D. Tomás Malagón Almodóvar, sacerdote promotor de militantes cristianos

1183

“D. Tomás fue un precursor de la teología política y de la teología de la liberación cuando éstas aún no existían como tales. Fue promotór de 1ª la HOAC, ZYX y el Movimiento Cultural Cristiano. Él ejerció como teólogo de la liberación en España en la década de los 50”. Por ello, Gustavo Gutiérrez, padre de la teología de la liberación en Iberoamérica, afirmó que “empezó a interesarse por un nuevo talante espiritual y teológico a partir de la solidaridad con el pobre, en un cursillo que recibió en Irún dado por Malagón y Rovirosa”. Él fue siempre sacerdote de cuerpo entero, profundamente amante de la Iglesia, y por ello mismo fiel a los hombres con una fidelidad perseverante, hasta el fin… Creo que ha sido una de las figuras sacerdotales más importantes de la pastoral de la Iglesia en nuestro tiempo, dice Don Elias Yanez´. Le tocó la cruz propia de los que abren caminos nuevos, cuya orientación casi nadie comprende y pocos comparten entre quienes estaban más obligados a compartirlos y comprenderlos… Él fue un apasionado de la promoción de los laicos, de la promoción de militantes cristianos, afirmando la necesidad de una formación, no solamente intelectual, sino sólidamente espiritual, de oración, etc. Al mismo tiempo que la vertiente del compromiso cristiano…

1.- ALGUNAS NOTAS BIOGRÁFICAS

1917. – Tomás Malagón Almodovar, nació en Valenzuela de Calatrava (Ciudad Real)

1929. – Ingresa en el Seminario de Ciudad Real

1933. – Continúa los estudios eclesiásticos en la Universidad Pontificia de Comillas (Santander)

1936. – Con 19 años se integra en la división del General Galán, en el bando republicano (frente de Las Alpujarras) en el observatorio meteorológico, donde todas las noches la plana mayor tenía tertulias sobre marxismo. La experiencia de estos años de la guerra civil fue decisiva para su futuro, ya que se vio obligado a interrumpir sus estudios, aprendiendo a mirar la realidad desde una perspectiva opuesta a la que hasta entonces había vivido (familia católica tradicional y experiencia seminarística). En el frente conoció y trató con numerosos militantes anarquistas, socialistas y comunistas.
A punto de terminar la guerra civil, en su puesto de jefe de transmisiones, durante un ataque del ejército nacional con intenso bombardeo consiguió salvar del mismo a varios pueblos poniéndose en contacto con el frente enemigo. En estas circunstancias, en la que peligró su vida, prometió a Dios que si salía a salvo de la guerra, decididamente se haría sacerdote dedicado especialmente al apostolado obrero
“D. Tomás, según Julián Gómez, fue el sacerdote que consagró su vida a la evangelización del mundo obrero. Consciente de que el gran problema eclesial de su tiempo había sido “la apostasía de la clase obrera” centró su existencia en la respuesta a ese problema. D. Tomás había servido, durante la guerra civil española, en el bando republicano, en la comunista división Galán, en el observatorio meteorológico, donde todas las noches la plana mayor tenía una tertulia sobre marxismo. Esto le llevó a plantearse el cristianismo como respuesta. La generosidad de los compañeros trabajadores no era reconocida frecuentemente por los cristianos, ni mucho menos vivida con la entrega de su vida. Fue con su retorno a la Universidad de Comillas, con el encuentro del P. Nieto, S.I., cuando, paso a paso, fue desprendiéndose de su marxistización y afirmándose en el cristianismo dialogante. Sin esto, nos atrevemos a decir, que no hubiera sido el consiliario obrero que fue. Guillermo Rovirosa, después, completaría la colaboración cristiana en su formación.”

1940-43. Prosigue su formación en Comillas en medio de una crisis interior: “ En mi juventud mi espíritu crítico, mi descubrimiento de la filosofía del marxismo y otras circunstancias significaron como un eclipse de mi fe cristiana. Sin embargo, el deseo de ser fiel a mi palabra, dada a Dios, de entregarme al movimiento obrero, hizo que, antes de abandonar mi trayectoria anterior, me diese con intensidad al estudio de los problemas intelectuales que se me planteaban. La oración, más fervorosa cuanto más sufría en mi interior, y la experiencia religiosa personal y percibida en otros ( en especial la santidad del P. Nieto), fueron decisivas en aquellos momentos. El descubrimiento del sentido del mandamiento nuevo del Señor, con sus inagotables exigencias e implicaciones, fue entonces para mí un hecho deslumbrador. Así, al cabo de unos años lo principal de la crisis había pasado” En esa época de estudiante había decidido no rehuir ningún reto, ninguna dificultad, ni ninguna crítica de las que el mundo moderno planteaba a la Fe. Las hacía propias asumiendo la verdad que contenían y luego buscaba el modo de resolver el problema desde el punto de vista teológico. Con ello fraguó un método propio de diálogo, crítica y síntesis.

