El hambre continua azotando a los iberoamericanos

2154

Todo esto ha sido producto del papel jugados por las oligarquías nacionales, en alianza con los diversos grupos económicos de cada país y de las trasnacionales, que desangran los recursos naturales de los países de la región. Pero también, a partir de las exigencias de las mafias económicas internacionales como el FMI, el BM, el BID, la OMC y otros antros del mundo financiero internacional

El hambre continua azotando a los iberoamericanos


Los organismos internacionales dependientes o no de la ONU, cada cierto tiempo suelen hacer diagnósticos de los problemas relativos al hambre y la pobreza en los más diversos países del mundo, y entre ellos por cierto la situación general que se vive en Iberoamérica.


Son informes contundentes e importantes y que desmienten muchas veces la opinión oficial de los gobiernos que han implementado políticas económicas, que poco o nada han contribuido a superar los problemas derivados del hambre, la pobreza y la cesantía.


Los resultados de la implementación de las políticas económicas neoliberales en la mayor parte de los países iberoamericanos, ha dado como resultado la no solución de los problemas más apremiantes que viven los habitantes de esta región, y todo se ha transformado en la implementación de políticas de “parche”, sin ir en la búsqueda y solución de los problemas de fondo.


Por otro lado, los denominados Tratados de Libre Comercio (TLC-ALCA) o rapiña como lo denominan los pueblos latinoamericanos, tampoco esta dando resultados positivos. Dichos acuerdos han venido significando el desmantelamiento de la pequeña y mediana industria, el crecimiento del ejército de cesantes, la emigración a otros países y el crecimiento de grandes desigualdades sociales.


El ejemplo más claro en este sentido es Chile, país que anda como loco firmando tratados de libre comercio, con “Pedro, Juan y Diego”, y que a pesar de su crecimiento económico, de su mejoramiento en el PIB y del aumento de sus exportaciones, los chilenos aún no logran palpar el “cacareado” éxito económico del país del cono sur. El modelo económico de la dictadura y su implementación y mejoramiento por los gobiernos post dictadura, solo han significado un crecimiento escandaloso entre la brecha existente entre ricos y pobres, cuestión que también se produce en otros países de la región.


Los 52 millones de pobres de América Latina y el Caribe, sin acceso a una alimentación suficiente, son la muestra palpable de que en la región no se cumplirán las metas de Naciones Unidas de reducir el 2015 a la mitad el hambre y la pobreza, de acuerdo a estudios de organismos internacionales.


“Uno de cada diez habitantes de nuestra región” están afectados por el hambre y la malnutrición, expresó Pedro Medrano, director regional del Programa Mundial de Alimentos, PMA, según un reporte difundido durante estos últimos días . “Resulta paradójico que América Latina y el Caribe —que tienen capacidad para alimentar a tres veces su población— todavía mantenga a mas de 52 millones de personas sin acceso a suficientes alimentos para llevar una vida activa y saludable“, enfatizó.


En América Latina y el Caribe 220 millones de personas son pobres, de los cuales 96 millones viven en la indigencia, el 18.6 por ciento de la población.


Todo esto ha sido producto del papel jugados por las oligarquías nacionales, en alianza con los diversos grupos económicos de cada país y de las trasnacionales, que desangran los recursos naturales de los países de la región. Pero también, a partir de las exigencias de las mafias económicas internacionales como el FMI, el BM, el BID, la OMC y otros antros del mundo financiero internacional.


Los estudios del PMA y la Cepal expresan que la desnutrición crónica o retardo del crecimiento “sigue siendo muy elevado en Centroamérica: en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua afecta a más del 20 por ciento de los menores de cinco años. En cambio, Costa Rica se ubica en el polo opuesto” con valores cercanos o menores al 5 por ciento. En la cuenca del Caribe, el 10 por ciento de los nacidos vivos registra un bajo peso, a causa de la desnutrición. Los países que registran mas bajo peso al nacer están República Dominicana, con un 11 por ciento; Guyana, un 12 por ciento; Suriname, 13 por ciento; Haití, 21 por ciento, y Trinidad y Tobago, con un 23 por ciento. Los niveles exhibidos por Haití y Trinidad y Tobago superan los de naciones del Africa subsahariana.


Finalmente los grandes problemas que viven los pueblos iberoamericanos en lo que respecta al mejoramiento de sus condiciones de vida, solo se logrará a través de la lucha y la movilización social, dando pasos seguros en el termino de las nuevas formas de colonialismo económico que han establecido los centros de poder económico, de manera de exigir cambios radicales reales, que beneficien a las grandes mayorías del continente moreno, evitando así, que se siga saqueando los recursos naturales de la región, de parte de las trasnacionales y sus aliados naturales en cada uno de los países latinoamericanos.


Resumen tomado de Eduardo Andrade Bone