La situación de Venezuela es dramática

1522

* La escasez de alimentos es enorme. La gente no soporta más
* La oligarquía política del chavismo está mezclada en muchos casos con la corrupción económica y el narcotráfico

Enrique Pérez Lavado, obispo de la diócesis de Maturín (Venezuela), está en Madrid. En una entrevista concedida a Religión Confidencial asegura que la situación en su país va a “peor” pero que la población no “soporta más y ha salido a la calle. No hay vuelta atrás”.

Recibe a la periodista de Religión Confidencial en la parroquia de Santa Catalina de Siena, en el barrio de El Retiro de Madrid. Describe la situación de su país como dramática por culpa de la “actitud cerrada del gobierno de Nicolás Maduro que se niega a solucionarlo. Quieren mantenernos en esta situación, sin medicamentos y sin alimentos”, declara monseñor Enrique Pérez.

El obispo asegura que la Conferencia episcopal y las Cáritas venezolanas “hemos hecho propuesta para establecer un canal de ayudas, porque estamos en una verdadera crisis humanitaria. Muchas cáritas de otros países así como otras ONG están dispuestos a ayudarnos trayendo medicamentos. Pero el gobierno se niega. La situación de escasez de alimentos es enorme. Tenemos que comprar lo que hay para el día y lo que haya. He llegado a ver colas de gente de kilómetros”.

Más de 20 muertos

La crisis política ha desatado un proceso donde la población no soporta más y ha salido a la calle, “no solo convocados por la Mesa de Unidad que es la coalición de la oposición, sino por espontáneos. Y las consecuencias se están pagando. Las contiendas se han saldado hasta el momento con más de 20 fallecidos. “La mitad de ellos son jóvenes, por ejemplo en Mérida, una ciudad universitaria donde hay valor para enfrentarse. Estamos en una etapa decisiva y no sabemos qué alto precio va a tener en vidas. Pero la sociedad no quiere ir atrás, y quiere un cambio político”, asevera el obispo.

El prelado de Maturín asegura que Maduro y su entorno, han tratado de bloquear la Asamblea Nacional (el parlamento) valiéndose del poder judicial. “El mes pasado, el Ejecutivo, apoyado por el poder judicial, decretó inválida a la Asamblea Nacional y prácticamente suprimieron el Parlamento”.

Este hecho ha sido “la punta del iceberg” que, junto a la falta de medicamentos y alimentos, ha desatado la rebeldía de la sociedad civil.

“Se están muriendo cientos de venezolanos, muchos de ellos niños y enfermos crónicos. Ya ha fallecido el primer sacerdote por una meningitis por falta de medicamentos”, señala Pérez Lavado.

Web de la CEV, hackeada

La web de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha estado hackeada. En la CEV se sospecha que sea un hacker oficialista del gobierno, “pero no tenemos pruebas. Estamos considerados como enemigos del régimen. El chavismo ha intentado dividir a los obispos venezolanos. Ha habido muchos intentos, pero no han podido. Los obispos de Venezuela estamos unidos y al lado del pueblo”, apunta el prelado.

El prelado declara que hay muy pocos miembros del clero que han apoyado al régimen. “Ahora hay un movimiento que se autodenomina Movimiento Católico Venezolano que está en la línea de desacreditar a la CEV diciendo que estamos contra el Papa Francisco, y nos acusan de ser politizados y parcializados, nos identifican como derechistas y que estamos al lado de la oligarquía”.

Pérez Lavado relata que este Movimiento está funcionando en las redes sociales con fuerza. “Publica documentos del Papa y los contrapone con nuestros documentos. Y nos acusan de estar en total des comunión y que somos obispos disidentes. Su objetivo no es reivindicar su derecho político a ser chavista, sino desacreditarnos ante la opinión pública”, apunta el obispo.

Fuera de la mesa de diálogo

Respecto a la mesa de diálogo que se celebró entre el gobierno de Maduro, los mediadores del Vaticano y los ex presidentes de Unasur (entre ellos José Luis Rodríguez Zapatero), asegura que fue “un auténtico fracaso porque Maduro no estuvo nunca dispuesto a cumplir con las partes del convenio. El presidente de Venezuela nos apartó de esa mesa de diálogo”, recuerda el obispo.

El prelado de Maturín manifiesta que, aunque la voluntad de la Santa Sede fue muy buena, “se creó cierto desconcierto en la opinión pública. Y también surgieron reacciones de la extrema derecha de nuestro país acusando a Francisco de comunista. Pero el pueblo confía en los obispos venezolanos”.

En su opinión, las soluciones son claras: la presión de la calle que ya se está dando, el apoyo internacional que ahora lo tenemos “aunque ha sido difícil lograrlo, porque el régimen compraba con petrodólares a muchos países” y también deben conseguir un cierto apoyo de las fuerzas armadas venezolanas que puedan frenar a Maduro, aunque “no estamos pedimos un golpe de Estado”. Y por último, el reconocimiento de las instituciones, y el respeto a los derechos humanos, liberando a los presos políticos.

El dinero de la Iglesia venezolana

Algunas especulaciones apuntan que la CEV ha ingresado su dinero en el Banco Vaticano y lo ha sacado fuera del país. “No ha habido fuga de capitales pero Maduro no ha cogido el dinero de la Iglesia, se mantiene en parte en Venezuela, pero también hay que salvaguardarlo porque es un dinero que va a ser invertido en el país, y está siendo invertido. Pero se está haciendo legalmente”, asegura el prelado.

Sobre este asunto, asegura que la fuga de capitales en Venezuela está siendo inmensa, porque las empresas lo necesitan para poder sobrevivir. “Recibir ayudas del exterior es prácticamente imposible por el control del cambio y se quedaría en las arcas del gobierno. Muchas de estas ayudas, dentro de la legalidad, están siendo canjeadas por bancos en el exterior, siempre dentro de la legalidad”, explica el obispo.

Corrupción y Podemos

Monseñor Pérez Lavado alerta a los españoles de que la corrupción de la clase política fue lo que aupó a Hugo Chávez al poder. “Mucha gente joven cree que los nuevos partidos como Podemos pueden limpiar la política, pero atención, porque el socialismo del siglo XXI que se presentaba como la gran renovación, ha resultado ser el clásico comunismo estalinista y marxista, el marxismo histórico científico”, apunta.

Recuerda que la corrupción ha sido “mil veces mayor con el chavismo y la oligarquía política que se ha creado terrible, mezclada en muchos casos con a la corrupción económica y el narcotráfico”.

El prelado recuerda que Venezuela y España han tenido una vinculación muy fuerte desde siempre. “El periodo de la transición española, España aprendió mucho de la democracia venezolana”, dice.

Por último, quiero mandar un mensaje de esperanza a los casi 3.000 venezolanos que hay en España que han tenido que salir de Venezuela. “Contamos con ellos para reconstruir el país. La gran fuga de venezolanos es inmensa. Siguen siendo parte nuestra, y vamos a necesitar de ellos para reconstruir nuestro país”, declara.

No hay comentarios