El Tren de Aragua: la banda transnacional que explota a los migrantes venezolanos

834

Entre las bandas transnacionales de origen latinoamericano, El Tren de Aragua es la única nacida en Venezuela que opera también en varios países del Cono Sur.

El grupo, que surgió en la cárcel de Tocorón, en el Estado de Aragua, debe su nombre a un sindicato de obreros que trabajaban en la construcción del ferrocarril de Aragua pero que se dedicaban a diversas actividades delictivas, incluida la extorsión a los subcontratistas. Encarcelados en Tocorón, continuaron sus actividades desde el centro penitenciario.

A la cabeza del sindicato criminal se encuentra Héctor Rustherford Guerrero Flores, alias ‘Niño Guerrero’, que ha convertido la prisión de Tocorón en una de las más notorias del país, en gran parte debido a la política no oficial del gobierno venezolano de ceder el control de algunas prisiones, incluida la de Tocorón, a jefes criminales conocidos como pranes. La libertad concedida por el gobierno y los ingresos delictivos de la banda permitieron la construcción de un zoológico, una piscina, un parque infantil, un restaurante, una arena para peleas de gallos y una discoteca dentro de la prisión.

Desde la cárcel, controlada con mano de hierro por la banda criminal, El Tren de Aragua comenzó a extender sus actividades primero al barrio y luego a todo el país, cooptando o aliándose con otras bandas criminales o tomando el relevo de otras aniquiladas en duras peleas callejeras.

La expansión transnacional del Tren de Aragua se consolidó alrededor de 2018, cuando la banda se estableció en la frontera entre Venezuela y Colombia, específicamente entre el estado venezolano de Táchira y el departamento colombiano de Norte de Santander. En este contexto, enfrentaron a importantes grupos delictivos colombianos como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC). La lucha se centró en el control de los pasos fronterizos clandestinos y en negocios ilícitos como narcotráfico, contrabando y migración ilegal.

A diferencia de los grupos colombianos más grandes que se enfocaban principalmente en el narcotráfico, el Tren de Aragua se especializaba en la explotación sistemática de migrantes venezolanos. Esta explotación involucraba extorsiones a través del contrabando hacia y a través de Colombia, además de tomar el control de diversos nodos en el mercado de trata de personas con fines de explotación sexual.

Entre 2018 y 2023, el Tren de Aragua ha construido una red criminal transnacional al establecer células en Colombia, Perú y Chile, y expandirse incluso a Ecuador, Bolivia y Brasil. Existen indicios de que algunos miembros del Tren de Aragua podrían dirigirse aún más al norte. La policía de fronteras de Estados Unidos ha referido haber detenido a 38 presuntos miembros del Tren de Aragua en un solo año, comprendido entre octubre de 2022 y 2023.

En septiembre, las autoridades venezolanas llevaron a cabo un asalto a la prisión de Tocorón, logrando retomar su control. Durante la operación, las fuerzas de seguridad se incautaron de fusiles de francotirador, granadas, explosivos, lanzacohetes y munición diversa. También encontraron computadoras destinadas a la minería de criptomonedas. Sin embargo, ‘Niño Guerrero’ logró escapar, y en la actualidad, se desconoce si la pérdida de su bastión marcará el declive del Tren de Aragua.
(L.M.) (Agencia Fides 21/12/2023)

Caracas (Agencia Fides)