Botín, otro dueño de España

1268

El Banco de Santander obtuvo en el año 2005 unos beneficios de 6.220 millones de euros, que supone un incremento del 72,5% respecto al año anterior, siendo la primera empresa española que supera los 6.000 millones de euros.

La distribución de beneficios por áreas geográficas ha sido de un 32% en Iberoamérica, un 54% en Europa Continental y un 14% procedente de la compra del banco inglés Abbey.

La entidad se ha convertido en el décimo banco mundial por capitalización bursátil y va a seguir aumentando su poder económico con la compra de nuevos bancos como ya ha anunciado Botín en la última junta de accionistas.

Las causas de esta situación son entre otras: el incremento de las comisiones que ha supuesto un 32,47% en el año 2005, un total de 6.071 millones de euros, el aumento del negocio de las hipotecas que crecieron un 25% el año pasado por la fuerte especulación de la vivienda, la venta de sus participaciones en empresas como la energética Unión FENOSA, la empresa de comunicaciones Auna y Royal Bank of Scotland y que le han reportado unas plusvalías de 1.008 millones de euros. Una política fiscal que ha permitido al banco importantes bonificaciones por las compras de empresas en el extranjero. La explotación laboral, no en vano el Banco ha prejubilado a 800 trabajadores y los ha sustituido con trabajadores eventuales (en un 48% de los casos) y en prácticas (un 35% de las nuevas contrataciones) con peores salarios y condiciones laborales. Tampoco podemos olvidar que el banco en 2004 tenía más del 12% de sus reservas declaradas y casi el mismo porcentaje de sus beneficios en paraísos fiscales donde no se pagan apenas impuestos y donde el secretismo de las operaciones es mucho mayor. Por ejemplo, a través del Coutts Bank propiedad del Santander se han realizado pagos de comisiones ilegales a Pinochet. Una política imperialista en Iberoamérica con fuertes inversiones que han llevado a la privatización de las pensiones y a intereses abusivos. Una política cultural imperialista que hace que a través de una alianza sin precedentes a escala mundial entre el banco y el mundo universitario con más de 409 convenios firmados con universidades se esté produciendo un robo de cerebros hacia los intereses particulares del banco.

Ante esta inmensa concentración de poder económico en manos de la familia Botín y de una oligarquía financiera (hay que recordar que por ejemplo uno de los hombres más ricos de España como es Amancio Ortega, dueño de la multinacional Inditex, ha incrementado su inversión en un 67% en los meses de octubre y diciembre de 2005 y ya controla un 0,1% del capital del Banco) podemos afirmar que el gobierno que preside Rodríguez Zapatero y que se dice socialista no ha hecho nada para impedirlo practicando una política de apoyo a la gran banca.

¿No es una inmoralidad que mientras a la banca se le permita obtener beneficios de más de un billón de pesetas con subidas de más de un 70%, los trabajadores españoles hayan visto disminuir por segundo año consecutivo su salario real con subidas de apenas un 2,5%, mientras los alimentos frescos subían un 4,5% o la vivienda más de un 15%? ¿No es una inmoralidad que mientras el banco de Santander gana miles de millones con la venta de Unión FENOSA al pueblo se le exija más sacrificio para pagar un 10% más cara su factura de energía?

¿Por qué este gobierno que se dice socialista se ha negado a que se juzgase en el banquillo a Botín y compañía por defraudar a Hacienda miles de millones y va a beneficiar con el nuevo impuesto de sociedades a las cien mayores empresas multinacionales españolas mientras que los trabajadores van a tener que pagar este año más a Hacienda en el IRPF y con la subida de los impuestos indirectos?

¿Por qué este partido que se dice socialista no ha llevado ninguna medida durante los dos años que lleva gobernando para promover las cooperativas de crédito que permitan a las familias liberarse de las condiciones usureras de la banca?