8 de marzo: Día internacional de la mujer trabajadora. Neocolonialismo en África.

437

Es necesario proclamar hoy más que nunca que las ideologías han nublado el pensamiento. Este día pertenece a la historia de solidaridad de los pobres, y como tal hay que reivindicarlo y celebrarlo de esta manera.

La mujeres muestran sensibilidad por la vida en general, abordan los grandes problemas del mundo: el hambre, las guerras, la esclavitud y explotación de los niños, cuidan de ellos desde el primer día que se encuentran en su seno…y por ello no me queda más remedio que acusar a un feminismo de élite de haberse apropiado de las justas instancias de las mujeres para llevarlas a apoyar la construcción de una ideologías formuladas por el poder mismo que descarta y empobrece a la mujer, hasta el punto de hacerla invisible, como la ideología de género.  Ideología implantada por uno de los amos del poder: la ONU, cuando en el año 2011, decide manipular y apropiarse del día 8 de marzo: día Internacional de la Mujer Trabajadora para convertirlo en el Día de la mujer internacional de la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas.

Han impuesto una ideología con una clara  reformulación de la antropología de la que la mayor parte de las mujeres del MUNDO no sentían necesidad. Clara instrumentalización ideológica, que se basa en acusar, dividir, contraponer… No nos engañemos detrás de esta ideología hay un negocio inmenso y una estrategia, además de estar manejado por el nuevo patriarcado y el neocapitalismo.

Con motivo del Día Internacional de la mujer trabajadora, queremos  tener presente  a uno de los tesoros más preciados en África: A la madre y mujer africana.

Estamos asistiendo con asiduidad a actos y conferencias celebradas tanto en países africanos como europeos para tratar la situación de la mujer africana, eventos organizados desde la ONU, a través de los falsos objetivos del milenio. En todas ellas se presenta el modelo de feminismo euro-africano como ejemplo a seguir por el continente africano. Desde agencias de cooperación, ongs, departamentos universitarios, planes de estudio, se impone un nuevo colonialismo, pues se trata de imponer una serie de acciones, ideologías radicalmente opuestas a su cultura y formas de vida. Con la amenaza de,  si no se imponen estas ideologías,  no recibirán ningún tipo de ayuda.

La mujer africana muestra una gran reticencia hacia el feminismo neocapitalista euro-americano. Fundamentalmente, porque está muy centrado en las cuestiones de género, haciéndonos sujetos indefinidos  y borrando y enmascarando en el lenguaje la denominación de hombres y mujeres. Los lobbys (grupos de presión) de poder quieren convertir a toda la especie humana en materia gelatinosa adaptable a cualquier propósito.

Evidentemente por mucho que se empeñen en desviar los problemas, la verdadero dificultad que vive la mujer africana es que  a África la estamos expoliando, no nos cansaremos de repetir que África no es pobre, sino empobrecida, que África no se muere, sino que la estamos matando. África lleva siglos siendo robada y expoliada, aunque nunca como hoy lo ha sido a través de unos mecanismos tan perversos, unas estructuras de pecado bendecidas por los poderosos de la tierra y bajo el silencio canalla del mundo opulento que mira impasible para otro lado mientras disfruta de lo robado.

¿Por qué no puede identificarse con el feminismo euro-americano? Porque no se identifica con la realidad que sufre África, ni con la manera de abordar los problemas. La imposición de este feminismo supone una nueva forma de colonialismo, se impone  rechazando su cultura y sus formas de vida.

