El verdadero socialismo no es sectario. Páginas de la historia

389

Un militante socialista histórico definió el socialismo como una actitud moral ante la vida. Aquellos que pagaron, incluso con la vida y privación de su libertad, por ser socialistas se avergonzarían profundamente al ver como las siglas que impulsaron su ideal han caído en manos de unos vulgares rufianes de la política. No están al servicio del bien común, y menos del socialismo, sino de los intereses del grosero poder ultracapitalista.

En las filas del  socialismo se contaba con  militantes como Jean Jaurès en Francia. Fundador y director del periódico L’Humanité. Su socialismo nunca rompió con los principios humanitarios:  Había denunciado durante años, sin encubrir la rapiña francesa en África, la glotonería imperialista de las potencias europeas. Consideraba que una causa en que la dignidad humana estuviera amenazada debía ser también causa del proletariado.

Destacó por su contundente rechazo a la guerra y por eso  Jaurès fue asesinado en julio de 1914. Sus posiciones antibelicistas le habían hecho ganar el odio reaccionario.

Destacar de Jaurès su antisectarismo y su compromiso con el socialismo hasta el punto de morir en la pobreza  por coherencia con el ideal. En el interior de una Iglesia, Jean Jaurés pronuncia uno de los discursos más bellos y más importantes de su extensa vida política: «Hemos sido recibidos en esta iglesia al son de las campanas, que me pareció, hace un momento, como un llamamiento a la reconciliación general» (…)»… la Internacional debe velar por hacer penetrar en cada lugar su palabra de paz, desarrollar en cada lugar su acción legal o revolucionaria que impida la guerra o pedir cuentas a los criminales que serán responsables de ella…».

Como socialistas autogestionarios queremos dejar, de nuevo, constancia de  esta página de la historia. Sobre todo, para tener conciencia de lo que ha sido y es el verdadero socialismo.

Han pasado ya más de cien años desde la publicación de la carta que no es precisamente de un eclesiástico, sino de un socialista, y, además,  ateo, como Jean Jaurès. Se la  dirigía a su hijo que le pedía su autorización para poder eximirse de la clase de Religión. Volvemos a publicarla porque es de gran  actualidad en la educación actual.

Jean Jaurès  en la carta a su hijo publicada en 1919,  en el periódico el diario L ‘Humanité , deja bien patente que lo que hoy existe es una «falsa izquierda» con tintes totalitarios, alejándose cada vez más del diálogo y la democracia.

La lucidez de Jaurès en esta carta pone de manifiesto la cultura del relativismo, el cual se ha convertido en una especie de dogma; hasta el punto que  grupos, asociaciones, instituciones y personas que denuncian la falta de verdad son considerados con insultos que vuelven a faltar a la verdad.

Os reproducimos la carta a continuación:

«Querido hijo: Me pides un justificante que te exima de cursar religión, un poco por tener la gloria de proceder de distinta manera que la mayor parte de los condiscípulos y temo que también un poco para parecer digno hijo de un hombre que no tiene convicciones religiosas. Este justificante, querido hijo, no te lo envío ni te lo enviaré jamás.

 No es porque desee que seas clerical, a pesar de que no hay en esto ningún peligro, ni lo hay tampoco en que profeses las creencias que te expondrá el profesor. Cuando tengas la edad suficiente para juzgar, serás completamente libre pero, tengo empeño decidido en que tu instrucción y tu educación sean completas, y no lo serían sin un estudio serio de la religión.

Te parecerá extraño este lenguaje después de haber oído tan bellas declaraciones sobre esta cuestión; son, hijo mío, declaraciones buenas para arrastrar a algunos pero que están en pugna con el más elemental buen sentido. ¿Cómo sería completa tu instrucción sin un conocimiento suficiente de las cuestiones religiosas sobre las cuales todo el mundo discute? ¿Quisieras tú, por tu ignorancia voluntaria, no poder decir una palabra sobre estos asuntos sin exponerte a soltar un disparate?

Dejemos a un lado la política y las discusiones y veamos lo que se refiere a los conocimientos indispensables que debe tener un hombre de cierta posición. Estudias mitología para comprender historia y la civilización de los griegos y de los romanos y ¿qué comprenderías de la historia de Europa y del mundo entero después de Jesucristo, sin conocer la religión, que cambió la faz del mundo y produjo una nueva civilización? En el arte ¿qué serán para ti las obras maestras de la Edad Media y de los tiempos modernos, si no conoces el motivo que las ha inspirado y las ideas religiosas que ellas contienen?

En las letras ¿puedes dejar de conocer no sólo a Bossuet, Fenelón, Lacordaire, De Maistre, Veuillot y tantos otros que se ocuparon exclusivamente de cuestiones religiosas, sino también a Corneille, Racine, Hugo, en una palabra a todos estos grandes maestros que debieron al cristianismo sus más bellas inspiraciones?

Si se trata de derecho , de filosofía o de moral ¿puedes ignorar la expresión más clara del Derecho Natural, la filosofía más extendida, la moral más sabia y más universal? –éste es el pensamiento de Juan Jacobo Rousseau-.

Hasta en las ciencias naturales y matemáticas encontrarás la religión: Pascal y Newton eran cristianos fervientes; Ampere era piadoso; Pasteur probaba la existencia de Dios y decía haber recobrado por la ciencia la fe de un bretón; Flammarion se entrega a fantasías teológicas.

¿Querrás tú condenarte a saltar páginas en todas tus lecturas y en todos tus estudios? Hay que confesarlo: la religión está íntimamente unida a todas las manifestaciones de la inteligencia humana; es la base de la civilización y es ponerse fuera del mundo intelectual y condenarse a una manifiesta inferioridad el no querer conocer una ciencia que han estudiado y que poseen en nuestros días tantas inteligencias preclaras.

Ya que hablo de educación: ¿para ser un joven bien educado es preciso conocer y practicar las leyes de la Iglesia? Sólo te diré lo siguiente: nada hay que reprochar a los que las practican fielmente, y con mucha frecuencia hay que llorar por los que no las toman en cuenta.

No fijándome sino en la cortesía en el simple “savoir vivre”, hay que convenir en la necesidad de conocer las convicciones y los sentimientos de las personas religiosas. Si no estamos obligados a imitarlas, debemos por lo menos comprenderlas para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancia que les son debidas. Nadie será jamás delicado, fino, ni siquiera presentable sin nociones religiosas.

Querido hijo: convéncete de lo que digo: muchos tienen interés en que los demás desconozcan la religión, pero todo el mundo desea conocerla. En cuanto a la libertad de conciencia y otras cosas análogas, eso es vana palabrería que rechazan de ordinario los hechos y el sentido común.

Muchos anticatólicos conocen por lo menos medianamente la religión; otros han recibido educación religiosa; su conducta prueba que han conservado toda su libertad.

Además, no es preciso ser un genio para comprender que sólo son verdaderamente libres de no ser cristianos los que tienen la facultad de serlo, pues, en caso contrario, la ignorancia les obliga a la irreligión.

La cosa es muy clara: la libertad exige la facultad de poder obrar en sentido contrario. Te sorprenderá esta carta, pero precisa hijo mío, que un padre diga siempre la verdad a su hijo. Ningún compromiso podría excusarme de esa obligación

Recibe, querido hijo, el abrazo de TU PADRE»

 

Mª Mar Araus, historiadora

PODRÁS SEGUIR NUESTRAS PÁGINAS DE LA HISTORIA EN NUESTRA REVISTA AUTOGESTIÓN

TE INVITAMOS A QUE TE SUSCRIBAS AQUÍ

Ediciones Voz de los sin Voz