarios locales. «Nosotros no conocemos a los compradores«, dijo el Sr. Hossain en una entrevista. «El hombre de la localidad es importante. El comprador no me importa».

Bangladesh es ahora un gigante en la fabricación de prendas de vestir, el segundo exportador líder por detrás de China, que ya no es el lugar más barato para hacer muchos productos básicos. Bangladesh tiene los salarios textiles más bajos del mundo, y muchas de las víctimas de la fábrica Tazreen eran jóvenes rurales con poca educación, que ganaban solo $45 al mes en un sector que representa en la actualidad $19 mil millones en exportaciones.

En Bangladesh, estalló la indignación pública por el incendio. Se estima que 100.000 personas asistieron a la ceremonia de entierro de 53 trabajadores cuyos cuerpos no pudieron ser identificados. Los líderes de la industria han prometido ayuda financiera para los sobrevivientes y los familiares de los muertos. El Gobierno de Bangladesh ha iniciado la inspección de las 4.500 fábricas de ropa del país, y ya ha encontrado violaciones de las normativas contra incendios en casi una tercera parte de las cientos de fábricas examinadas.

«Ahora tenemos que hacer mucho más», dijo Mohammad Islam Shafiul Mohiuddin, presidente de los Fabricantes de Ropa de Bangladesh y la Asociación de Exportadores, admitiendo los errores del pasado. «Hemos aprendido. Partimos desde aquí».

En los Estados Unidos, la secretaria de Trabajo Hilda L. Solís comparó el incendio de Tazreen con el de 1911 de Triangle Shirtwaist Factory de Nueva York, el cual dio lugar a amplias reformas de las maquiladoras estadounidenses. En Bangladesh, los incendios de fábricas han sido un problema constante, el Foro Internacional de Derechos Laborales ha dicho quemás de 600 trabajadores de la industria textil han muerto en incendios similares desde 2005.

Incluso antes del incendio de Tazreen, iban creciendo las presiones externas del sector textil de Bangladesh para aumentar los salarios y levantar restricciones a la organización sindical. La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, junto con diplomáticos europeos, han instado al gobierno a investigar el asesinato sin resolver de un representante sindical, Aminul Islam.

Al reconstruir el incendio mortal, The New York Times entrevistó a más de dos docenas de sobrevivientes, familiares de las víctimas, oficiales del Departamento de Bomberos de Bangladesh, propietarios de fábricas de prendas de vestir y directores; auditores, y otros. Finalmente, según los analistas, la conflagración fue la consecuencia trágica de una industria en la que lo que principalmente interesa a las marcas y a los minoristas globales, alentados por cientos de millones de consumidores en todo el mundo, son los beneficios en el balance final.

«Como consumidores, nos gusta poder comprar cada año un mayor número de productos a precios cada vez más baratos«, dijo Richard M. Locke, vicedecano del MIT Sloan School of Management. «Alguien paga el precio por ello, pero no quiero saberlo. Las personas que pagan ese coste son los que estaban en el incendio».

Se pierde un tiempo valioso para escapar

Hace varios meses, Shima Akhter Pakhi fue convocada a la sexta planta de modas Tazreen. La Sra. Pakhi, de 24 años, había trabajado en la fábrica durante tres años, y cada mes enviaba dinero a su familia en el Bangladesh rural. Ahora ganaba un salario base mensual de $51, tal vez 20 dólares más con las horas extra. Arriba, en la sexta planta, los directores le habían encargado que estuviera a cargo del servicio de seguridad contra incendios.

Cuando la Sra. Pakhi comenzó a trabajar en Tazreen, la fábrica sólo tenía tres plantas, pero el propietario estaba añadiendo cinco plantas superiores a la espera de que el negocio creciera. El sexto piso, que estaba vacío sin terminar, era casi del tamaño de un campo de fútbol. A la Sra. Pakhi y a algunos otros pocos empleados les dieron extintores de incendio y les enseñaron a quitar el perno, apretar la manija y rociar el contenido. También se les dijo que en el caso de incendio en los pisos superiores, los empleados debían evacuar el edificio por las escaleras en orden descendente, de arriba hacia abajo.

«No nos dijeron lo que debíamos hacer si el fuego se iniciaba en la planta baja», recordó la Sra. Pakhi.

Los investigadores de incendios dicen que el incendio estalló en la sórdida planta baja luego de que montones de hilo y tela se prendieran fuego. Si las telas hubieran estado almacenadas en una habitación cerrada y a prueba de incendios, como lo exige la ley, el fuego podría haber sido contenido y los trabajadores podrían haber escapado.

