Una cuarta parte de los jóvenes españoles estarían en disposición de aceptar una dictadura

2407

La crisis está degradando los fundamentos del sistema democrático: casi la mitad de la población en España no está satisfecha con la democracia, según los datos del CIS

Treinta años después del intento de golpe de Estado del 23-F, que puso al borde del precipicio a la joven democracia española, la actual crisis económica está degradando los fundamentos del ya asentado sistema democrático.

Una prueba de ello es que la desafección hacia la democracia entre los jóvenes es tal que una cuarta parte estaría en disposición de aceptar una dictadura, concretamente el 23,2% de los jóvenes menores de 29 años, como constatan los datos del CIS.

El estudio añade también que casi la mitad de la población en España (47,1%) no está satisfecha con la democracia, como se puede observar en el siguiente cuadro, elaborado a partir de los datos del CIS de los que se hizo eco una información publicada por el diario La Vanguardia el lunes, 21 de febrero.

En la tabla se puede ver el progresivo deterioro de la afección democrática de los españoles desde 1998, año en que alcanzó el mayor porcentaje de personas que estaban muy o bastante satisfechas con el sistema democrático (70,6%), de entre una serie analizada por el CIS que arranca en 1984.

Por el contrario, los que están poco o nada satisfechos con la democracia pasaron del 26,3% de 1998 al 34,4% en 2004, dando un espectacular salto como consecuencia de la crisis hasta alcanzar el 47,1% en 2010, lo que supone un incremento de más de 20 puntos porcentuales con respecto a hace doce años.

El estudio del CIS viene a constatar que el apoyo al sistema democrático aumenta en los años de bonanza económica y tiene a disminuir en los de crisis, que en la actual situación económica de España está provocando el descontento más marcado de toda la democracia, sobre todo entre los jóvenes.

Aceptar una dictadura, una opción para los jóvenes

Además, los datos del CIS muestran precisamente que la actitud de los jóvenes con respecto al sistema democrático dibuja una imagen aún peor, si cabe, que la anterior Como se ve en la tabla que sigue, hay una gran diferencia generacional con respecto a la democracia.

Mientras que a un 9,7% de la población en general le es igual un sistema que otro, el porcentaje aumenta hasta el 15,5% en el caso de los jóvenes hasta los 29 años.

Si a este porcentaje se le suma el del 7,7% que considera que en algunos casos puede ser preferible una dictadura, similar al que manifiesta la población en general (7,8%), resulta que un 23,2% de los jóvenes no tendría demasiados problemas en aceptar una dictadura.

Los datos del CIS no dejan de ser una luz de alerta para la sociedad, ya que estamos hablando de gente joven, es decir de la gente que ha de construir el futuro de España. Para que este panorama cambie sustancialmente es necesario que primero se modifiquen o cambien las expectativas, algo que hoy por hoy parece bastante difícil.

Si el fundamento de la democracia se basa en gran medida en el grado de satisfacción que los ciudadanos tienen de ella, y a este hecho se suman las cifras desbocadas de desempleo en España y la ausencia de perspectivas que indiquen una mejora a corto plazo, la actual fotografía que muestra el estudio del CIS refleja un futuro poco esperanzador.