Continúa la desinformación sobre los éxitos de la investigación con células madre adultas

1786

Curan a un niño beta-talasémico en Italia gracias a un trasplante de células estaminales extraídas del cordón umbilical y atribuyen el éxito a la fecundación in vitro, a pesar de los embriones destruidos

Por Josu de la Varga
ForumLibertas.com

Curan a un niño beta-talasémico en Italia gracias a un trasplante de células estaminales extraídas del cordón umbilical y atribuyen el éxito a la fecundación in vitro, a pesar de los embriones destruidos

El éxito científico obtenido en Italia al curar a un niño beta-talasémico de 5 años, gracias a la utilización de células madre extraídas del cordón umbilical de sus hermanas gemelas de cuatro meses, nacidas por fecundación in vitro, ha quedado empañado por una campaña de desinformación que pretende magnificar las técnicas de reproducción asistida. El proceso de fecundación de las dos gemelas que se llevó a cabo en Turkia dio origen a 12 embriones, 3 de los cuales fueron implantados –uno fue abortado espontáneamente- y los otros 9 fueron descartados y eliminados. Sin embargo, la curación del niño ha sido atribuida precisamente a los “beneficios” de este proceso y no al hecho de haber empleado células del cordón umbilical. Mientras tanto, en España, el Gobierno central financia la investigación con embriones para la obtención de células madre mientras minimiza las ayudas, por ejemplo, al Centro de Investigaciones Oncológicas que dirige el científico Mariano Barbacid.

Desinformando

El pasado 6 de septiembre un equipo formado por médicos del Policlínico San Mateo de Pavía y del Policlínico de Milán anunciaba el éxito del trasplante de células madre extraídas del cordón umbilical de las dos hermanas gemelas a su hermano. Ahora bien, tal como indica la doctora Claudia Navarini, profesora en la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma, una “técnica clásica de la desinformación” ha desplazado la importancia de esta noticia. El “enésimo éxito terapéutico de la medicina regenerativa a través de las células estaminales embrionales” se ha convertido en una falsa noticia “magnificando los ‘beneficios’ del diagnóstico genético prenatal y de la selección de los embriones y desencadenando un debate manipulado sobre el modo en que habían sido obtenidas las gemelas ‘sanas y compatibles’”. De esta manera –insiste Navarini- se ha desatado en Italia una “nueva oleada de propaganda a favor de un referéndum para abrogar la ‘Ley 40’ sobre la procreación médicamente asistida que prohíbe este procedimiento”, la selección y eliminación de embriones, y que también “prohíbe la investigación con células estaminales embrionales”.

Por su parte, el profesor Franco Locatelli, director de la sección de Oncohematología del San Mateo de Pavía, uno de los médicos que han participado en la intervención del pasado 12 de agosto con el niño beta-talasémico, ha afirmado que “respecto al resultado del trasplante, el hecho de que la señora se haya dirigido a la inseminación artificial no tiene ninguna influencia”. Y la doctora Navarini añade que la beta-talasemia, una enfermedad hereditaria de la sangre, “es tratada desde hace tiempo, a veces en forma resolutiva, con el trasplante de médula” procedente normalmente de un “donante vivo consanguíneo para disminuir las probabilidades de rechazo”. A esta técnica se va sumando el trasplante de células estaminales, “en particular de las extraídas del cordón umbilical, capaces de reparar la sangre enferma del talasémico devolviéndole la capacidad de producir glóbulos rojos normales”. Para ello, es necesario que haya “compatibilidad entre donante y receptor”, precisa la doctora. La especialista subraya que el hecho de que “el éxito de la intervención no depende del modo en que los cordones umbilicales que han curado al pequeño talasémico han sido obtenidos, contrariamente a las engañosas e insistentes palabras de orden mediático” que insisten en que “gracias al diagnóstico pre-implantación, prohibido en Italia, ha sido posible salvar una vida”.

