Iglesia perseguida en Birmania (Myanmar) después del golpe de estado

194

Es una situación grave y dramática la de la diócesis de Loikaw, en el estado birmano de Kayah (este de Myanmar), donde el conflicto entre el ejército birmano y las fuerzas populares de defensa que se oponen a la junta militar, tras el golpe de estado del 1 de febrero está causando estragos.

 

La Iglesia católica local está haciendo todo lo posible para ayudar a los desplazados internos, pero “las iglesias están en el punto de mira de los militares”: así lo afirma el padre Celso Ba Shwe, vicario general de la diócesis católica de Loikaw, en una carta pastoral enviada también a la Agencia Fides. Ante el repentino fallecimiento del obispo y de su sede vacante, el padre Celso Ba Shwe, vicario general, rige la pastoral ordinaria de la diócesis.

Iglesia bombardeada en Birmania

En la carta pastoral difundida hoy, el vicario informa sobre los intensos combates entre el ejército y las fuerzas de la resistencia, compuestas por jóvenes de todas las etnias y religiones. En un escenario crítico desde el punto de vista humanitario y precario para la seguridad de los civiles, “todas las comunidades religiosas de la diócesis están dando refugio y ayudando a los civiles en sus respectivas iglesias y edificios. Pero las iglesias están en el punto de mira de los militares”, dice con gran preocupación.

Ante una violencia y una ferocidad sin precedentes, con bombardeos indiscriminados contra mujeres, ancianos y niños desplazados, el Vicario exhorta a todo el pueblo de Dios “a recurrir a la Virgen María y a rezar el Rosario todas las tardes a las 19 horas por la paz y el retorno de la estabilidad en Myanmar”. El texto de la misiva subraya que “la población está cansada y aterrorizada y ahora, debido a los bombardeos de iglesias y monasterios, donde los civiles habían encontrado refugio, están huyendo a zonas forestales que también son inseguras”, señala.

Según la información de la Agencia Fides, hay al menos seis iglesias afectadas o que se han visto dañadas por la violencia y las incursiones militares de los últimos días. Los sacerdotes y los religiosos locales están desplegando todas sus energías físicas y espirituales para permanecer cerca de la población en una fase de verdadera emergencia humanitaria.

Loikaw (Agencia Fides) – 
(PA-JZ) (Agencia Fides 8/6/2021)