UNICEF, OMS y aborto: las pruebas a tu alcance

4826

UNICEF es esa ‘respetable’ organización internacional que ‘protege’ la infancia y se publicita con las fotos de niños vivos, cuando paradójicamente se dedica a otra cosa. Felicitar la Navidad con tarjetas de UNICEF es poner dinero para que se realicen abortos.

1.- Completo manual de la OMS (Organización Mundial de la Salud) sobre abortismo llamado «Aborto sin riesgos»: métodos de aborto, instrumentación necesaria, etc. La guía no tiene desperdicio, incluye la negación de secuelas, cómo montar o mejorar un abortorio, cómo «derivar» a las embarazadas, incluso recomendaciones para combatir «barreras legales». Además, es muy rica en eufemismos, el aborto es «aborto sin riesgos», donde se practican son «servicios seguros», quienes los practican son «proveedores».

2º.- Tanto en el buscador de la OMS como en el de UNICEF, pueden encontrarse cientos de documentos propios con el aborto conceptuado como un derecho más de la mujer a su salud («salud reproductiva»).

3º.- En el libro de la OMS «Implantación de la maternidad segura en los países», hay relación del instrumental obstétrico recomendado, numerado por la propia organización, donde no faltan el aspirador y otros instrumentos necesarios para practicar abortos, como el decapitador Braun, el perforador craneal Simpson, etc..

4º.- Un documento de UNICEF, la organización internacional que “defiende” la infancia, llamado «Salvando vidas de mujeres» donde figura el equipo médico EMOC (siglas de «cuidados obstétricos de emergencia»). Podemos ver todo el instrumental necesario para practicar abortos, bajo los epígrafes de «equipos para craneotomía», «equipos de evacuación uterina» y «equipos de aspiración manual».

5º.- El plan de suministros hospitalarios de UNICEF para 2007 donde no faltan, comprados por miles de unidades, los instrumentos para realizar abortos: 1.500 aplastacráneos Braun, 1.500 decapitadores Braun, succionadores, etc.

UNICEF es esa “respetable” organización internacional que “protege” la infancia y se publicita con las fotos de niños vivos, cuando paradójicamente se dedica a otra cosa.

Felicitar la Navidad con tarjetas de UNICEF es poner dinero para que se realicen abortos.