Aumenta la persecución de cristianos en China

445

El Vaticano denuncia la muerte de un obispo chino en la cárcel y exige la liberación de los sacerdotes arrestados en un país que se “vende” al mundo como organizador de los próximos juegos olímpicos y como supuesto modelo de “milagro” económico.

Fuente: Forumlibertas, Zenit

China ha conseguido fascinar al mundo en los pasados juegos olímpicos al ser el segundo país, después de Estados Unidos, en número de medallas. También despierta admiración y un cierto recelo su despegue económico, del que algunos analistas dicen que la puede situar en el 2020 como primera potencia económica mundial. Pero, detrás de esa positiva imagen que exporta a todo el mundo se esconde un aumento de las desigualdades y una política represora que se ensaña particularmente con la población cristiana. La Santa Sede denuncia en un enérgico comunicado de prensa la muerte en prisión de un obispo chino de 76 años que estaba detenido desde finales de los 90. Al mismo tiempo, el Vaticano exige la liberación de obispos y sacerdotes arrestados en la República Popular China, algunos de los cuales mueren entre rejas sin que se sepa nada de ellos, tal como informa la agencia ZENIT. “La Santa Sede no tiene noticia de los motivos de estas medidas represivas. Si las nuevas noticias que han llegado son verdaderas, nos encontraríamos, una vez más, ante una grave violación de la libertad de religión, que es un derecho fundamental del hombre”, dice el comunicado emitido desde el Vaticano.

Goteo de detenciones

El director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Joaquín Navarro-Valls, ha revelado que “a finales de agosto falleció en la cárcel monseñor Giovanni Gao Kexian, obispo de Yantai (provincia de Shandong), a los 76 años. El cuerpo del prelado fue entregado por la policía a sus familiares. Monseñor Gao estaba encarcelado desde finales de los años 90 y no se tenían noticias de él desde hace tiempo”. También denuncia otros casos de arrestos, como el que se produjo en la primera semana de agosto, cuando “el sacerdote Pablo Huo Junlong, vicario general de la diócesis de Baoding, en la provincia de Hebei, fue detenido por la policía junto a otros siete sacerdotes y dos seminaristas”. La lista continúa con el caso de los sacerdotes Pablo An Jianzhao y Juan Bautista Zhang Zhenquan, que “han sido condenados a un período de reeducación a través de trabajos forzados. Los demás, estarían todavía detenidos en Quyang (Baoding), a excepción de tres que no pertenecen a esta diócesis”. Según los datos de que dispone la Santa Sede, “los miembros del clero de la diócesis de Baoding, detenidos o privados de libertad, son 23”. Entre ellos se encuentran el obispo, monseñor Santiago Su Zhimin, desaparecido en septiembre de 1997 y su auxiliar, monseñor Francisco An Shuxin, del que no se tienen noticias desde marzo de 1996. Otros arrestos denunciados son el del administrador diocesano de la archidiócesis de Fuzhou, junto con dos sacerdotes y un seminarista. Finalmente, el Vaticano hace una llamada a que se respeten los derechos fundamentales del hombre en China.

Campaña planificada

China parece dispuesta a restringir la expansión del cristianismo en el país. De hecho, con una planificada campaña, las autoridades chinas están utilizando para lanzar sus ataques contra las iglesias cristianas unas tácticas similares a las empleadas para aplastar el movimiento espiritual Falun Gong, según informa el WALL STREET JOURNAL. “La extensión del cristianismo preocupa verdaderamente al gobierno, por lo que se ha convertido en un objetivo”, declaraba al prestigioso diario Kang Xiaoguang, de la Academia de Ciencias China. El Gobierno chino utiliza el término “cultos” para reprimir cualquier movimiento que no haya recibido el permiso oficial para funcionar. El punto de mira está especialmente dirigido hacia los grupos católicos, los evangélicos y los protestantes, que se han expandido rápidamente. Dos organizaciones encargadas de recoger documentación sobre la persecución religiosa en China, el Center for Religious Freedom y Compass Direct, han elaborado una lista de actuaciones concretas que ilustra esa política de represión.

Reprimir al mensajero

Los periodistas críticos con el sistema también están en el punto de mira de las autoridades chinas. En la localidad de Fuyang, provincia de Anhui, se ha juzgado por difamación a un matrimonio de periodistas chinos por un best seller sobre los abusos a los campesinos en China. El libro Informe sobre los campesinos chinos, pese a estar prohibido, ha vendido ya más de seis millones de ejemplares. Chen Guidi y Wu Chuntao realizaron un trabajo de campo durante los años noventa en mencionada provincia de Anhui, paradigma del mundo agrario chino, en el que denunciaban los abusos e injusticias que padecen millones de campesinos en la actual China del despegue económico. Según este informe, la política de bajos precios de los cereales, la expropiación con indemnizaciones injustas y el control de la emigración son las tres excusas del Estado para explotar al campesinado.

