El dinero de la fuga de capitales dobla a las «ayudas» en África

1910

Hace pocos días, Thabo Mbeki, expresidente de Sudáfrica y actual presidente del Panel de Alto Nivel de Conflictos Financieros en África, dio dos cifras para la reflexión: África pierde 50.000 millones de dólares cada año en lavado de dinero y se calcula que África recibe ahora 25.000 millones de dólares en cooperación al desarrollo.

A finales de octubre, Thabo Mbeki, ex presidente de Sudáfrica y presidente del Panel de Alto Nivel de Conflictos Financieros en África daba un dato demoledor sobre las finanzas del continente: «África pierde 50.000 millones de dólares cada año en lavado de dinero».

Para poner en perspectiva lo que supone esa pérdida de dinero para el continente, el propio Mbeki daba una cifra demoledora. «Se calcula que África recibe ahora 25.000 millones de dólares en cooperación al desarrollo». Según datos del Banco Mundial, en 2010 todo el dinero recibido en el continente de los donantes fue de 42.000 millones de USD.

Mbeki hacía esta denuncia en Maputo, capital de Mozambique, tras reunirse con su presidente, Armando Guebuza, en el contexto de una gira que está realizando por varios países africanos para concienciar del gravísimo problema que supone para África esta fuga de dinero.

El dinero ilegal duplica las ayudas

Un estudio publicado en 2012 por el Global Financial Integrity denunciaba que en el periodo comprendido entre 1970 y 2008 la cantidad de dinero ilegal que ha salido del continente es de 854.000 millones de dólares.

Esta cifra supone el doble de la cantidad entregada por la Ayuda Oficial al Desarrollo en ese mismo periodo. En 2002, un estudio de la propia Unión Africana cifraba en 150 mil millones de dólares el dinero que se perdía por la corrupción.

Nada cambia. Ya en 2012 el Ethiopian Institute for Peace and Developement realizó un estudio financiero sobre este problema y afirmó que África perdía anualmente 60.000 millones de dólares por el lavado de dinero, un 20% más de lo que estima el Alto Panel de Conflictos Financieros.

Fuentes: elmundo.es; mundonegro.com