1943. – Ordenación sacerdotal. En el lema que puso en el recordatorio de su ordenación explicitaba que es la fuerza de Dios la que nos transforma y nos lleva hacia Él (En el recordario de su muerte también se anotó: “Por tu poderío lo condujiste a tu santa morada” Ex, 15, 30. “La fe, decía a menudo, es fruto del encuentro con el Señor” Este encuentro nos lleva a una permanente conversión al Señor, a una comunión efectiva, a una solidaridad activa y a una fidelidad a los pobres y oprimidos.

En Ciudad Real fue Rector y profesor de teología dogmática del Seminario y canónigo de la Catedral.

1944. Pasa a ser consiliario la Hermandad Ferroviaria de A. C.

1954 A petición de Rovirosa entra como consiliario nacional de la HOAC. Pocas semanas después de esta petición, según contaba, ocurrió un hecho que fue para él el momento de su “conversión vital a los pobres”. Tuvo que predicar una novena sobre Sto. Tomás de Villanueva. En el último día, mientras consideraba la pobreza y desprendimiento del santo, percibió que Dios le llamaba, a través de Rovirosa, a desarrollar su vocación apostólica en la clase obrera. Dejó todo y marchó a Madrid, al lado de Rovirosa. Desde entonces hasta la muerte de Rovirosa, acaecida en 1964, la amistad y la colaboración apostólica e intelectual entre ambos fue creciendo hasta el punto que se ha afirmado que eran “una sola alma en dos cuerpos”. Basta leer la despedida que hizo D. Tomás sobre Rovirosa, el 28 de Febrero de 1964, en la capilla del Hospital Clínico de Madrid.

Según los que le conocieron, D. Tomás fue un hombre de profunda y larga oración.. Saboreaba cada día con detenimiento la oración de las horas y la celebración de la eucaristía. Nunca dejaba de hacer oración. Los días que pasaba en casa alternaba la oración y el estudio con la audición de música clásica (Bach)Todo le sabía a Dios: las piezas de los músicos clásicos, las pinturas, las esculturas, la arquitectura, los poemas, el paisaje. Este modo de hacer oración lo aprendió de Rovirosa que en primavera le invitaba siempre a hacer oración contemplando las rosaledas del parque Oeste o del Retiro. Así cuando hablaba de la dimensión estética de la fe se le iluminaba el rostro y lloraba.

1954-64. Elabora, junto con Rovirosa y la aportación de los militantes, las tres obras decisivas de formación militante: Cursillo apostólico de primer grado, el Plan Cíclico y cursillo apostólico de 2º grado. Sin embargo, fueron muchos otros cursillos, de tipo teológico, filosófico, cultural y pastoral, los que elaboró e impartió por el país que estaban orientados a que los militantes vivieran una síntesis entre la experiencia cristiana (como corazón y motor) y la militancia cristiana. Algunos de estos cursillos fueron:

  • identidad cristiana
  • cristología fundamental
  • eclesiología fundamental
  • a Biblia como palabra divina y humana
  • espiritualidad cristiana
  • pastoral misionera
  • método de encuesta
  • historia de la Iglesia y pueblo
  • fe y política
  • teología del compromiso temporal
  • introducción al plan básico de formación política
  • la fe en el mundo actual
  • fe y ateísmos
  • marxismo y cristianismo
  • cristianismo y cosmovisiones cristianas (cursillo de 6 meses. ZYX)
  • cristianismo y filosofía (ZYX)
  • semana impacto
  • cursillo apostólico para enseñantes

Según Rafael Díaz Salazar “D. Tomás fue un precursor de la teología política y de la teología de la liberación cuando éstas aún no existían como tales. Él ejerció como teólogo de la liberación en España en la década de los 50”. Por ello, Gustavo Gutiérrez, padre de la teología de la liberación en Iberoamérica, afirmó que “empezó a interesarse por un nuevo talante espiritual y teológico a partir de la solidaridad con el pobre, en un cursillo que recibió en Irún dado por Malagón y Rovirosa”.

