Espiritualidad Militante y Caridad Política: «El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros»

370
D. Carlos Osoro y D. Luis Argüello

JORNADAS-HOMENAJE GUILLERMO ROVIROSA Y JULIÁN GÓMEZ DEL CASTILLO.

ESPIRITUALIDAD MILITANTE Y CARIDAD POLÍTICA

Ana Solano durante su aportación

El Movimiento Cultural Cristiano, ha podido compartir, un año más, y con inmensa alegría las  jornadas de homenaje a dos personas: Guillermo Rovirosa y Julián Gómez del Castillo,  que fueron, nada más y nada menos, apóstoles en el siglo XX. Y  siguen teniendo  que decir a la humanidad del siglo XXI. Mucho de lo que Rovirosa y Julián escribieron y vivieron está todavía por estrenar. Son figuras ejemplares en la historia de España e Iberoamérica. Y es esperanzador que las nuevas generaciones le conozcan.

Uno de los regalos más preciosos que hemos recibido en la vida ha sido conocerles. No podemos esconder este tesoro que nos ha sido dado y llevamos en nuestras manos. Al igual que ellos nos contagiaron su entusiasmo, queremos darles a conocer para que sigan dejando huella apostólica en la Iglesia y la sociedad allá donde estemos.

La vida de estos dos militantes conversos estuvo marcada por su entrega. Los dos vivieron un profundo amor al ideal queriendo servir a «Cristo las veinticuatro horas del día».  Y esto es lo que hicieron hasta el final de sus vidas. Se empeñaron en devolver todo el amor que de Dios habían recibido a la causa de transformar el mundo, dedicándose a la promoción de militantes cristianos, devolviendo la dignidad a todos los que se le habían robado por causa de la injusticia.

DIOS ES SOLIDARIDAD, gritaron a la sociedad con su testimonio de vida, donándola sin condiciones.

Hemos presentado estas jornadas de homenaje bajo el título: Espiritualidad de Encarnación y militante para una Caridad Política.

 “Y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” … Solo hay que estar atentos para escuchar a Jesús que nos dice todos los días: ¡que Dios es Padre, que somos hermanos, que la Tierra es un hogar!.

Esa carne que sigue estremeciéndose al ver en el mundo tantos y tantos descartados, empobrecidos, con hambre y sed, despojados de dignidad en el trabajo, despojados de la dignidad al principio y final de su vida.

De Rovirosa y Julián aprendimos que los cristianos debemos reconocer al mismo Cristo en cada hermano abandonado o excluido. Cada violencia cometida contra un ser humano es una herida en la carne de la humanidad. La promoción personal y colectiva lleva a la solidaridad, a luchar contra las causas estructurales que generan los males del mundo.

Festival Solidario en el Homenaje

La situación social generada por las continuas leyes que atacan la vida, imponiéndonos la agenda 2030, para hacernos creer que van a desaparecer la pobreza y la desigualdad; pero que realmente están imponiendo unos modelos de vida que provocan el descarte y eliminación de los pobres e indefensos; no puede hacernos dudar que, es necesario plantearnos un claro compromiso a nivel personal, ambiental e institucional.  En definitiva, vivir la Caridad Política como una de las formas más elevadas del AMOR porque lleva a la promoción del bien común.

Pues bien, hemos querido que en este encuentro se ponga de manifiesto que el mejor servicio que podemos hacer a los empobrecidos y a la Iglesia es la promoción de militantes cristianos que entreguen su vida por la verdad y la justicia. Y como nos decía D. Tomás Malagón, que estas jornadas nos alienten a consagrar nuestra vida y aumentar el número de militantes enamorados del Ideal.

Lía Zervino en su intervención

No nos cabe ninguna duda que Guillermo y Julián han estado junto a nosotros. Al lado de la gran pandilla de amigos que formaron y forman parte del MCC y que ya están con el padre, viviendo la comunión en el cielo y la Tierra.

Agradecemos a todas las personas que han hecho posible este homenaje.