Acto Cultural: «La falsa izquierda promueve la Eutanasia, haciendo juego al neocapitalismo»

595

La sociedad realmente no demanda la Eutanasia, esta demanda es una demanda inducida por los poderosos, por los mismos que explotan en el mundo del trabajo, por los mismos actores que fuerzan a la familia a vivir bajo el yugo de la precariedad y el individualismo.

Podemos decir con fuerza que la «falsa izquierda» defiende la eutanasia, en este marco neocapitalista. Tampoco la derecha le ha hecho frente.

El encuentro cultural celebrado en Alcalá de Henares (organizado por el Movimiento Cultural Cristiano y Profesionales por el Bien Común), comenzó con la aclaración terminológica de lo que significa realmente la eutanasia, y se pusieron encima de la mesa los distintos eufemismos que se usan para ocultar la verdad de los que supone el suicidio asistido.

En la exposición se aclaró que es una gran mentira que los países acepten la Eutanasia en su marco legal, solo 6 países han transigido en su legislación con este atentado contra la vida. Por ejemplo Finlandia rechazó la última ley en su parlamento.

Recordemos que la proposición actual de Ley de Eutanasia se da en un marco sanitario donde la atención primaria al paciente se le atiende con un escaso margen de 5 minutos en los centros de salud, o donde miles de personas al año en España no pueden recibir cuidados paliativos especializados…

Falsa Izquierda contra la vida en el marco neocapitalista

En el encuentro quedó claro que la sociedad realmente no demanda la Eutanasia.

Esta demanda es una demanda inducida por los poderosos, por los mismos que explotan en el mundo del trabajo, por los mismos actores que fuerzan a la familia a vivir bajo el yugo de la precariedad y el individualismo. Es esta Economía que mata, la que desea controlar la población con el hambre, con el aborto o con la Eutanasia; así reduce «costes».

Por eso podemos decir con fuerza que la «falsa izquierda» defiende la eutanasia, en este marco neocapitalista. Esta economía que mata, genera demandas como la eutansia, y nos hace a la vez cómplices y víctimas, como sucede en las distintas plataformas de consumo y/o «colaborativas».

Experiencia de Holanda

La experiencia de Holanda es clara, se han lanzado por la cuesta resbaladiza de asumir la Eutanasia como algo normal, que se sirve a la carta por parte de los facultativos (solo el 5 % hacen objeción de conciencia cuando al comienzo era el 45%), y se asume por parte de muchos enfermos.

Bajo la presión de no ser un estorbo, o de verse señalado como algo «inútil», en una sociedad salvaje con los ancianos, con los discapacitados, con los descartados se producen verdaderas aberraciones.

Como ejemplo: A una persona, que tenga un cancer terminal, y que en las distintas etapas de su enfermedad pasa por la ira y la depresión, o a un anciano que lleve 20 años viviendo solo en la sociedad de de las soledades ¡se le coloca en el disparadero de acabar con su vida!

Hay claramente una presión añadida por una cultura impuesta a través de una ley.

Experiencia en Estados Unidos que hizo frente a la Eutanasia

Sobre esta experiencia holandesa no dejemos de leer la aportación que hizo un Catedrático de Psiquiatría del New York Medical College, que frenó a la administración Clinton cuando se disponía a sacar una ley financiada con fondos federales.

El autor fue llamado a declarar, resumiendo las conclusiones de su obra, ante el Congreso de los Estados Unidos. Herbert Hendin se había desplazado antes a Holanda para estudiar la posibilidad de legalizar la eutanasia; el resultado fue este clarificador informe, recogido en un libro que se lee como novela, y que tuvo un enorme impacto en la opinión pública norteamericana.

Economía y Cultura contra la vida

Hoy en día, en vez de atajar políticamente la pandemia de la soledad, de la insolidaridad, del individualismo, se fomenta la Eutanasia, en una visión absolutamente materialista y acientífica. Incluso se pone como medida para mejorar el deterioro del medio ambiente, el no tener niños.

En la charla también se desmontó la mentira del crecimiento poblacional exponencial, debido a la mirada corta de la estadística, sin tener en cuenta que estamos en una transición demográfica.

Queda mucha tarea, pero hemos de hacer frente desde las familias, desde la profesión, desde las asociaciones apostólicas, esta cultura de muerte. Hoy tenemos que enviar un mensaje coherente a la sociedad, defender la solidaridad y la justicia con los empobrecidos de la tierra, supone poner la vida humana y su dignidad en primer lugar.

¡¡Seamos Todos Responsables de Todos!!!

Redacción solidaridadnet

Nota: En la charla participaron médicos y militantes del Movimiento Cultural Cristiano y Profesionales por el Bien Común.