España financia células embrionarias y descuida I+D

En el caso de España, el Gobierno central decidía el pasado 9 de julio destinar 18 millones de euros a los proyectos de crear en Cataluña y Andalucía 2 centros de investigación con células madre embrionarias. En Barcelona se construirá el Centro de Investigación en Medicina Regenerativa que conducirá el investigador Juan Carlos Izpisúa, y en Granada está previsto levantar el nodo central del Banco Nacional de Líneas Celulares. Mientras el Gobierno socialista prevé hacer estas inversiones, el reconocido científico Mariano Barbacid, a cargo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), considera del todo insuficientes los fondos que el Estado destina en concepto de I+D a su fundación. Barbacid confirma que los proyectos científicos financiados por el Plan Nacional de I+D reciben un promedio de 30.000 a 35.000 euros por año e investigador, una cifra a su juicio del todo insuficiente. “Yo ya me habría ido de España si no fuera por los fondos de la Unión Europea y por las ayudas complementarias que da el Gobierno español cuando ha obtenido fondos comunitarios. De hecho, mi grupo ha recibido más dinero en ayudas complementarias que del propio Plan Nacional” explicaba recientemente ante los asistentes a una conferencia suya. Mariano Barbacid regresó a España en 1998 para hacerse cargo del CNIO tras dos décadas de trabajo en los Estados Unidos.

Científicos japoneses devuelven la vista a 4 pacientes utilizando células madre adultas

Por Josu de la Varga

Es la primera vez que se consigue reparar la córnea reemplazando el tejido dañado que impide la visión por otro creado en laboratorio a partir de células extraídas de la boca del propio paciente.

Las células madre adultas han vuelto a demostrar que, en aplicaciones terapéuticas, son mucho más efectivas que las obtenidas a partir de la manipulación de embriones humanos. Un equipo de científicos japoneses de la Universidad de Osaka ha conseguido devolver la vista a 4 pacientes que tenían dañada la córnea, al reemplazar el tejido deteriorado por uno nuevo creado en laboratorio a partir de células madre extraídas de la cavidad bucal del propio paciente. Mientras tanto, el Ministerio de Sanidad está ultimando un Real Decreto para poder investigar en España con embriones con el consentimiento informado de los progenitores, desoyendo así las voces que piden al Gobierno que vuelva la vista hacia los resultados obtenidos hasta ahora con la utilización de células adultas.

El procedimiento que ha seguido el equipo de Kohji Nishida, publicado el 16 de septiembre en la revista médica THE NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE, ha sido similar al de otros trasplantes de células corneales. Una vez obtenida una pequeña muestra de tejido de 3 milímetros de la boca de los pacientes, cultivaron ese tejido en laboratorio y se aislaron las células madre de la mucosa para transformarlas después en un nuevo tejido de iguales características que el epitelio corneal. Acto seguido se procedía al implante y la nueva capa reparaba la superficie de la córnea dañada, una membrana transparente que se vuelve opaca al sufrir agresiones externas como quemaduras, traumatismos o infecciones. El trasplante conseguía así devolver la transparencia y la agudeza visual a los 4 pacientes tratados y, después de 14 meses, los buenos resultados conseguidos se mantienen. Los beneficios obtenidos en estas intervenciones son similares a los que se consiguen con el trasplante de células madre obtenidas de los ojos de donantes o del propio paciente, pero sin los inconvenientes de posibles rechazos inmunológicos y sin nuevas agresiones en el ojo sano.

Los expertos opinan

Con respecto a este último avance en el tratamiento de córneas dañadas, según informa el diario ABC, el responsable del Área de Terapia Celular de la Clínica Universitaria de Navarra, Felipe Prósper, opina que el equipo de científicos japoneses ha dado un gran paso, “pero es necesario depurar más la técnica para saber qué pacientes se podrán beneficiar en la práctica”. También José Luis Güell, director de la Unidad de Córnea del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona cree que, si se consolida la técnica, “contaremos con un procedimiento mucho más sencillo para ayudar a los enfermos con insuficiencia límbica, cuando la córnea no es transparente y la visión del paciente es escasa”.

