Apuntes sobre la Propiedad Intelectual

1741

Hoy se halla extendido el término «pirata» para definir a las personas que de algún modo no siguen las normas establecidas sobre la Propiedad Intelectual. En el siglo XVIII, «pirata» era el que asaltaba barcos, mataba a los hombres, secuestraba a las mujeres…

En el siglo XVIII había una patente: la patente de corso. Era la que tenían los piratas llamados «corsarios», a los que la ley perdonaba sus crímenes. Hoy, a quien no hace caso de las patentes, se le llama «pirata» y las leyes tratan, cada vez más, de castigarlo como tal.

Algunas reflexiones sobre la Propiedad Intelectual:

¿Qué es la Propiedad Intelectual?

La Propiedad Intelectual (en adelante «PI») está promovida desde el poder. Enumeremos algunas características de la PI:

  • La PI predica que para que los hombres desarrollemos las ciencias y las artes es necesario incentivar el ingenio con el interés económico. Esta teoría no tiene fundamento, ya que históricamente no ha habido tal necesidad.

  • La novedad de la PI no radica en proteger o controlar unos determinados conocimientos, sino en la normalización legal, social y cultural de ponerle un precio al saber.

  • Las patentes no buscan incentivar el progreso, ni defender la ciencia o las artes… Lo que buscan es generar monopolios de explotación. Que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.

  • La política de PI pretende:

  • El tratamiento de las ideas como objetos materiales, mediante su conversión en «mercancías ficticias». Cuando las ideas se transforman en objetos materiales crean una mentalidad utilitarista.

  • Control propietario sobre los intangibles, especialmente los saberes, lo que condiciona la cultura y el desarrollo científico – técnico. Los derechos de PI forman parte de un proceso de reestructuración económica y de reorganización social a gran escala.

  • Convertir lo abundante en escaso, para transformar en bienes de valor económico los productos del arte, la cultura, la tecnología y la ciencia.

Por todo esto es en torno a la gestión del saber donde se establece «la guerra» por la PI.

Frente a la PI aparece una postura de intercambio de bienes públicos que se generan colectivamente. Esta postura amenaza la lógica del mercado.

Ejemplos concretos

Para entender que lo que estamos diciendo no es pura teoría, aterricemos con casos concretos sobre las consecuencias de las políticas de PI:

  • Por el tema de la PI se cierra Megaupload en todo el mundo en menos de 24 horas y sus dueños son detenidos y encarcelados. En cambio, la asociación Meter, que lucha contra la pedopornografía, se encuentra con mil trabas legales a la hora de cerrar portales pedófilos.

  • En países empobrecidos, con frecuencia, los materiales educativos son fotocopias de libros o contenidos de Internet, que hacen posible el aprendizaje para familias que no pueden pagarlos o adquirirlos. La política de PI convierte esta actividad, que beneficia a la gente más necesitada, en un hecho ilegal y criminal.

¿Cómo afecta a los empobrecidos?

  • Cuando el saber es fruto del compartir, es beneficioso para todos -especialmente para los que sufren situaciones de hambre o explotación- e inspira nuevos conocimientos (lo que a su vez promueve el desarrollo social, cultural, científico…). No obstante, compartir la cultura y la ciencia de forma gratuita atenta contra la lógica del mercado.

  • La PI supone apartar de forma legitimada a los empobrecidos de la utilización de saberes y de su desarrollo personal y colectivo. La cultura de la PI trata a las personas de forma utilitarista, dejando al margen la moral.

Dicho de otra manera: la Propiedad Intelectual hace a los ricos más ricos y a los pobres más pobres, privando a gran parte de la Humanidad -y en cierto modo a todo el mundo- de los beneficios del saber y del progreso. No se trata de cómo se aplica la Propiedad Intelectual, sino de su propia naturaleza, ya que desde su origen nació para eso.

Para la promoción de los empobrecidos hay que denunciar y luchar contra las leyes del copyright y la cultura de la PI; y promover y defender una cultura del conocimiento libre y compartido.