El IVAF denuncia que el estudio sobre aborto en adolescentes responde a los intereses de las multinacionales farmacéuticas

2276

La multinacional Shering, que fabrica la píldora del día después, patrocina a la autora del informe del CSIC . Según los investigadores Klauus Werner y Hans WEISS, autores de ´el libro negro de las marcas´ el lado oscuro de la empresas globales, afirman que Shering ha puesto trabas a la fabricación y comercialización de medicamentos básicos en países del Tercer Mundo y ha comercializa píldoras anticonceptivas peligrosas por sus graves efectos secundarios…

Fuente: Agencia Veritas/ Solidaridad.net

El Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF) denunció hoy en un comunicado que el estudio llevado a cabo por la investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Margarita Delgado sobre embarazo en adolescentes “tiene como objetivo servir los intereses de multinacional Shering en la difusión y venta de la píldora del día después”.

El informe, presentado ayer por la investigadora del CSIC en Demografía Margarita Delgado, revela que la mitad de los embarazos en adolescentes menores de 18 años terminan en aborto, así como 4 de cada diez jóvenes entre 18 y 19 años. Según el estudio, en España “existen grandes carencias en materia de anticoncepción”.

Según manifestó la doctora Delgado en la presentación del informe, “se debe incidir en la educación sexual de los niños, incorporándola desde las edades más tempranas con el fin de que, llegado el momento, estén concienciados de la necesidad de utilizar anticonceptivos para reducir las probabilidades de embarazo”.

Para el IVAF, “Shering se dedica a vender la píldora del día después y otros diversos anticonceptivos y abortivos, y financia los trabajos de la señora Delgado, como no tienen rubor en afirmar en el nuevo portal apadrinado por el CSIC y Shering, en el que se considera el aborto como parte integrante de la salud reproductiva”.

En opinión del Instituto, “el fracaso de los programas de salud sexual es evidente y nuestros jóvenes se merecen algo mejor. La solución no está en seguir los intereses de los mismos que han fracasado adquiriendo el mal y el remedio del mismo fabricante. Más bien el remedio está en la formación y difusión de una sexualidad responsable”.

El IVAF mantiene desde hace unos años el programa SABE (Sexualidad Adolescente Básica para Educadores), según sus promotores, “con notable éxito”, que pretende “transmitir a los jóvenes una visión responsable de la sexualidad acorde con las exigencias de una vida equilibrada y sana”.


Solidaridad.net hace un llamamiento al seguimiento de la industria farmaceútica, que no duda poner por encima del derecho a la vida sus intereses económicos. Según los investigadores Klauus Werner y Hans WEISS, autores de «el libro negro de las marcas», el lado oscuro de la empresas globales, afirman que Shering ha puesto trabas a la fabricación y comercialización de medicamentos básicos en países del Tercer Mundo y ha comercializa píldoras anticonceptivas peligrosas por sus graves efectos secundarios con respecto a los anticoncepticvos normales.


ADOLESCENTES QUE ABORTAN

Por Ramon Pi
ForumLibertas.com

Hoy muchas abortan porque sus padres temen la repulsa social, sí, pero no por la aparición del hijo, sino por no haberlo abortado.

Los embarazos de adolescentes en España han aumentado significativamente en los últimos años, y aproximadamente el 50 por ciento de esos embarazos termina en aborto. Ésta es, entre otras, la conclusión de un estudio elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al que hay que suponer en principio la solvencia profesional propia de tal institución pública.

El asunto, desde luego, es alarmante, porque a los hijos sacrificados sin darles oportunidad de nacer hay que añadir las secuelas que esos abortos llevan consigo para las jovencísimas madres, que difícilmente se recuperarán psicológicamente es esta experiencia traumática, como es bien sabido. Y, por si todo esto fuera poco, hay buenos motivos para pensar que las adolescentes que abortan lo hacen frecuentemente con su libre albedrío disminuido, al actuar presionadas bien por el padre de la criatura, bien por sus propios padres, que la empujan a abortar; y en otros casos, esos abortos se practican sin conocimiento de los padres de la menor, que a menudo desconocen incluso su embarazo.

Verdaderamente, como digo, estamos ante una cuestión grave e inquietante, que nos demuestra entre otras cosas que no deriva de falta de información, sino de una información sesgada: la propaganda insiste en hablar de “sexo seguro” cuando la experiencia dice que no es así, y, en consonancia con esta deformación básica, presenta el aborto como una solución, cuando en realidad se trata de uno o varios problemas que se añaden a la situación. Pero en España, como en casi todo el resto de países desarrollados occidentales, se ha operado un giro copernicano en la mentalidad con que se enfrentan los embarazos no deseados: no hace tanto tiempo, una adolescente abortaba por miedo al castigo de sus padres, temerosos de la repulsa social ante la llegada del hijo ilegítimo. Hoy, en cambio, muchas abortan porque sus padres temen la repulsa social, sí, pero no por la aparición del hijo, sino por no haberlo abortado.

Con esta mentalidad vuelta del revés, de la lectura del estudio del CSIC se deduce fácilmente que las adolescentes deberían usar desde muy pronto más anticonceptivos, incluida la píldora abortiva llamada del día siguiente, considerada hipócritamente “anticonceptivo de emergencia”.

¿Será casualidad que los laboratorios Schering, que comercializan en España y muchos otros países los anticonceptivos y el abortivo “de emergencia”, patrocinan junto con el CSIC los trabajos relacionados con la “salud reproductiva”, que incluye, cómo no, el aborto provocado?