El país más poblado de la Tierra, con casi 1.300 millones de habitantes, se ha convertido, pues, en uno de los que más riqueza genera, con unas profundas transformaciones económicas, políticas, sociales y culturales; pero también con unas desconcertantes contradicciones, como las tremendas desigualdades sociales, las crisis de recursos y el deterioro del medio ambiente, además de una política represiva sobre los disidentes y una sistemática persecución contra la población cristiana en el país.


Arrecia la persecución de cristianos en China. Las autoridades intensifican la línea dura.

PEKÍN, 11 de septiembre de 2004 (ZENIT.org).- China parece determinada a restringir la expansión del cristianismo en el país. Las autoridades están ahora usando las mismas tácticas contra las Iglesias cristianas que emplearon para aplastar el movimiento espiritual Falun Gong, informó el 27 de julio el Wall Street Journal.

La campaña, ordenada a fines del año pasado por los líderes políticos chinos, según el Journal, está siendo llevada a cabo por una parte del destacamento que coordinó la campaña contra Falun Gong. El principal foco se encuentra en las zonas rurales, donde está aumentando el fervor religioso.

«La extensión del cristianismo preocupa verdaderamente al gobierno, por los que se ha convertido en un objetivo», declaraba al Wall Street Journal Kang Xiaoguang de la Academia de Ciencias China.

El gobierno apunta a los que denomina «cultos», que son descritos de modo libre. En la práctica, el término se aplica a cualquier grupo que no haya recibido el permiso oficial para operar. Aparte de la continua persecución a los grupos católicos que no se someten al control oficial, el gobierno está particularmente preocupado por los grupos evangélicos y protestantes, que se han expandido rápidamente.

Crónica de la persecución

Dos organizaciones activas en documentar la persecución religiosa, el Center for Religious Freedom, una sección de Freedom House, y Compass Direct, han recogido noticias sobre la campaña de las autoridades de un amplio abanico de fuentes. Entre los informes de los pasados meses se encuentran los siguientes sucesos:

  • 22 de julio. Más de 100 líderes religiosos son arrestados en la provincia occidental de Xinjiang. Los arrestos tuvieron lugar durante un encuentro organizado por la Iglesia de Ying Shang, una gran red de hogares iglesia cuya cabeza se encuentra en la provincia de Anhui. Los arrestos tuvieron lugar poco después de que 40 líderes de la iglesia-hogar fueran arrestados cuando asistían a un seminario de formación en la ciudad de Cheng Du, en la provincia de Sichuan.
  • 19 de julio. Las autoridades chinas detuvieron e interrogaron al líder de la iglesia-hogar, Samuel Lamb, tras los servicios religiosos del 13 de junio. Diez de sus colaboradores fueron también detenidos e interrogados. Ésta es la primera vez en 14 años que las autoridades chinas toman medidas represivas contra Lamb, que se informa que recibe a 3.000 fieles a la semana en su lugar de reunión en Guangzhou.
  • 5 de julio. Una mujer de 34 años fue golpeada en la cárcel hasta la muerte el día de su arresto por haber repartido biblias en la provincia de Ghizhou. La policía arrestó a Jiang Zongxiu el 18 de junio por sospechas de «esparcir rumores e incitar a disturbios de orden social», según la prensa local. Su suegra, Tan Dewei, fue arrestada con Jiang pero fue puesta en libertad más tarde. Ella explicó que la policía golpeó a Jiang repetidamente durante el interrogatorio
  • 23 de junio. El Vaticano protestó a China con dureza por la detención de tres obispos católicos –uno de ellos de 84 años- el mes anterior. La declaración consideraba el arresto de los obispos «inconcebible en un país basado en las leyes». El obispo de 84 años de Xuanhua fue arrestado el 27 de mayo. Otros dos obispos, de Xiwanzi y Zhengding, fueron detenidos durante algunos días en junio.
  • 24 de mayo. Gua Xianggao, un profesor del grupo de la iglesia-hogar, fue golpeado hasta la muerte por los funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública.
  • 16 de mayo. Dos sacerdotes católicos, Lu Genjun y Cheng Xiaoli, fueron arrestados el 14 de mayo en An Guo, provincia de Hebei, por la policía de seguridad del gobierno.
  • Los sacerdotes estaban a punto de comenzar las clases para los cursos de planificación familiar y teología moral. El padre Lu había sido arrestado previamente el Domingo de Ramos de 1998 por un corto periodo. Fue arrestado otra vez poco después de la Pascua del 2001 y detenido durante tres años.
  • 10 de mayo. Los cristianos chinos proporcionaron evidencias de la persecución en un encuentro especial convocado por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en abril. Los testigos testificaron sobre apaleamientos, torturas y hostigamiento. Los miembros femeninos de la Iglesia del Sur de China también dieron testimonio de torturas y asaltos sexuales a manos de los oficiales de policía. Sus evidencias se apoyaban en documentos y en un vídeo que mostraba la destrucción de una iglesia en la provincia de Zhehiang.

