El empobrecimiento de Venezuela en una lámina

1093

Durante la presentación de la memoria y cuenta de 2018 a la Asamblea Nacional Constituyente, Nicolás Maduro mostró una lámina que resume el empobrecimiento, la opacidad en las cifras y la contracción que experimenta la economía venezolana.

El gráfico registra la cantidad de dólares que PDVSA, la empresa petrolera del Estado, le ha vendido durante los últimos seis años al Banco Central de Venezuela y refleja una caída del 90% desde 42.690 millones en 2013 hasta 4.088 millones en 2018.

Lámina presentada por Maduro el lunes 14 de enero de 2018

En Venezuela, el 96% de los dólares provienen de las exportaciones de petróleo, por lo tanto, cuando el Banco Central recibe menos divisas, se recorta la venta de dólares a las empresas del sector privado, obligándolas a disminuir las importaciones de materia prima e insumos para la producción.

La contracción ha sido mucho más fuerte de lo esperado. De acuerdo con las estadísticas del propio Banco Central en 2018, a través del Dicom, como se conoce al mercado cambiario oficial, el sector privado solo pudo comprar 188 millones de dólares, una cifra ínfima que en buena parte explica la continuidad de la recesión que comenzó en 2015 y aún no finaliza.

Al mismo tiempo, la exigua venta de divisas a través del Dicom explica la preponderancia que ha ganado en la economía el mercado paralelo de divisas, que prácticamente es la única fuente de dólares para las empresas que no pertenecen al Estado y, por tanto, es empleado como guía para calcular costos de reposición.

De acuerdo con Ecoanalítica, gracias a las divisas adquiridas en el mercado paralelo las importaciones del sector privado sumaron 2.159 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2018. Para dimensionar las cifras, basta observar que los datos del Banco Central indican que, en el mismo lapso de 2013, las importaciones privadas se ubicaron en 22.000 millones de dólares.

El 16 de octubre de 2018, el vicepresidente del Área Económica, Tareck El Aissami, anunció que a través del Dicom se le venderían al sector privado dos mil millones de euros antes de que finalizara el año, pero la oferta no se concretó.

Debido a la poca información que suministran las autoridades no nos queda claro qué hizo el Banco Central con los 4.088 millones de dólares que le vendió PDVSA. No pareciera que hubiesen ingresado a las reservas internacionales, que experimentaron una contracción del 8% en el año y tampoco que hayan sido destinados a cancelar deuda externa puesto que la República cayó en default y tiene un atraso de 5.900 millones de dólares en el pago de sus bonos.

Menos petróleo

El declive de los dólares que PDVSA le vende al Banco Central cada año obedece a la caída que experimentaron los precios del petróleo entre 2013-2017 y al descenso de la producción petrolera. Según las cifras entregadas por el Gobierno a la OPEP en octubre de 2018, la producción fue de 1,4 millones de barriles diarios, es decir, un 30% menos que en 2017 y un 50% menos respecto a 2013.

Debido al descenso de la producción, el país se benefició poco del rebote en los precios del barril. Las cifras oficiales indican que en 2018 la cantidad de dólares que PDVSA le vendió al Banco Central fue un 21% inferior a la de 2017, a pesar de que el precio promedio de la cesta petrolera venezolana aumentó en un 38% y se ubicó en 61 dólares, el nivel más elevado desde 2015.

Nicolás Maduro reconoció la situación al explicar el gráfico y dijo: “Aquí pueden ver cómo producto de la caída de los precios petroleros bajamos los ingresos desde 42 mil millones de dólares a 4 mil millones de dólares, a lo cual se ha sumado una caída de la producción petrolera que tenemos que revertir este año, como parte de los errores que se cometen en la industria petrolera, de la corrupción, de las mafias que se enquistaron durante años disfrazados de rojo rojito y estaban podridos por dentro”.

Aparte de la corrupción, analistas como Francisco Monaldi, experto en el tema petrolero y académico de la Universidad Rice de Houston, han señalado que el declive de la producción también obedece a la falta de inversión que hizo que durante 2004-2015 operaran 30% menos taladros de los necesarios y 60% menos en 2016-2017.

Maduro prometió que detendrá la caída y que la producción aumentará hasta 5 millones de barriles diarios al cierre de 2025. Vale recordar que en 2005 Hugo Chávez, en ese entonces presidente de la República, presentó el Plan Siembra Petrolera y aseguró que habría un crecimiento sostenido hasta alcanzar 5,8 millones de barriles diarios en 2012.

PRODAVINCI.COM POR Víctor Salmerón 17-1-19