Francia reconoce el compromiso del cardenal Tagle con los más vulnerables

587

El cardenal Luis Antonio Tagle fue honrado el jueves 15 de febrero con la más alta distinción de Francia, la medalla de la Legión de honor, por su destacado servicio a la Iglesia y a la sociedad, en una ceremonia celebrada en Roma y presidida por la embajadora de Francia ante la Santa Sede, Florence Mangin.

Con motivo de la entrega de la insignia de oficial de la Legión de Honor al Cardenal Luis Antonio Tagle, la Embajadora Mangin repasó el recorrido del homenajeado, recorrido marcado por la preocupación por los más pobres y sus múltiples acciones para ayudar a los niños vulnerables de Manila. También resaltó su labor en proyectos sociales y su cercanía con las víctimas de la violencia, la drogadicción y los desastres naturales.

Tagle es actualmente pro-prefecto del Dicasterio para la Evangelización. La embajadora Mangin elogió al cardenal diciendo:

“Es este compromiso con los más vulnerables, estas cualidades de alma y corazón, lo que la República Francesa desea reconocer al elevarlo al rango de Oficial de la Legión de Honor».

Asistieron a la ceremonia destacados dignatarios e invitados especiales, entre ellos la embajadora de Filipinas ante la Santa Sede, Myla Grace Macahilig, y el padre Gregory Ramon Gaston, rector del Pontificio Collegio Filippino. La Legión de Honor de Francia, fundada por Napoleón en 1802, es una distinción otorgada a personas de diversos campos por sus significativas contribuciones a la sociedad.

Preocupado por la libertad religiosa en el mundo.

“La libertad religiosa es una preocupación grave y urgente”, ha resaltado el Cardenal Luis Antonio Tagle, en su intervención durante la presentación del Informe Libertad Religiosa en el Mundo, editado por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), en la Universidad Abat Oliba (UAO) CEU de Barcelona. El acto ha sido presentado por Rafael Rodríguez-Ponga, rector de la UAO.

“Nuestros hermanos que no tienen libertad religiosa, ofrecen su testimonio a pesar de su falta de libertad. Esto debe avergonzar a los que tienen libertad de ejercer su fe pero deciden no hacerlo. Los cristianos perseguidos son profetas para nosotros” ha dicho Tagle.

Principal misión de la Iglesia 

El prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos ha hecho también una exposición de la principal misión de la Iglesia, pese a las dificultades que encuentra, que es “la labor de evangelización, llegando a todas las periferias humanas y existenciales”.

Preguntado sobre la perspectiva de la libertad religiosa desde Filipinas y Asia, ha respondido que “a veces damos respuestas con una visión desde fuera, pero en muchos lugares no se entiende qué es la libertad religiosa. No solo es difícil transmitir la importancia de este derecho a los gobiernos, también hay que tener en cuenta los grupos étnicos y religiosos. Por tanto, necesitamos un diálogo en diferentes niveles“.

La fe crece donde es perseguida 

Por último, el Cardenal Tagle ha invitado a una reflexión, “para nosotros los católicos, nuestra fe no depende de los números ni de análisis científicos de la realidad. No debemos tener vergüenza en mencionar que en este escenario encontramos en nuestra fe la sabiduría para convertir a nuestros enemigos en amigosa través del testimonio y del diálogo“.

Al respecto, ha aclarado, “no estamos felices por los casos de martirio, pero en Asia donde según el mapa de la libertad religiosa es uno de los peores sitios del mundo, aquí los cristianos están creciendo cada día más. En medio de la falta de libertad religiosa mucha gente está motivada a practicar su fe más y ser testigo de la fe. Esto nos da esperanza y es una invitación a imitarles. No nos alegramos de estas limitaciones, pero la fe crece donde es perseguida”.