Temor a la religión

Una mirada profunda a las razones que están detrás de la persecución del gobierno contra los grupos religiosos fue publicada el 31 de marzo por la organización de derechos humanos con sede en Noruega, Forum 18. El Décimo Congreso Nacional del Pueblo, que concluyó en Pekín el 14 de marzo concluía con una enmienda a la constitución china, estableciendo que «el estado respeta y salvaguarda los derechos humanos».

Forum 18 observaba que esta nueva disposición levantó escepticismo entre los comentaristas, dado que la constitución ya contenía garantías de protección de los derechos humanos. Estas garantías no han impedido violaciones pasadas.

De hecho, el informe observaba que el 5 de marzo, el mismo día en que se abrió el Congreso, fue arrestado el obispo de Qiqihar en la provincia de Heilongjiang, Mons. Wei Jingyi. Y el mismo día, la policía arrestó, detuvo y golpeó a Hua Huiqi, un líder oficioso de la iglesia-hogar en Pekín.

Un factor importante tras la represión, según Forum 18, puede encontrarse en la ideología comunista. La política oficial prohíbe que los miembros del Partido Comunista se adhieran a ninguna creencia religiosa o participen en actividades religiosas.

E incluso aunque la ideología comunista ya no es tan popular, en noviembre del año pasado un artículo en el Diario del Pueblo, el periódico de Partido Comunista, titulado «Un Estudio Histórico de la Teoría y Política sobre la Religión del Partido Comunista en China», condenaba la religión.

«Mantener la oposición fundamental en la visión del mundo entre marxismo y religión», indicaba el artículo, «es, por supuesto, esencial para mantener la oposición fundamental entre la ciencia y la religión. La religión es una reflexión ilusoria e inversa del mundo externo, mientras que la tarea de la ciencia es comprender el mundo objetivo en concordancia con la realidad, abogando por la búsqueda de la verdad de los hechos y persiguiendo la verdad objetiva».

Forum 18 afirmaba que el gobierno teme a la religión porque representa una amenaza a la capacidad del Partido Comunista para movilizar a las masas, especialmente el campesinado. Los funcionarios estiman que hay por lo menos 100 millones de creyentes de todos los credos en China, y las autoridades están preocupadas por el hecho de que las religiones puedan repetir lo que ocurrió en el pasado, cuando la religión fue un factor clave en las revueltas populares.

Preocupación por los derechos humanos

China también continúa manteniendo estrictos controles sobre la expresión y organización políticas. Una nota de prensa del 14 de abril de Amnistía Internacional (AI) subrayaba algunas de las preocupaciones sobre los derechos humanos en China.

  • Campaña contra los usuarios de Internet: a finales de marzo, al menos 60 personas fueron detenidas y encarceladas por acceder o hacer circular información políticamente sensible en Internet. Según AI, la censura de Internet practicada por el gobierno chino es la más dura del mundo, y muchos de los controles más estrictos han sido puestos en marcha desde el 2000.
  • Pena de muerte: China continúa ejecutando a más personas que todo el resto del mundo en conjunto. Las ejecuciones son llevadas a cabo tras juicios que están lejos de las garantías internacionales de un juicio justo. AI declaraba que la pena de muerte continúa utilizándose de modo extensivo y arbitrario como resultado de la interferencia política. Y la gente continúa siendo ejecutada incluso por crímenes no violentos como fraudes tributarios e incitación a la prostitución.
  • Tortura, juicios injustos y detención administrativa: Los malos tratos siguen ampliamente extendidos en las comisarías de policía, prisiones y campos de trabajo. Asimismo, a los acusados tanto de delitos políticos como criminales se les sigue denegando el debido proceso y el acceso a los detenidos por parte de los abogados y los miembros de sus familias está severamente restringido. El progreso económico de China en los últimos años tiene todavía que igualarse con avances en la libertad religiosa y política.