Por el contrario, el incendio se propagó rápidamente, subiendo por las escaleras, junto con los gases tóxicos de la combustión de acrílico. Los investigadores descubrieron que pocos extintores de incendios habían sido utilizados. Por último, los directores cometieron el error catastrófico de inicialmente desestimar la alarma.

«Perdieron tiempo», dijo Abu Nayeem Mohammad Shahidullah, el director general del Cuerpo Nacional de Bomberos de Bangladesh. «El tiempo era tan valioso, tan importante. Pero dijeron que era una falsa alarma».

El Sr. Hossain, dueño de la fábrica, dijo en una entrevista a los medios de comunicación de Bangladesh que no sabe por qué los directores de la planta habían intentado impedir que los empleados saliesen de la fábrica. Agregó que ninguna de las puertas de las escaleras estaba cerrada.

Varios empleados dijeron que los directores habían estado preparando la fábrica para las inspecciones de unos compradores y habían hecho una perforación unos días antes del incendio. La Sra. Pakhi dijo que habían incluso expuesto en los tablones de anuncios fotografías de la sesión de entrenamiento contra incendios.

«Creo que tomaron las fotos y las colgaron en el tablero para mostrárselas a los compradores», dijo. «Ellos verían las imágenes y pensarían que tenían personal capacitado para combatir incendios. Pero, personalmente, no creo que pueda luchar contra incendios con esa formación».

Fashions Tazreen es parte de un conglomerado textil mayor, Tuba Group, que posee por lo menos una media docena de fábricas de prendas de vestir en Bangladesh. El Sr. Hossain dijo que un equipo de la oficina local de Wal-Mart había llevado a cabo una auditoría de cumplimiento legal el año pasado y había encontrado a la fábrica en infracción por exceso de horas extras, pero no había hecho mención alguna sobre el tema de la seguridad contra incendios u otros problemas. Además, dijo que las empresas de compradores locales también habían inspeccionado y aprobado la fábrica; lo cual verificaba la aprobación de Wal-Mart y de los intermediarios que representaban a otras marcas mundiales.

Kevin Gardner, vocero de Wal-Mart, dijo que la compañía había dejado de autorizar la producción en Tazreen «muchos meses antes del incendio», aunque no especificó la razón. También dijo que auditores externos acreditados inspeccionaron la fábrica en nombre de Wal-Mart por lo menos dos veces en el 2011. En mayo del 2011, los auditores dieron a la fábrica la calificación: «naranja»; lo cual significa que incurría en » violaciones de alto riesgo». Tres meses más tarde, la calificación de la fábrica mejoró a «amarillo», que corresponde a «violaciones de riesgo medio».

Sears, en un comunicado, dijo que su proveedor «no estaba autorizado» para producir mercancías en la fábrica Tazreen y que, por lo tanto, lo había hecho «violando» las normas de Sears.

Sin embargo, David Hasanat, presidente del Grupo Viyellatex, uno de los más respetados fabricantes de prendas de vestir del país, señaló que los minoristas de ropa mundiales dependen a menudo de cientos de fábricas para poder cumplir con los pedidos. Dada la escala de trabajo, con frecuencia los minoristas realizan pedidos a través de proveedores y otros intermediarios que, a su vez, hacen los encargos a las fábricas que ofrecen costes más bajos – una práctica, dijo, que apenas conocen los minoristas y las marcas de ropa occidentales. El pedido de pantalones cortos de Faded Glory para Wal-Mart, según muestran los documentos, fue subcontratado de Simco Bangladesh Ltd., un fabricante de ropa local. «Este es un secreto a voces para permitir que las fábricas puedan hacer esto», dijo el Sr. Hasanat. «A fin de cuentas, para ellos lo que importa es el precio».

Un amigo grita, “¡Salvadnos!”

En el sexto piso, Hashinur Rahman oyó los gritos y corrió hacia la escalera. Hasta entonces había estado haciendo ropa interior de satén junto con otros, se abrió paso empujando a un director, que no salvaría sus vidas, y comenzó a descender las escaleras, el humo se hacía más y más denso.

La fábrica no tenía extinguidores de techo ni escalera exterior de incendios. Más tarde, los bomberos llegaban a la conclusión de que con el fuego y el humo tóxico las dos escaleras en el lado este del edificio se vieron desbordadas rápidamente. También dicen que, sin embargo, la escalera oeste permaneció transitable durante muchos minutos, ofreciendo una vía de escape para muchos sobrevivientes. Cerca de 1.150 personas estaban trabajando esa noche, y los casi 300 trabajadores que estaban en la segunda planta lograron todos escapar por las escaleras, según los bomberos.