Consideraba la encarnación en los pobres como uno de los presupuestos básicos de los militantes cristianos. “La Iglesia -decía- debe de reproducir en la historia universal el misterio de la Encarnación, y así como Jesucristo asumió las peculiaridades de un pueblo concreto, la Iglesia ha de proceder también a una auténtica encarnación en cada una de las culturas de la tierra”). Por ello la espiritualidad de encarnación que transmitió en todos los militantes se basaba en la conversión permanente a Jesucristo y a nadie más (“Para el cristiano, Jesucristo es lo más decisivo, lo determinante y normativo para la existencia personal y colectiva”); en el amor a la Iglesia (“Cómo no amarla, sí a Ella le debo todo”, “Ella es, con sus luces y sus sombras humanas, la mediación obligada para el encuentro con Jesucristo”, “jamás querer prevalecer frente a la Iglesia”, “ lo importante es que la c. o. crea en la Iglesia y no en la HOAC”); y en la solidaridad con los empobrecidos (“Situados en el territorio sociocultural de la c. o. –hoy empobrecidos de la tierra- hay que someter a nuevo examen, a la luz siempre de la doctrina de la Iglesia, los hechos y las palabras reveladas por Dios, consignadas en la Sagrada Escritura y explicadas por los Santos Padres y el Magisterio jerárquico, para hallar la mejor formulación de la verdad cristiana”)

1964. – Deja de ser consiliario de la HOAC

1964.Tras la finalización del Concilio Vaticano II. D. Tomás acogió el Concilio con serena actitud de quien, desde hacía más de dos décadas, había venido trabajando, junto con Rovirosa, en la dirección que el Concilio va a legitimar y promover: la renovación de la Iglesia y la apertura a una nueva sociedad postindustrial, desde la solidaridad con los empobrecidos. Se planteó la renovación conciliar, desde la fidelidad a Jesucristo, la Iglesia y los pobres, mostrando lo nuevo enraizado en la historia de la Iglesia y de los pobres y ésta como base y germen de lo nuevo. Cuando venga, en la década de los 60-70, la 2ª crisis del apostolado laico promarxista, cargada de confusión y de secularismo, él profundizará sobre la importancia de la identidad y espiritualidad cristianas y en la puesta en marcha de nuevas asociaciones apostólicas que las encarnasen.

Es en esta época donde “hubo de sufrir en propia carne –nos dice D. Elías Yanes de él- las múltiples tensiones surgidas en la Iglesia y en la sociedad española en el periodo post-conciliar… Unas veces las incomprensiones vinieron de la jerarquía eclesiástica, otras veces de sus amigos, de grupos y de sectores cuya militancia cristiana él había despertado y promovido”.

Igualmente afirmaba D. Tomás: “Yo andaba inquieto y preocupado (en la década de los 70) por los derroteros que iban tomando muchos militantes, grupos y asociaciones de cristianos, a los que veía casi en actitud de pedir perdón por su fe, en un lastimoso abandono de toda actividad apostólica pura y adoptando un aire de bobalicón de doctrinas ante las teorías y las prácticas del marxismo… Quise, al menos, poner claridad insistiendo en aquellos aspectos que definen el carácter cristiano de los militantes y de sus actuaciones. Me gané con ello que a veces me colgasen el sambenito de pietista, derechista, integrista y de no sé cuantas cosa más. De modo parecido en los años 50 me llamaron marxista, temporalista y desviado teológicamente por advertir que el cristianismo no era sólo piedad, beneficencia y castidad y que dentro de él cabían mentalidades no precisamente franquistas o de derechas”

En esta época, sin embargo, aparte de recorrer la geografía española impartiendo cursillos,

  • Es encargado del Instituto Superior de Cultura Religiosa en Madrid (1964-74) y profesor en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla
  • Es miembro cofundador, con Rovirosa, Julián Gómez y otros militantes, de la Editorial ZYX
  • Funda y desarrolla el Colegio Escuela- Equipo en Madrid
  • Participa en la formación de FRATER y mujeres de AC

1980. Creación del MCC. El desarrollo del neocapitalismo en España y su ingreso en la UE, así como, tras la crisis promarxista del apostolado laico de los 60-70, la ausencia de la promoción sistemática de un laicado en la Iglesia hizo que naciera el MCC con tres exigencias indispensables: Radical vida de unión con Dios y con la Iglesia; Servicio a todos los hombres, desde la solidaridad con los empobrecidos, a través de la acción eclesial, cultural y socio política; Y profunda formación militante traducida en actitudes personalizadas. D. Tomás formó parte de su grupo inicial y de la primera coordinadora nacional del MCC y durante estos años hasta su muerte impartió múltiples cursos y cursillos. Destacamos la importancia que tuvieron los cursillos de Identidad Cristiana, de Espiritualidad Cristiana y el de Cristología para el desarrollo y consolidación del MCC en sus comienzos.