Algunos  puntos que no aceptan son:

  • La oposición y antagonismo que proponen entre el hombre y  la mujer.No consienten que presenten al hombre como opresor y causante de las desigualdades existentes. Se oponen al énfasis en su lucha por la «liberación sexual», considerando que muestran demasiada obsesión por los temas sexuales, y se niegan a excluir al hombre de los temas que afectan a las mujeres, sino al contrario, consideran que se encuentran juntos en la resolución de sus problemas y en la lucha por el cambio socio-político.
  • Se oponen radicalmente al discurso que contrapone la mujer africana del tercer mundo a la mujer occidental feminista.Para la mujer burguesa, la mujer del tercer mundo es ignorante, pobre, sin educación, cargada de hijos; mientras que la mujer del mundo enriquecido es educada, moderna, controla su cuerpo y su salud sexual… La mujer africana ha plantado cara al estereotipo tan extendido que existe de la mujer en África: oprimida que necesita ser liberada por la ideología del feminismo occidental.
  • Respeto al trabajo cooperativo, priorizando el trabajo por encima del capital.La creatividad es su esperanza, incluida la creatividad política. Cuando vemos los desastres de hoy, las proezas tecnológicas, pero también los daños que producen las tecnologías, nos damos cuenta, una vez más, de que África posee unos valores sociales y culturales que pueden proteger el mundo. Pero con la condición de que dejen de machacarnos, de humillarnos.
  • Resistencia al rechazo de la maternidad.De ninguna manera se percibe la maternidad como algo ajeno a la mujer, sino todo lo contrario. La verdadera ecología es el cuidado de la vida: asegurar la vida humana. Reconocen la maternidad como una fuerza de la mujer africana, poniéndose enfrente de occidente, que con su rechazo a la maternidad han llevado a la desintegración de la familia, niños sin hogar y «viejos» sin ser atendidos. Por eso la mujer en África personifica la paciencia, conocimiento y sabiduría, la vida, espiritualidad y fuerza…

En su poesía aparecen versos tan bellos como:

Te saludo, ¡Oh! Mujer

Mujer orgullosa de ser mujer,

Mujer orgullosa de ser MADRE

Guardiana del secreto

El gran secreto de la VIDA

El secreto de la ACOGIDA

El gran secreto del AMOR

El grupo de mujeres zaireñas «Congo» nos dirigen estas palabras:

A vosotras mujeres europeas y norteamericanas:

No tenemos por qué recordaros que el lugar de la esperanza de vida en que nos encontramos, más allá de nuestras diferencias, es nuestra feminidad. En nombre de la vida, ese don precioso que el Creador ha puesto en nuestras manos, uníos a nuestro grito de dolor. Luchad contra los sistemas político- económicos de vuestros estados que amenazan la vida allí donde se encuentran, en particular en vuestro continente.

A vosotras, mujeres africanas:

En estas situaciones trágicas que nos aplastan, permanecemos como los únicos testigos del misterio de la vida, anunciadoras de la victoria de la vida sobre la muerte.

Para terminar que sean ellas mismas las que alcen la voz:

Permanezcamos firmes también nosotras en la lucha. No dejemos pudrir la vida que nace de nosotras. Apretémonos bien los riñones hasta dar a luz a un Africa más justa, más libre, más liberadora, fundada en valores humanizadores.

Los occidentales saben que pueden saquear, acusar y ridiculizar a los africanos. No les cuesta nada. Tienen medios de comunicación poderosos que difunden la imagen de una África decrépita que no sale adelante.  Pero  la verdad es ÁFRICA NO ES POBRE Y TIENE DIGNIDAD. Y es hoy ESPERANZA PARA EL MUNDO.

No necesitan ayuda, y menos aún una grosera e interesada presión sobre sus formas de vida, sino que se les dejen de robar, y ya el pueblo africano se organizará y gestionará como él considere.

No quiero terminar sin el recuerdo de mujeres  que han hecho del PERDÓN una verdadera revolución como Margarita BarantkiseAminata TraoréChina Keitetsi (a los 8 años una niña soldado), mujeres zaireñas «congo»,. Recordar también a Aminata Traoré, Obianuju Ekeocha… y a las  millones de madres y mujeres que han construido y construyen la HISTORIA DE SOLIDARIDAD.

Esperemos que el 8 de marzo no se silencie este grito de la mujer.