Oídos sordos

El Ministerio de Sanidad, mientras tanto, hace oídos sordos a todas las voces que solicitan una mayor atención hacia los resultados obtenidos en la investigación con células estaminales adultas. De hecho, la ministra Elena Salgado acaba de anunciar que el Gobierno cuenta ya con un proyecto de Real Decreto que desarrolla la ley sobre técnicas de reproducción asistida con el fin de favorecer los estudios con células madre obtenidas de embriones, que posteriormente son destruidos, previo consentimiento informado de los progenitores. La ministra recordaba también que el fomento de la investigación es una de las prioridades del Gobierno y en particular la investigación en el campo de la Biomedicina, pero no hacía ninguna mención al fomento de la investigación con las células estaminales adultas.


Fecha publicación: 2002-12-19

Nota episcopal sobre la utilización de embriones humanos en la investigación

Redactada por la Subcomisión Episcopal para la Familia de España

MADRID, 19 diciembre 2002 (ZENIT.org).- Publicamos la «Nota sobre la utilización de embriones humanos en la investigación de células madre» publicada este jueves por la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Vida de la Conferencia Episcopal Española.

* * *

1. Nuevos avances de la biomedicina
En los últimos años la medicina y la biología han experimentado una verdadera revolución que ha ido cambiando, de un modo espectacular, tanto aspectos conceptuales básicos como el enfoque de las enfermedades y sus distintas opciones terapéuticas. La denominada medicina reparadora, basada principalmente en la utilización de las denominadas células madre, con la intención de regenerar tejidos y de este modo curar o tratar enfermos, está despertando el máximo interés.

Algunos procesos patológicos (como el daño miocárdico postinfarto, la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, la diabetes tipo 1, etc.), son ocasionados por la degeneración, disfunción o muerte de determinados tipos de células. La medicina se propone regenerar estas células practicando microtrasplantes de células que, de un modo similar al transplante de un órgano entero, podrían suplantar la función de las células alteradas. La mayor dificultad es la obtención de los tipos celulares deseados. Es aquí donde la investigación considera las posibilidades que ofrecen las células madre. Este es, también, el punto que plantea mayores discusiones entre científicos y mayores problemas de carácter ético.

2. Diversos tipos de células madre
Las células madre son células indiferenciadas a partir de las cuales se pueden obtener células de distintos tejidos. Se caracterizan por la posibilidad de poder ser cultivadas indefinidamente en un medio experimental. Se pueden clasificar por su origen y por su diferenciación. Por su origen, pueden ser embrionarias o de tejidos adultos. Por su diferenciación, pueden ser totipotentes (pueden dar lugar a un individuo completo de su especie), pluripotentes (pueden dar lugar a células de todo tipo de tejidos), multipotentes (pueden dar lugar a células de diversos tejidos) y unipotentes (sólo dan lugar a células de un solo tejido).

Las células madre embrionarias se logran extrayéndolas de los embriones humanos, de los producidos directamente para obtenerlas o de los producidos por las técnicas de fecundación in vitro, congelados o no. Su implante permitiría que a partir de ellas se formaran células específicas del tejido que se pretende regenerar. Como vemos, ello supone manipulación, utilización y destrucción de embriones humanos.

En los últimos años, acreditadas investigaciones han puesto de manifiesto que no sólo se encuentran células madre multipotentes en los embriones, sino que también las hay en diversos tejidos adultos (en la médula ósea, en el tejido hepático, en el tejido adiposo, etc). Estas células madre multipotenciales, procedentes de organismos adultos, ofrecen similares posibilidades de investigación y de aplicación terapéutica a las embrionarias, sin las graves implicaciones éticas que conlleva el uso de embriones humanos.