1984. El 27 de febrero fallece repentinamente en Madrid

2.- VALORACION SOBRE D. TOMÁS

“ Él fue siempre sacerdote de cuerpo entero, profundamente amante de la Iglesia, y por ello mismo fiel a los hombres con una fidelidad perseverante, hasta el fin… Creo que ha sido una de las figuras sacerdotales más importantes de la pastoral de la Iglesia en nuestro tiempo… Representa un modelo de pastoral que está muy atento en respetar los valores que hay en aquellos que más o menos están alejados de la Iglesia, a quienes hay que ofrecerles el mensaje cristiano sin rebajas. Su talante fue de diálogo tratando de descubrir los puntos de relación que había entre el pensamiento teológico y la fe cristiana y el pensamiento actual, pero al mismo tiempo, señalando las contradicciones y las incompatibilidades con nuestra fe… Le encontré siempre plenamente arraigado en su misión de Iglesia, siempre fiel a la causa de los pobres.. Siempre dispuesto a hacer algo con ilusión juvenil, incluso cuando ya los años le pesaban o cuando las circunstancias le eran adversas… Le tocó la cruz propia de los que abren caminos nuevos, cuya orientación casi nadie comprende y pocos comparten entre quienes estaban más obligados a compartirlos y comprenderlos… Él fue un apasionado de la promoción de los laicos, de la promoción de militantes cristianos, afirmando la necesidad de una formación, no solamente intelectual, sino sólidamente espiritual, de oración, etc. Al mismo tiempo que la vertiente del compromiso cristiano”

D. Elías Yanez
Arzobispo de Zaragoza. Ex-presidente de la CEE


“Era fácil acercarse a D. Tomás en persona, pero no lo era acercarse a su personalidad.
Son muchas las facetas que destacaban en ella. En él se daban cita el teólogo, el filósofo, el antropólogo, el sociólogo, el historiador, el científico. aunque por encima de todo, D. Tomás era el hombre de fe, enamorado de la Iglesia y de los pobres”

D. Felipe López
Profesor de la Facultad de Teología de Burgos

El cristocentrismo de D. Tomás es el eje sobre el que gira todo; es la piedra sobre la que descansa todo, recibiendo de ella solidez y coherencia; y, porque Cristo no es una verdad a contemplar, sino fuente, a la vez que modelo de vida, su saber no fue puramente especulativo; fue siempre orientado a promover y dirigir la acción, a construir personas capaces de ser y de actuar en cristiano”

D. Felipe López


“Las nuevas generaciones de seminaristas encontrarán en D. Tomás Malagón una referencia de primera magnitud para su tarea pastoral en el siglo XXI. Creemos que, en su excepcional tarea por la promoción de los empobrecidos y por el diálogo con los problemas de su tiempo, tras las duras incomprensiones que sufrió dentro y fuera de la iglesia, su pensamiento tiene hoy una vigencia total, especialmente si observamos la superficialidad con que, en medios cristianos no jerárquicos, se plantea el apostolado laico… Intelectual honesto y enamorado de su sacerdocio, dedicó su existencia a presentar el mensaje cristiano como respuesta a los problemas de hoy desde los empobrecidos”

Julián Gómez del Castillo
Militante del MCC

D. Tomás fue el sacerdote que consagró su vida a la evangelización del mundo obrero. Consciente de que el gran problema eclesial de su tiempo había sido “la apostasía de la clase obrera” centró su existencia en la respuesta a ese problema. D. Tomás había servido, durante la Guerra Civil española, en el bando republicano, en la comunista División Galán, en el observatorio meteorológico, donde todas las noches la plana mayor tenía una tertulia sobre marxismo. Esto le llevó a plantearse el cristianismo como respuesta. La generosidad de los compañeros trabajadores no era reconocida frecuentemente por los cristianos, ni mucho menos vivida con la entrega de su vida. Fue con su retorno a la Universidad de Comillas, con el encuentro del P. Nieto –S.I.- cuando, paso a paso, fue desprendiéndose de su marxistización y afirmándose en su cristianismo dialogante. Sin esto, nos atrevemos a decir no hubiera sido el consiliario obrero que fue. Guillermo Rovirosa, después, completaría la colaboración cristiana en su formación”

