Carta del Obispo de Bangassou: «A los pobres los tendréis siempre…»

491

Mons. Juan José Aguirre, Obispo de Bangassou, en la Republica Centroafricana, ha escrito esta carta en la que analiza la situación actual de algunas de las miles de personas que sufren, en distinto lugares del mundo. Una mirada llena de ternura a situaciones de gran dificultad, en los ojos de este hombre que lleva mas de cuatro décadas en África, en primera línea, enfrentándose a situaciones muy complicadas en su día a día, pero manteniendo siempre intactas su sonrisa y la ilusión por su trabajo:

«Uno de mis curas tuvo que escaparse por piernas 3.000 km atravesando el Congo, durmiendo de día y caminando de noche. Ésta les amparaba en su huida loca para alejarse del genocidio de Rwanda y llegar al Congo Brazza o a Centroáfrica. Eran como 50 familias. Tres meses después, al borde del turbulento río Oubangui, las piernas del 80% ya habían fallado. Uno de los pocos, que logró atravesar en una mísera piragua, un joven fuerte de espíritu en un entorno descarnado y estresante, llegó a Centroáfrica y fue acogido por la diócesis de Bangassou en donde hoy está incardinado como sacerdote. Pobres todos aquellos que murieron en aquella salvaje travesía de adultos y de niños!! Son los pobres inmigrantes de este mundo.

Ceuta

Pensaba en esto viendo correr los que atravesaron la valla en Ceuta hace unas semanas creyendo que iban a ver jugar a Messi, mientras sus madres, alocadas, les llamaban desde las ventanas y se desesperaban por unos chavales, ya eslabones perdidos en esa preciosa ciudad del sur. Pobres inconscientes! En sus casas, en familia, menores no acompañados (MMs), siempre estarán mejor que pateando calles como peonzas… Ni Ongs especializadas los educarán mejor que sus propias familias.

Sudán

Pararle los pies, si, eso es lo que quisieron hacer al pobre Obispo de Rumbeck (Sur Sudan), Monseñor Christian Carlassare, (comboniano de 44 años) pastor de una iglesia violentísima en plena guerra civil de la que ha sido nombrado Obispo el 8 de marzo pasado. Lleva en Sudán desde 2004 y se ha tragado con su gente empobrecida una guerra civil muy cruenta. En Sudán todo el país está empobrecido, no sólo las personas y las familias. Christian huele a oveja y tiene un corazón de carne. Dice, como los padres de la Iglesia, que no hay que odiar a los asesinos sino lo que hacen y las miserias que provocan. Que sólo el perdón crea puentes, que el odio entre etnias los destruye. Por eso, unos pirados, exaltados o sicarios, nunca lo sabremos, entraron en su casa en el mes de abril y le ametrallaron las piernas pocos días antes de su consagración episcopal. Ahora, con muletas y decidido a luchar por la paz, acaba de volver a Rumbeck, con la palabra perdón en la boca y temblor de sangre derramada en sus piernas.

Afganistán y Siria

Unos vuelven, otros huyen. Lo estamos viendo en Afganistán. Miles de pobres, pánico en el alma, huyen de la negra espesura pues creen que sólo queda huir para salvar la vida. En toda oscuridad siempre quedan briznas de luz, que es la que lleva a huir creyendo salvar la vida. Ahora todo el mundo parece hacerse eco, odiando a los talibanes y lo que hacen. Unos años antes, cuando fue el éxodo de aquellos pobres Rhoniyas, corriendo por entre zarzas y piedras del desierto, pocos movieron los hilos diplomáticos para ir en su ayuda y terminaron trofeos indefensos del Daes en una Siria desbastada. Muchos fueron fusilados, muchas se las llevaron como esclavas sexuales y pocos países movieron un dedo por ellos. Ni siquiera las feministas parecieron conmoverse! Los pobres de esta tierra! Los anawin! A los que Jesús les presta su Rostro!!

Selva amazónica, China, Pakistán, Birmania

No fueron los únicos. Mirad en la selva amazónica. Conozco de misioneros que viven en la selva del Brasil con estos pobres de la tierra para hacer de pantalla frente a madereros y terratenientes sin escrúpulos. En China hay toda una región que está siendo esclavizada para convertirla en campo de adoctrinamiento. Pobres sin libertad, les marean el celebro con cantos y slóganes para someterlos mejor. Los pobres de China, o los de Pakistan, los parias de la Birmania… Musulmanes que viven sin saberlo las Bienventuranzas porque lloran ya sin parar y que verán a Dios los primeros.

