Hombre rico, hombre pobre

2391

Si tienes dinero y eres extranjero, en España ya no lo serás tanto. Si eres un ciudadano empobrecido, y quieres vivir en España con un mínimo de dignidad, entonces tus derechos bajan proporcionalmente a tus ingresos. Inmigrantes con alto grado de cualificación tendrán su oportunidad…

El ministerio de economía ha concedido 3.266 permisos para inversores y profesionales en solo 12 meses.

La concesión de visados de residencia para atraer capital y empleo cualificado del extranjero se acelera en España. En marzo solo se habían otorgado 818, pero en septiembre esa cifra se ha multiplicado por cuatro, hasta los 3.266. La inversión asociada roza los 500 millones de euros, que generarán 4.446 puestos de trabajo, según los datos de Economía.

La inversión ligada a esos permisos es de 497 millones y el empleo suma 4.446 trabajadores EE UU, Rusia, Venezuela e India copan el mayor número de solicitudes para emprender

Hace un año entró en vigor la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su internacionalización. El principal objetivo de la ley, cuyo impulsor fue el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, era homologar a España con otros países de la OCDE como EE UU, Australia y Nueva Zelanda, que llevan muchos años aplicando un modelo de política de admisión especial para inversores y trabajadores cualificados, así como acercarse a sistemas semejantes ya en vigor en países mucho más cercanos como son Reino Unido, Irlanda, Italia y Holanda.

Las dos principales medidas eran la atracción de inversores dispuestos a comprar deuda pública y bienes inmuebles. La norma establecía que todo aquel extranjero que comprara vivienda por medio millón de euros, que adquiriera deuda pública por un importe superior a dos millones de euros o que pusiera en marcha un proyecto empresarial que creara puestos de trabajo obtendría un visado. En paralelo, también se establecían otros incentivos para derribar barreras que impedían la atracción de personal cualificado, el tránsito de expatriados extranjeros y de sus familiares, así como el cambio de esos trabajadores entre distintas empresas.

Los últimos datos del Ministerio de Economía, muestran cómo la concesión de esos visados se ha disparado en la segunda mitad del año y cómo las concesiones han estado menos ligadas a la inversión y más hacia la atracción de personal cualificado. En el primer año de vigencia de la norma (septiembre de 2013 a septiembre de 2014), Economía ha concedido 3.266 visados, lo que supone que el número de permisos concedidos se ha multiplicado por cuatro en seis meses. En marzo tan solo se habían otorgado 818.

Una primera aproximación a los datos muestra que de esos 3.266 permisos, 1.312 (el 40,1% del total) se han concedido para familiares. Se trata de una petición muy reclamada entre los inversores y trabajadores extranjeros, en especial entre aquellos que compran casa o inician un proyecto empresarial. Una vez que adoptaban la decisión se encontraban con numerosas trabas para reunificar a la unidad familiar en España, lo que en muchas ocasiones suponía un obstáculo para la toma de decisiones. Una dificultad que se ha eliminado con esta ley a través de la concesión de permisos a familiares. En marzo, el número de permisos concedidos era tan solo de 235, lo que supone que los visados otorgados se han multiplicado por seis.

En segundo lugar figuran las personas altamente cualificadas, que han obtenido 802 visados.

Esta flexibilización de las condiciones para atraer profesionales cualificados también ha sido aprovechada por las escuelas de negocio. En el año en el que ha estado en vigor esa norma han cursado 18 solicitudes para que este tipo de trabajadores realicen estancias en sus instalaciones.

Mientras tanto, las expulsiones en caliente, las vallas, la vigilancia fronteriza, el Frontex, provoca más muertes que nunca entre los inmigrantes empobrecidos, en el mar o en los desiertos; con el apoyo «gendarmería» de los países limítrofes gracias a los acuerdos con la Unión Europea.

Fuente: CincoDias
Autor: Juan Rodríguez