Uno de cada cinco parados lleva más de tres años sin encontrar trabajo.

2398

El desempleo de mayor duración sube en 234.200 personas en 2013, hasta las 1,27 millones. Los resultados de la encuesta de población activa (EPA) para el conjunto de 2013 reveló que el 62% llevan más de un año sin lograr empleo.

El paro apenas ha empezado a descender en los últimos meses, tras seis años de profunda agresión al mundo del trabajo. Pero esto no deja de aumentar si la lupa estadística se acerca al desempleo de larga duración, el colectivo de personas con más dificultades para encontrar trabajo.

Los resultados de la encuesta de población activa (EPA) para el conjunto de 2013 reveló que el 62% de los seis millones de parados llevaban más de un año sin lograr empleo, una proporción muy cercana al nivel récord (65%) alcanzado en 1987. Pero es que, además, el Instituto Nacional de Estadística, detalla ahora que uno de cada cinco desempleados están en esa situación desde hace más de tres años.

La submuestra de la EPA divulgada este viernes —en este caso, la encuesta es algo más limitada y se hace una sola vez por hogar—, estima que en 2013 hubo 1,27 millones de parados que no habían podido reincorporarse al mercado laboral en, al menos, los tres últimos años. Aquí se incluye solo a los desempleados con experiencia laboral previa; si se incorporara a las personas que pretenden encontrar un trabajo por primera vez, el colectivo aumentaría en unas 100.000 personas más, aunque no hay una estimación precisa.

El desempleo de mayor duración crece así en 234.200 personas respecto a 2012, un repunte anual del 22%. El aumento de este colectivo se ha atenuado algo respecto a los dos ejercicios anteriores, cuando subió a ritmo del 40% anual, pero sigue siendo muy superior al del conjunto de desempleados, que en los dos últimos trimestres ha comenzado a bajar. A los indicios de que la crisis laboral ha tocado fondo se suma la estadística de expedientes de regulación de empleo, que denotan un descenso del 57% (hasta los 54.016 afectados) en el número de personas inmersas en procedimientos de despido colectivo.

El problema ya es de una magnitud similar al de los años ochenta

En 2007, las personas que llevaban en paro más de tres años suponían un 13% del desempleo total, mientras que en 2013 esa proporción llegó al 21%. Mientras el desempleo de muy larga duración no deja de avanzar, el número de parados que llevaban menos de un año a la búsqueda de trabajo ya registró un descenso significativo, de más del 10%, en relación a 2012.

Fuente: El País