Centroáfrica, Sudán, el Chad, Níger

Entre 2015 y 2021, 600.000 centroafricanos huyeron con lo puesto hacía países limítrofes para escapar de la pesadilla que estamos viviendo con los mercenarios extranjeros que controlan Centroáfrica. Otros países, como el Sudan, el Chad o el Níger ponen la zancadilla a Centroáfrica y provocan una caída masiva (sobre todo de nivel de vida, de dignidad, de falta de derechos humanos), en donde la gente queda apelotonada y pisoteada, también los jóvenes, agrio el corazón, sin trabajo y con pocas ganas de trabajar, muchos de ellos en la cárcel o muertos en la avalancha. Nadie parece querer venir a ayudarnos, se arrodillan sólo los rusos oliendo oro, y encima se nos echa encima otro aplastamiento, este de covid19, la ola delta que de verdad está matando y que también a mí, haciendo causa común con los pobres, me ha puesto en cuarentena hasta que el test, que debe llegar en estos días, de negativo. Algunos países se pagan la tercera dosis mientras que la mitad de la humanidad no ha recibido aún la primera. Es una crisis global. La respuesta debe ser global, no egoísta. Monseñor Carlassare vuelve al Sudan a causa de los pobres, los que ya han heredado el reino de los Cielos, al igual que él, porque es pacífico. Los pobres estarán siempre con nosotros y siempre podremos ayudarlos a vivir con dignidad, a enseñarles donde encontrar recursos y trabajo, o simplemente, a los más vulnerables, a amarlos. Tener compasión con los no aún vacunados.

Europa

Hay personas en Europa, me dicen, que viven con ansiedad la presencia en el mundo del Islam radical, la brutalidad del cambio climático, el cambio de época que estamos ya viviendo o su propia autodegradación cuando, por ejemplo, ya no hay escrúpulos para matar a seres vivos (infanticidio lo llamaban antes, ahora IVG) con la excusa de que la carne es dueña de la carne y que solo han pasado 4 meses desde la concepción. Esto, en nuestro ser profundo, crea ansiedad. Esta mentalidad podría cambiarse, luz en la oscuridad, como hacen miles de voluntarios en asociaciones como Cáritas parroquiales, honrando al prójimo, ayudando con amor y sentimiento, lavando los pies a los más vulnerables. Porqué nos ponemos de perfil y dejamos a otros hacerlo en nuestro lugar? Y si hay un dueño de las vidas ese es Dios. El espectáculo de un mundo lleno de catástrofes es plato de poco gusto. Para eso tenemos la fe. Si la fe no nos sirve de consuelo y aliciente en momentos como estos, para qué la queremos? Auto aislarse en su propio nido, tampoco es la solución. La fe, como el Pan de la Eucaristía es para ser compartida. Vivir mirándose el propio ombligo no es la solución de nada. Cristo pregunta a sus discípulos si también ellos quieren irse, escandalizados por la Eucaristía. En Europa, ya no lo puede preguntar porque la mayoría ya se han ido. En aras de la libertad, lejos de Dios, muchos corazones están solamente llenos de vacío, de silencio que un día debe despertar. Porque uno no se va a quedar vacío toda una vida, ¿no? Que la vida hay que llenarla de algo que la caliente.

42 años en Centroáfrica

Llevo en este país 42 años, toda una vida. Una vez una mujer amiga quiso ungirme los pies, durante una misa de martes santo, con perfume de nardo. Con mis típicas sandalias en los pies sólo tuve que quitarme los calcetines y aquel gesto simbólico que María la de Lázaro hizo con Jesús, me lo hicieron también a mí. Yo sabía que no era a mí, sino a los pobres que yo representaba, los pobres de Bangassou, los pobres negrísimos de las pateras, “espaldas mojadas” del África subsahariana. Los pobres que huyen del incendio que ha asolado su casa en Arizona, los pobres que atraviesan la calle en la inundación, el agua hasta la cintura, los pobres que vieron su casa derrumbarse en el terremoto de Haití, los 320 millones de pobres, dice el PAM, que el cambio climático va a dejar sin algo que llevarse a la boca.

Los pobres siempre estarán ahí

Si yo fuera ellos, también lo intentaría, aunque tuviera que meterme en el agua hasta el cuello. Porque para llegar a EEUU desde Honduras o a Europa desde el Malí, no sólo hay que mojarse los pies, sino todo el cuerpo y hasta el alma. Los pobres que son esclavizados en el desierto de Argelia, o vendidos en las cárceles de Libia, los pobres de las pateras!!! Pasará otra época y los pobres estarán siempre ahí!!

Fuente de la noticia