El Sr. Rahman, de 32 años, apenas había logrado salir del edificio, junto con muchos de sus compañeros cuando su teléfono móvil sonó. Era un amigo que trabajaba en el tercer piso. Cientos de personas habían quedado atrapadas.

«¡Sálvanos!», Gritó el amigo. «¡Ayúdanos!»

El Sr. Rahman dijo que corrió hacia el angosto callejón que separaba la pared occidental de la fábrica de un edificio en construcción. Había un hueco de aproximadamente 1,50 metro. Los trabajadores habían cubierto la pared occidental con débiles andamios de bambú para que poder poner yeso en el exterior de la fábrica Tazreen, que aún estaba sin terminar.

Sr. Rahman subió por el andamio de bambú hasta una ventana del tercer piso, que tenía una reja de hierro. Saltó sobre una losa de hormigón del edificio nuevo y encontró un ladrillo. Entonces, comenzó a romper la reja, para intentar abrirla. Miró adentro y vio los rostros desesperados de sus compañeros de trabajo. Estaban tirando frenéticamente de la reja, sobre las mesas de costura de la sala donde se hacían las muestras que se enviaban a los compradores para la aprobación final.

Una costurera llamada Rahima, había tratado de escapar del tercer piso por una escalera pero comenzó a ahogarse con el humo. Cuando el humo se hizo más espeso, la Sra. Rahima cayó al suelo. Entonces la gente la pisoteó.

«Cuando me caí, y la gente estaba pisándome, no pensé que iba a sobrevivir», recordó. «Pero luego pensé en mi hija».

El ex-marido de la Sra. Rahima solía pegarle. Cuando nació su hija hace cinco años, el marido la abandonó. La Sra. Rahima dejó su aldea en busca de trabajo en la industria textil, lo cual ha proporcionado un escape de la pobreza rural extrema para millones de mujeres como ella en Bangladesh y en todo el mundo. Se mudó con sus dos hermanas a una habitación alquilada y consiguió un trabajo en Tazreen. En el pueblo, los padres de la Sra. Rahima quedaron al cuidado de su hija y ella les enviaba de dinero. Dos días antes del incendio, la niña le había hecho una inusual visita.

«Reuní fuerzas, y me puse de pie», dijo Rahima, «y corrí a la sala de muestras».

Por último, la reja de hierro cedió.

Unos pocos hombres saltaron a la losa de hormigón del edificio adyacente. Apoyados en el andamio, ayudaron a otros compañeros de trabajo a dar el salto. Las mujeres fueron primero. La Sra. Rahima logró saltar. También lo hizo la Sra. Pakhi. En otras plantas, las personas rompieron las ventanas hasta lograr abrirlas o arrancaron los extractores de aire y saltaron en la oscuridad. Algunos aterrizaron en los tejados de metal de chabolas cercanas. Otros aterrizaron en el suelo.

Y algunos nunca lograron salir de allí.

Un hijo llama por teléfono a su madre antes de morir

En cuanto se corrió la voz, la gente corrió a la fábrica: las madres, los padres, los esposos, las esposas y curiosos. Pronto, una multitud estaba de pie junto al edificio, con sus rostros resplandecientes bajo el brillo cruel de las llamas. Golapi Begum dejó su trabajo en otra fábrica y corrió a Tazreen Fashions para encontrar a su hijo, Palash Mian. Palash tenía 18 años y trabajaba en el quinto piso. La Sra. Begum gritaba mientras tenía su mirada clavada en la fábrica.

Entonces su teléfono móvil sonó. Era su hijo.

«Mamá, no tengo manera de salvar mi vida», le dijo. «No puedo encontrar ninguna manera de salir. Estoy en el cuarto de baño de la quinta planta. Llevo puesta una camiseta negra y tengo una camisa envuelta alrededor de mi cintura. Me encontrarás en el baño.»

Colgó el teléfono. Llamó a su padre, y también a varios amigos. Luego su teléfono enmudeció.

«Enloquecí», dijo su madre. «Me pasé toda la noche en frente de la puerta principal de la fábrica, gritando todo el tiempo.»

Lo encontró al día siguiente. Los equipos de rescate habían alineado todos los cuerpos recuperados en los terrenos de una escuela cercana. Miembros de la familias abrían las cremalleras, bolsa tras bolsa, buscando. Un marido buscando en vano a su joven esposa dijo que los restos humanos carbonizados parecían trozos de carbón.

Pero la Sra. Begum abrió la cremallera de una bolsa y encontró a su hijo. Reconoció el rostro. Y llevaba una camiseta negra.

Recogió su cuerpo y lo llevó a su pueblo, donde fue enterrado.

Julfikar Ali Manik contribuyó informando desde Ashulia, y Steven Greenhouse de Nueva York.