España 2053: “se necesitarían 24 millones de inmigrantes más en edad de trabajar”

388
Imagen de 鹏野 郑 en Pixabay

El problema demográfico de las pensiones busca solución en la inmigración . Más de un millón de extranjeros llegaron a España en 2022, un nivel incluso superior al flujo de 2007. Sin embargo, el Banco de España alerta de que no será suficiente para compensar el envejecimiento poblacional futuro, además del desacople que existirá entre la oferta de mano de obra y la demanda de las empresas, pues un 80% de los que llevan menos de un año nuestro país no tienen título universitario.

Los flujos migratorios han registrado un dinamismo muy elevado en los últimos años, pero no parece probable que puedan evitar el proceso de envejecimiento poblacional en el que se encuentra inmerso nuestro país, ni resolver por completo los desajustes que podrían surgir en el mercado de trabajo. español en el futuro”, concluye el Banco de España en su informe anual de 2023.

En definitiva, la capacidad de los flujos migratorios para mitigar de forma apreciable el proceso de envejecimiento poblacional es “limitada”. Y la situación se agrava progresivamente, con una tasa de dependencia (el peso sobre la población en edad de trabajar del colectivo de mayores de 64 años) que se sitúa en el 26,6% y se ha más que duplicado desde los años 70.

De acuerdo con las últimas proyecciones demográficas de Eurostat, entre 2023 y 2053 la tasa de dependencia en España aumentará en 27 puntos, hasta el 54% , mientras que en el promedio de la UE el incremento de dicha tasa será de solo 17 puntos, hasta el 46%.

El triple de extranjeros en 2053

Según los cálculos del Banco de España, para que la tasa de dependencia en España se mantenga constante a lo largo de los próximos 30 años, el tamaño del colectivo nacido en el extranjero en edad de trabajar tendría que ser tres veces mayor que el contemplado por el INE en sus proyecciones de población más recientes”.

Dado que los mayores de 66 años proyectados por el INE para 2053 se cifran en 14.847.105, se necesitaría un colectivo entre 16 y 66 años de 55.897.931 para que la tasa de dependencia dentro de 30 años permaneciese en el 26,6% , como ahora mismo.

Según los supuestos del INE, en 2053, habría 12.355.237 extranjeros con entre 16 y 65 años y 18.870.103 nacidos en España

Según los supuestos del INE, en 2053, habría 12.355.237 nacidos fuera con entre 16 y 65 años y 18.870.103 nacidos en España, por lo que si se mantiene este último número, para mantener la tasa de dependencia estable se requeriría que hubiera 37.027.828 personas nacidas en el extranjero con entre 16 y 65 años.

En 2053 se necesitarían 24,673 millones de inmigrantes más en edad de trabajar de los que se prevén para 2053

Es decir, en 2053 se necesitarían 24,673 millones de inmigrantes más en edad de trabajar de los que se prevén para 2053 . El Banco de España aclara que esto no es una estimación del número de inmigrantes que deberían llegar a España (flujo), sino en cuanto debería haber aumentado el stock en esa fecha.

La sostenibilidad del sistema público de pensiones.

De cara al futuro, entre los factores que ejercerán notables presiones sobre los niveles de gasto de las administraciones públicas y, por ende, sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas, el Banco de España menciona el “profundo cambio demográfico en el que la población española está inmersa”. Éste supondrá, en las próximas décadas, “un apreciable aumento del gasto en pensiones, pero también del gasto en sanidad y en cuidados de larga duración”.

Como parte de este proceso, el BdE considera que “será necesario evaluar de manera continua y rigurosa la sostenibilidad financiera del sistema público de pensiones, toda vez que el análisis conjunto de los principales cambios normativos introducidos en el mismo desde 2021 apunta a unas mayores obligaciones de gasto a largo plazo, que no han sido plenamente compensados ​​por el lado de los ingresos “.

El Banco de España cree que habrá que adoptar medidas adicionales en 2025 para sostener las pensiones y aumentar sólo las cotizaciones podría dañar el empleo y la competitividad

En 2023, el gasto en pensiones, incluyendo las prestaciones contributivas, no contributivas y las clases pasivas, alcanzó el 13,1% del PIB . Eso supuso el 28,3% del gasto no financiero en Contabilidad Nacional de las AAPP. De acuerdo con las proyecciones del Informe sobre Envejecimiento de la Comisión Europea, ese gasto escalará hasta el 17,3% del PIB en 2050. Según la AIReF, alcanzará el 16,2% del PIB en dicho año, mientras que el número de pensiones se incrementará desde los 11,1 millones actuales hasta los 16,7 millones.

El director general de Economía y Estadística del BdE, Ángel Gavilán, advirtió en este sentido que “a partir del reciente informe de envejecimiento publicado por la Comisión y los cálculos que ha venido haciendo la AIReF sobre los ingresos, parece evidente que habrá que adoptar medidas adicionales en 2025″ por uno de los dos lados, y alertó de que hacer ” descansar la financiación del sistema solo en un aumento de las cotizaciones sociales podría dañar el aumento del empleo y la competitividad” .