Julián Gómez del Castillo


“Pocos han anunciado como él al Dios verdadero y a su Cristo; pocos han influido como él en el pensamiento y en la acción de la Iglesia y de la sociedad española a lo largo de las últimas décadas”

Fernando Egea
Rector del Seminario de Murcia

3.- ALGUNOS DE SUS PENSAMIENTOS/VIVENCIAS

IMPORTANCIA DE LA VIVENCIA PARA TENER UN ENCUENTRO

“Hay algo que aparece en todas las manifestaciones características del alma española, y que es exclusiva, ya que no aparece en otros pueblos de la tierra: lo impulsivo, lo exclusivo, lo vivencial. Así: Goya, Vitoria, Falla, el Greco, Velázquez. El pasodoble y la saeta, el flamenco y la jota; Montañés y Salcillo. Picasso, Cervantes, Lope, Tirso, Calderón, Lorca, Unamuno, Sta. Teresa, S. Juan de la Cruz, S. Juan de Ávila, S. Ignacio; la semana santa, las trovas, los bailes, la religiosidad popular. Los conquistadores, los anarquistas, los bandidos de Sierra Morena, los toreros, la HOAC”

“Amar la realidad es amar la vida y sobre todo amar a las personas en quienes se ve lo más grandioso que existe en la realidad. Pues bien, quien ama a la realidad, a la vida, a las personas es alguien que se dispone al encuentro con ellas y con Jesucristo. Pero quien se encierra en sí mismo y es indiferente ante el prójimo se incapacita para el encuentro. El amor, en consecuencia, es condición necesaria para el encuentro. Aquel que ama, y en la medida que ame con intensidad, ya ha empezado a encontrarse con Jesucristo”

“Quien está en la oscuridad desea la luz, a no ser que quiera vivir en ese ambiente tenebroso o tema que la luz vaya a poner al descubierto lo que él es y no quiere ver. Quien carece de esa sed de ser mejor, quien no experimenta el impulso de crecer, quien carece de una meta o ideal en su vida, no puede encontrar respuesta porque no busca

“Quien no descubre que lo más decisivo de la vida es vivirla es como un ciego. Por mucho que se le explique la diversidad de colores y la belleza de sus combinaciones, él sólo percibe lo que experimenta, esto es, oscuridad. Este descubrimiento del valor decisivo para la vida de la experiencia existencial es condición necesaria para el encuentro que nos hace cristianos. Sin este descubrimiento todo lo que digamos del encuentro con Jesucristo, o incluso sobre el encuentro humano, sonará a “música celestial”

“En toda existencia humana subyace siempre una opción básica, no siempre explicitada, es la opción por confiar o no en la bondad básica de la realidad: del universo, de la naturaleza, del hombre, de uno mismo. Y decimos que es una opción porque no es evidente que sea así aunque el hombre tienda espontáneamente a confiar en la realidad. si fuera evidente no existiría el nihilismo, es decir la postura del que cree que la realidad es en el fondo nada, vacío, sin sentido”

FE / TEOLOGÍA

“Por mi fe estoy dispuesto a dar mi vida. Por las ideas teológicas que mi razón elabora, estoy dispuesto a dejarlas con sólo que se me muestre que hay otras mejores o más adecuadas a lo que aquellas tratan de expresar”

“La teología es la física más profunda del universo, con la que han de coordinarse todas las demás ciencias y actividades humanas”

“El hombre que cree en Dios, cuanto más lo piensa, más razones tiene para ser solidario, para ser generoso, para entregarse a los demás, para amar al prójimo, para perdonar, etc. El hombre que no cree en Dios, más razones tiene para ser egoísta, insolidario, etc.”

“Las ciencias y actividades humanas todas, en el creyente, tienen que estar no subordinadas, pero si coordinadas desde la propia autonomía de cada una de ellas, con la teología… Teología siempre atenta a las exigencias de la fe sobre todas las dimensiones de la realidad, de modo que todo el pensamiento y la acción de los hombres se vayan ajustando al plan de Dios manifestado en la revelación y acogido libremente en la fe”

“En la conciencia del cristiano la Fe no puede ser un elemento marginal, sino que ella preside los diversos continentes de su cosmovisión. Esta debe de ser siempre coherente en todas las partes con aquella. Por eso el cristiano podrá asumir cuanto le parezca válido de cualquier filosofía, sistema cultural, praxis política, etc. Pero siempre deberá repensarlo todo desde su Fe, so pena de hallarse en falso consigo mismo o, al menos, de no ser suficientemente coherente”

