Via Crucis por la Justicia: Contra la Esclavitud Infantil. Si a la Vida.

1045

Introducción

El caminar de Jesús por los caminos polvorientos de Galilea y Judea al encuentro de los que sufren en su cuerpo y en su corazón, empujado por la urgencia de anunciar el Reino, ese caminar suyo termina en la colina del Gólgota. Pero hoy Jesús continúa siendo crucificado en todas las personas que sufren, en los niños esclavos, en los niños que mueren de hambre, en los niños abortados… En tantos hermanos nuestros víctimas de la injusticia.

Hoy, el amor del Padre, que quiere que todos los hombres se salven a través del Hijo, llega hasta el extremo, allí donde nosotros no tenemos ya palabras, donde estamos desorientados, donde pensamos que no se puede hacer nada.

La cruz es fuente de vida. Y de gracia. Y de paz. Se trata, no del reino del mal que conocemos demasiado bien, sino de la victoria del amor.

Precisamente en esa cruz, está nuestro mundo, con todas sus caídas y dolores, sus demandas y sus rebeliones, todo lo que hoy clama a Dios desde las tierras de miseria o de guerra, en las familias desgarradas, en las cárceles, en las embarcaciones sobrecargadas de emigrantes, en los niños esclavos…

Tantas lágrimas, tanta miseria en el cáliz que el Hijo bebe por nosotros.

Tantas lágrimas, tanta miseria, que no se han de perder, sino que él las recoge para transfigurarlas con el misterio de un amor que vence el mal.

El Gólgota tiene que ver con la fidelidad de Dios a la humanidad.

Lo que allí se cumple es un nacimiento.

Si no llegamos a entender esa verdad, entonces quedaremos atrapados en las redes del sufrimiento y de la muerte. Y la Pasión de Cristo no dará fruto en nosotros.

Oración

Señor, nuestros ojos no tienen luz. Y, ¿cómo acompañarte hasta tan lejos?

«Misericordia» es tu nombre. Pero este nombre es una locura.

Que se rompan los odres viejos de nuestros corazones.

Sana nuestros ojos para que se llenen de luz con la buena noticia del Evangelio, cuando estemos al pie de la Cruz de tu Hijo.

Así celebraremos el amor de Cristo, con el corazón consolado, iluminado y esperanzado en la victoria del amor sobre el mal y la injusticia.

https://twitter.com/SOLIDARIDADNET/status/974740382251614208