Esto es España: siete bares por cada 1.000 habitantes

2397

Tenemos más bares y tiendas que ningún otro país de Europa. Incluso duplicamos la media en este tipo de establecimientos. Son datos de un anuario económico que es casi una radiografía del país.

El paisaje de España está jalonado por bares: 7 por cada 1.000 habitantes y, al parecer, casi todos los establecimientos sobreviven. Es la conclusión más relevante del Anuario Económico de España, que elabora La Caixa.

También disponemos de 432 automóviles por cada 1.000 personas y de 408 teléfonos fijos, pero en eso no adelantamos a otros países europeos. Sólo en bares y en sucursales bancarias, donde también duplicamos la media continental. No procede hacer comentarios gratuitos sobre el flujo de dinero que parte de los bancos y acaba en los bares.

En comparación con la media de la UE, España tiene más del doble de bares y tiendas (7 frente a 3 y 21 sobre 9, respectivamente) y también supera a los países europeos en número de superficies comerciales (219 frente a 185).

El Anuario incluye asimismo un “retrato robot” del municipio español que tiene como media 571 habitantes, 234 automóviles, 233 teléfonos fijos, una oficina bancaria, quince actividades industriales, 10 comercios minoristas y seis bares, restaurantes o cafeterías.

Asturias es, después de Madrid, la comunidad uniprovincial con más bares y restaurantes, un total de 3.017 frente a los 2.894 de Baleares, los 2.934 de Mucia, los 1.392 de Cantabria y los 765 de La Rioja. Madrid cuenta con 14.607

La demografía mantiene la misma tónica de años anteriores: crece la población en todo el arco mediterráneo, en los dos archipiélagos y en Madrid. Por el contrario, Asturias decrece, y la cornisa cantábrica y la meseta están estancadas. Naturalmente, en el conjunto del país la población crece gracias a la inmigración, no al espíritu natalista de los indígenas.

La comunidad autónoma más rica es Navarra, seguida por el País Vasco, Baleares, Cataluña, Madrid y La Rioja. El ranking de pobreza lo encabeza Extremadura, seguida de Andalucía.

La provincia con mayor nivel económico es Álava, seguida de Gerona, Guipúzcoa y Navarra. La más pobre es Cádiz, seguida de Badajoz y por las siete provincias andaluzas restantes y Cáceres. Y no, las diferencias de riqueza entre el arco mediterráneo y el valle del Ebro, rico, y el centro y sur, pobres no se reducen.

Nuestro país sigue creciendo, pero persisten los desequilibrios entre municipios. Ejemplo: en Canarias, las familias de las Palmas han visto crecer en cinco años su renta en un 60 por ciento, por detrás Gerona y Baleares. Sin embargo, fue Jaen la que menos creció seguida de Córdoba y La Coruña. En población Asturias es la más perjudicada, sin embargo el impacto de la inmigración se notó en las islas, Murcia, Madrid y Valencia.