2,6 millones de niños nacen muertos cada año en países empobrecidos

2818

Según un estudio publicado en ‘The Lancet’, aunque se ha registrado una reducción significativa en el número de muertes, la mayoría se podría evitar con una mejor calidad asistencial, directamente relacionada con el nivel de pobreza y miseria del país

El 98% de las muertes ocurren en países con bajos ingresos y añade que tendrán que pasar 160 años antes de que una mujer embarazada en África tenga las mismas posibilidades de que su bebé nazca con vida, que en un país enriquecido.

La investigación sugiere además que 4,2 millones de mujeres vive con síntomas de depresión por la muerte del feto y casi la mitad de los padres sentía que la sociedad quería que olvidaran lo sucedido y trataran de tener otro hijo.

En el mundo se producen todavía más de 2,6 millones de niños nacidos muertos cada año, con un lento progreso conseguido para hacer frente a este «problema silencioso», según un nuevo estudio publicado en ‘The Lancet’.

Aunque se ha registrado una reducción significativa en el número de muertes maternas e infantiles, ha habido pocos cambios en el número de nacidos muertos en el tercer trimestre del embarazo a pesar de que la mayoría son prevenibles, si hubiera unos mínimos medios.

La mitad de todas las muertes fetales ocurren durante el parto y el nacimiento, por lo general después del noveno mes de embarazo y la investigación pone de relieve que la mayoría de esos 1,3 millones de muertes podrían evitarse con una mejor calidad asistencial.

A nivel mundial, el 98% de todas las muertes fetales ocurren en países de ingresos bajos y medianos. Al ritmo actual, tendrán que pasar más de 160 años antes de que una mujer embarazada en África tenga la misma oportunidad de que su bebé nazca con vida como una mujer en un país de altos ingresos en la actualidad.

Este drama de la muerte de los hijos, también revela otras consecuencias más ocultas, con más de 4,2 millones de mujeres que viven con síntomas de depresión, a menudo durante años, además de la pérdida económica para las familias y las naciones.

La mitad de las 2,6 millones de muertes anuales se podrían evitar con una mejor atención a las mujeres y los bebés durante el parto y el nacimiento, y, además, muchas más vidas podrían salvarse con una atención eficaz durante el embarazo. Ya sabemos que las intervenciones existentes salvan vidas. Estos bebés no deberían nacer en silencio, sus padres no se deben mantener duelo en silencio y la comunidad internacional deben romper el silencio como se ha hecho por las muertes maternas e infantiles. El mensaje es fuerte y claro: el sorprendentemente lento progreso de mortinatos es inaceptable», añade.

Dos tercios de los bebés que nacen muertos se concentra en diez países.

Nuevas estimaciones de las tasas de mortalidad fetal intrauterina de 195 países desarrolladas por la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical con la Organización Mundial de la Salud y UNICEF revelan enormes desigualdades de todo el mundo. Diez países representan dos tercios de los niños nacidos muertos, con el mayor número en India, con un estimado en 592.100 en 2015.

Las tasas más altas se encuentran en Pakistán (43,1 por mil nacidos en total) y Nigeria (42,9), mientras las tasas más bajas están en Islandia (1,3), Dinamarca (1,7), Finlandia (1,7) y Países Bajos (1,8).

El 8% de todos los nacidos muertos son atribuibles a la malaria, lo que aumenta al 20% en el África subsahariana, y el 7,7% de todos los nacidos muertos están asociados con la sífilis, que se eleva al 11,2% en el África subsahariana…

Si a todo esto añadimos el aborto , como «solución de salud sexual reproductiva» para los empobrecidos, es mucho más grave para los africanos.

Fuente: Antena3