La fe es tan decisiva en un creyente que éste, salvo que quiera caer en hipocresía y falsedad, no puede ya nunca prescindir de ella.
De tal manera, que un cristiano que se contentara con una mera teología natural, una teodicea, estaría mutilando su fe.
Y lo mismo si coloca algún ámbito de su vida fuera de la influencia de su fe.
El creyente cuando piensa y actúa, aún haciéndolo con la razón y con los medios humanos, no puede nunca prescindir de su condición de creyente”

“¿Cómo tiene que ser una vida para que tenga carácter de milagro? La fe y la entrega a los demás: estos son los factores positivos necesarios. No se puede prescindir de ninguno de los dos; la fe sin obras da negativo; las obras sin fe no dan el valor positivo de ser testimonio de Jesús”

ENCUENTRO CON JESUCRISTO

“No hay encuentro cristiano si no es encuentro con Jesucristo. Es decir, con alguien concreto, un ser histórico, no un mito, ni una idea abstracta: Jesús de Nazaret, confesado como el Cristo, el Señor que vive. Jesucristo es alguien concreto e inconfundible, aunque las ideas que los hombres nos hacemos de él sean muy distintas e incluso contradictorias. Él es el personaje central de ese conjunto de libros que llamamos N.T. y que fueron escritos no para hacer una biografía de él, sino para suscitar la fe en él. Alguien concreto e inconfundible al que los cristianos toman como lo más decisivo, lo determinante y normativo para su existencia personal y para la existencia colectiva de la humanidad. alguien concreto e inconfundible que nos interpela y descubre las dimensiones más profundas de la existencia y que nos ofrece la plena liberación y salvación”

“El sentido de la conversión, no es una experiencia religiosa ya sea intelectual o sentimental, sino una decisiva transformación de la existencia: un cambio radical de conciencia, una nueva actitud de base, un nuevo modo de pensar, sentir y actuar, una postura vital enteramente nueva, una nueva escala de valores en la vida, un viraje total del hombre. En resumen, un nuevo camino para la vida, una nueva orientación para la vida, un nuevo sentido para la vida… Es una llamada a la alegría. Cada una de las bienaventuranzas en las que se resume el nuevo estilo de vida personal y comunitario de los cristianos comienza con la palabra “dichoso” o “bienaventurado” “En la conciencia del cristiano la Fe no puede ser un elemento marginal, sino que <b Esta debe de ser siempre coherente en todas las partes con aquella. Por eso el cristiano podrá asumir cuanto le parezca válido de cualquier filosofía, sistema cultural, praxis política, etc. Pero siempre deberá repensarlo todo desde su Fe, so pena de hallarse en falso consigo mismo o, al menos, de no ser suficientemente coherente”

ENCUENTRO CON LA IGLESIA

“¡¡¡Cómo no amar a la Iglesia si a Ella le debo todo!!!”

“ Creer en la Iglesia es compartir con las comunidades neotestamentarias que la Iglesia es una realidad de fe. Es lo que profesamos los cristianos al decir con toda lealtad: “creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica”. Profesar esa fe significa creer que lo decisivo en la Iglesia es su dimensión invisible y transcendente y que, por tanto, la Iglesia es una realidad no abarcable solo por los ojos o por lo que las ciencias sociales nos digan de ella. La presencia viva de Jesucristo y de su Espíritu en ella, hace que la Iglesia sea muchísimo más de lo que aparece visible y externamente. Su realidad más profunda, sólo captable por la fe, es ser la continuación y la presencia sacramental de Jesucristo en la historia, es ser Cuerpo Social y visible del cual es la Cabeza, es ser Comunión de los hombres entre sí y con Dios en Cristo”

“El cristiano consciente sabe que la Iglesia histórica y real, con sus defectos, ha sido la que ha mantenido vivos el recuerdo y la presencia de Jesús resucitado, su Mensaje y su Espíritu y, además, nos comunica su vida por la Palabra y los Sacramentos. Ella ha sido, con sus luces y sus sombras humanas, la mediación obligada para nuestro encuentro con Jesucristo.
Mientras más rastreemos el origen y la génesis de nuestra fe, más nos encontramos con la Iglesia… La fe no es creer individualmente, ni ahistóricamente, sino concreer con la comunidad que cree en Jesucristo a lo largo y a lo ancho del espacio, asumiendo las incoherencias y coherencias de esa Iglesia histórica y real, como las propias de la comunidad a la que uno pertenece y de la cual se siente miembro”