3. Campañas de opinión confusas
En el momento actual, en España, un sector de la industria biotecnológica y diversos grupos de opinión están promoviendo una campaña de opinión a favor de la clonación denominada terapéutica y la derogación de las trabas legales para investigar con células madre de embriones humanos «sobrantes» de la fecundación artificial . Se está confundiendo a la opinión pública, creando falsas expectativas, y se está jugando con los sentimientos y necesidades de los enfermos.

Los que esto hacen están, sin duda, condicionados por fuertes intereses ideológicos y aun económicos, como ha sido denunciado por muchas voces autorizadas: «La decisión de algunos países de usar embriones humanos o incluso producirlos para propósitos terapéuticos tiene el respaldo de grandes inversionistas. Mientras tanto, programas éticamente aceptables y científicamente válidos que usan células madres de adultos para algunas terapias, con no menor éxito, atrae poco apoyo porque implica menos ganancia» .

4. Respeto incondicionado a todo embrión humano
A la luz de los conocimientos biológicos actuales, el embrión humano es, a partir de la fusión de los gametos, un individuo humano con una identidad bien definida por un código genético propio y exclusivo, el cual comienza desde ese momento su propio desarrollo coordinado, continuo y gradual, de tal modo que en ningún momento puede ser considerado como una simple masa de células.

«La Iglesia siempre ha enseñado y sigue enseñando, que al fruto de la generación humana, desde el primer momento de su existencia, se ha de garantizar el respeto incondicional que moralmente se le debe al ser humano en su totalidad y unidad corporal y espiritual: El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida».

El embrión humano merece la misma protección, sea viable o inviable para su transferencia al útero, mientras esté vivo. Distinguir entre embriones viables y no viables a efectos de darles un tratamiento jurídico diferenciado, sería contrario a la protección que el embrión merece en cuanto ser humano.

5. Progreso científico y ética, al servicio de la dignidad humana
Es clara la conclusión: por muy noble que sea el fin perseguido, es inaceptable moralmente la producción, manipulación y destrucción de embriones humanos. Nunca se puede instrumentalizar al ser humano. La ciencia y la técnica requieren la ética para no degradar sino promover la dignidad humana.

Hay, sin embargo, otras alternativas moralmente lícitas, como la utilización de células madre procedentes de organismos adultos para lograr los mismos fines que se pretenden alcanzar con las células madres embrionarias. Esta es la vía más razonable y humana que se ha de seguir para un verdadero progreso en este nuevo campo que se abre a la investigación y que ofrece una gran esperanza para muchas personas enfermas.

Por todo ello, queremos concluir mostrando nuestro apoyo al progreso científico y la investigación que ayuden a mejorar las condiciones de vida del ser humano; y congratularnos por los multiples avances de las ciencias biomédicas en las últimas décadas, que han permitido logros significativos en la lucha contra la enfermedad y han hecho posible un notable incremento de la esperanza de vida y mejor calidad de la misma para una parte importante de la humanidad.

Asimismo, pedimos a las autoridades que encaucen los recursos públicos hacia campos de investigación que respeten de modo pleno la inviolable dignidad que corresponde a toda persona, desde el momento de su concepción hasta el de su muerte natural. La investigación científica (como la economía, la política, etc.) debe dejarse orientar por la ética para que sirva verdaderamente al hombre, que nunca debe ser utilizado como un objeto, sino que siempre ha de ser reconocido y tratado conforme a su dignidad.


Sobre las razones de la inmoralidad de la reproducción «in vitro», cf. CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Instrucción Donum vitae sobre el respeto de la dignidad humana naciente y la dignidad de la procreación, 22.II.1987.
JUAN PABLO II, Discurso, 13.IV.2002.
JUAN PABLO II, Carta encíclica Evangelium Vitae, n. 60.
Cf. ACADEMIA PONTIFICIA PARA LA VIDA, Declaración sobre la producción y el uso científico y terapéutico de las células estaminales embrionarias humanas, 25.VIII.2000.
Véase CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, Instrucción pastoral La familia, santuario de lavida y esperanza de la sociedad, 27.IV.2001: capítulo 3, sobre el «Evangelio de la vida», nn. 100-132.