“ La Iglesia es el lugar teológico para el encuentro con Jesucristo porque en ella y, sólo en ella, encontramos presentes en plenitud su palabra y su fuerza salvadora… Cristo hecho mensaje y hecho sacramento. Cristo está en su Iglesia. Ella es su cuerpo, a pesar de que en ella estemos los hombres con nuestras incoherencias y con nuestro pecado. No nos escandalice el pecado de la iglesia – que es nuestro pecado- porque en la Iglesia también estoy yo. Si somos sinceros tendríamos que decir que sólo en una Iglesia pecadora es donde podemos entrar nosotros. Cristo no está en el sueño utópico de quienes por creerse puros y buenos, piensan en una Iglesia de puros y buenos, frente a la Iglesia real, la única que existe querida por Él y sin embargo, denigrada tantas veces, incluso por los que se llaman cristianos”

“Otro camino para el encuentro con Jesucristo es el encuentro con comunidades y grupos cristianos donde se vive un ambiente especial que nos hace querer ser mejores. Allí vivimos respeto a la persona, espíritu de ayuda mutua, diálogo, comprensión, deseo de compartir, alegría, solidaridad con los pobres, es decir, todo ese conjunto de actitudes y de formas de pensar, sentir y actuar que, de hecho, ayudan a las personas a ser más personas. Es verdad que también vemos fallos, incoherencias, egoísmos, etc. pero el ambiente general no es ese. Lo que les hace reunirse y trabajar en común es precisamente superar esos fallos que se dan; un deseo sincero por conocer y vivir la fe; crear un clima de oración y celebrar esa fe; comprometerse en la transformación de la sociedad siendo solidarios con la vida, las aspiraciones, y las luchas de los pobres y oprimidos; y reunirse para trabajar en la iglesia por su permanente renovación”

“La Iglesia es una especie de síntesis que al hacernos ser Cristo, nos hace ser personas sociales o sociedades personales, no sociedades-masa o sociedades-rebaño, en donde se anula la personalidad por el imperio de la autoridad, ni individuos socializados, que esto, aunque se brinde uno a serlo voluntariamente, por algo así como una hiperestesia de lo social, tiene el aire repelente del suicidio. El espíritu eclesial tiende a instalar entre nosotros unos modos de unión, de relación y de acción que constituyen la más perfecta analogía de la vida de la trinidad… es la oración de Cristo en la última cena con sus apóstoles que se hace realidad: “que sean uno, como nosotros somos uno»

“ La Iglesia no debe de actuar fuera del campo que le es propio. El modo como puede mostrar mejor su voluntad de servicio al pueblo es contribuir a formar militantes para su lucha, tratando de que estos sean los más decididos, los más eficaces y los más fieles a los pobres, a fuerza, precisamente de querer ser fieles a su conciencia cristiana… Si es verdad que Iglesia y Mundo están destinados a ser cara y cruz de la misma moneda, la conclusión para el cristiano no debe ser hacer mundo pensando que así hace Iglesia, sino al revés, hacer Iglesia para hacer así mundo de la mejor manera, según el Plan de Dios”

“Existen diversos modos de vivir y entender la Iglesia… y que generan un pluralismo de praxis sociales y eclesiales y de movimientos y grupos muy diversos entre sí… ya que la fe siempre se explicita y se concreta en mediaciones (creencias, prácticas, estilos de vida, etc. ) y estas mediaciones están condicionadas por la pertenencia a las distintas clases sociales existentes en la sociedad, por las distintas opciones básicas de vida y por las distintas ideologías. Este pluralismo de modos de entender y de vivir el cristianismo genera tensiones, conflictos, e, inclusos, antagonismos dentro de la Iglesia. El pluralismo indiscriminado actualmente existente no es un fenómeno coherente con la fe, pero siempre va a existir un pluralismo legítimo y aún necesario”

ENCUENTRO CON LOS POBRES

“La fidelidad con los pobres y la comunión con ellos es una característica de la identidad cristiana”

“La Iglesia debe de reproducir en la historia universal <b, y así como Jesucristo asumió las peculiaridades de un pueblo concreto, la Iglesia ha de proceder también a una auténtica encarnación en cada una de las culturas de la tierra”

“Situados en el territorio sociocultural de la clase obrera –hoy empobrecidos de la tierra- hay que someter a nuevo examen, a la luz siempre de la doctrina social de la Iglesia, los hechos y las palabras reveladas por Dios, consignadas en la Sagrada Escritura y explicadas en los Santos Padres y el Magisterio jerárquico para hallar la mejor formulación de la verdad cristiana”

IMPORTANCIA DE SER MILITANTES CON UN IDEAL

“La encuesta sistemática es la pieza clave de todo el plan de formación. Ella se propone principalmente, no la eficacia de la acción externa, sino el desarrollo de la responsabilidad; mira más al interior que al exterior de la persona. Tiende a conseguir aquella convicción y entusiasmo, aquel <B, aquella dinámica que es capaz de hacer que cada uno, dondequiera que se halle, tenga que actuar y luchar por el ideal. Forja militantes para acciones a largo plazo, en orden a transformaciones profundas en la sociedad. Consigue que a las ideas acompañe tal fuerza y convicción que el militante ya no puede permanecer inactivo o indiferente cuando aquellas son atacadas. Desarrolla un estilo de reflexión y de vida por el que los militantes fácilmente se reconocen y se unen, aunque antes no se hayan visto. Es un método de formación para la acción y la reflexión, capaz de formar militantes que no conciben que un pensamiento quede sin aplicación en la vida; pone dentro de ellos un motor que los impulsa a la acción y a convertirse en estímulo para los demás. y lleva al descubrimiento y vivencia del equipo y aún de la propia vocación de la persona”

“El apóstol es un testigo. El apóstol es como un puente anclado por un lado en Cristo y por otro en los hombres…
Vinculado a Dios y vinculado a los hombres. Romper cualquiera de estas vinculaciones es dejar de ser puente para convertirse en poste”

“Militante es todo aquel que desinteresadamente lucha y se afana por instaurar en la sociedad un ideal, por llevar adelante una empresa determinada, por defender un modo de ser o de actuar que él considera mejor entre los hombres.
Para ser militante, pues, es necesario creer en algo, esforzarse por algo, consagrar la vida a algo que no sea su dinero, su carne o su vanidad. Pero no queremos simplemente que haya más militantes. Queremos que sean militantes cristianos. Es decir, apóstoles, constructores de un mundo tal y tan verdaderamente humano que ante el padre y ante los hombres sea ya, en plenitud y de hecho, gloria de Cristo”

“¡Qué bueno sería que todos en la sociedad fuéramos militantes! Militantes enamorados de este o aquel ideal, por considerarlo bueno, pero militantes. Lo malo es el aborregamiento, el adocenamiento, el aburguesamiento, comodón o cobarde, tan general”

“Mientras que el animal vive sujeto a los instintos, el hombre construye su existencia a través de decisiones que se apoyan en lo que cree o en lo que proyecta libremente. Por eso el hombre es el único animal que tiene historia, o mejor, que es historia. Y hay hombres que construyen su vida desde lo inmediato. Y lo inmediato es sus propios gustos y caprichos, los criterios del ambiente, las pautas que impone la sociedad. Lo inmediato es pasarlo bien, no complicarse la vida, dejarse llevar por lo instintivo. Por desgracia la mayoría de las personas viven desde lo inmediato. Hay otras personas que construyen su vida desde la creencia en un ideal… para ello, subordinan sus gustos y caprichos, sus necesidades e intereses y a veces su vida”

4.- BIBLIOGRAFIA EMPLEADA

  • CARTA ENTRE AMIGOS, Nº 4 (Marzo 1984. MCC) ¡En la bondad del Padre!. D. Tomás Malagón. Págs. 1-16
  • “ EDUCACIÓN SOCIO-POLÍTICA EN D. TOMÁS M.”. Tesina de la Universidad de Granada. Isabel Rguez. Peralta (MCC)
  • NOTICIAS OBRERAS (Monográfico). Nº 886-87/16-17/15-8-84
  • TEOLOGÍA, FE Y CREENCIAS EN D. TOMÁS MALAGÓN. Por Alfonso Fdez.. Casamayor. Fundación G. Rovirosa
  • ROVIROSA. Imágenes de la fe. Nº 242 (1990)
  • TESTIGOS (1ª Parte) Vídeo de “Voz de los sin Voz”, nº 67
  • HOMENAJE A D. TOMÁS MALAGÓN (Xº anivers.) Vídeo 16

5.- BIBLIOGRAFIA DE D. TOMÁS (Editorial “Voz de los sin Voz”)

  • Identidad cristiana (nº 172)
  • Antropología Social ( nº 170)
  • Corrientes del pensamiento actual (nº 190)
  • Encuesta y formación de militantes (2 tomos) (nº 366)
  • Conciencia cristiana ayer y hoy (nº 392)
  • Cardjin y la JOC (nº 370)
  • Ser cristiano hoy (formación de militantes) (nº 103)

Mayo 2004


DON TOMAS MALAGÓN: UN GRAN EDUCADOR DE MILITANTES CRISTIANOS. Por Don Elías Yánez