JANNE HAALAND DENUNCIA LOS PELIGROS DE «LA PRIVATIZACIÓN DE LO RELIGIOSO»

1305

Según la ex ministra noruega y profesora de Ciencias Políticas, Haaland, ´existe una fuerte corriente en Europa que pretende privatizar el cristianismo. Ello implica que uno puede hacerse cristiano como una cosa privada, como un hobby: unos coleccionan sellos, otros son religiosos. Este modelo no sólo no es realista, sino que es contrario a lo que significa la libertad religiosa y lo que significa la democracia´.

JANNE HAALAND DENUNCIA LOS PELIGROS DE «LA PRIVATIZACIÓN DE LO RELIGIOSO»

(Zenit/veritas). La ex ministra noruega y profesora de Ciencias Políticas Janne Haaland advirtió contra la tendencia a considerar la religión como un asunto privado, en la conferencia que pronunció durante el Congreso Católicos y Vida Pública.

Según Haaland, «existe una fuerte corriente en Europa que pretende privatizar el cristianismo. Ello implica que uno puede hacerse cristiano como una cosa privada, como un hobby: unos coleccionan sellos, otros son religiosos. Este modelo no sólo no es realista, sino que es contrario a lo que significa la libertad religiosa y lo que significa la democracia».

La ex ministra ha explicado que la religión y la política son dos esferas independientes que tienen un campo en común: la concepción del ser humano.

«La esfera política, en especial la democracia, tiene sus propios límites y su propia autonomía. Hay un pluralismo legítimo y hay muchas vías posibles para la acción política en cada asunto, en el que los cristianos podemos optar por uno u otro. Pero hay una serie de cuestiones en las que los cristianos no podemos aceptar un compromiso. Se trata de todo lo relacionado con la dignidad humana y lo que ello implica», afirmó.

Según Janne Haaland, es «la profunda convicción de que si algo es verdadero y es bueno, debemos movilizar a los ciudadanos para que se convierta en norma general para todos. Si algo es correcto y verdadero, lo es en general, no lo es sólo para los cristianos. No se trata de crear Estados cristianos, sino Estados basados en la verdad sobre el ser humano.

Para Haaland, la principal tarea de los cristianos en la esfera política es la de «restablecer la naturaleza de la política y de las leyes. El primer paso es el de reintroducir el razonamiento lógico: el lenguaje de los universales, el lenguaje moral, parte de la verdad de las cosas: ¿una cosa es buena o es mala? Aquí, la ley natural es la única vía posible. Las cuestiones normativas no pueden establecerse por el voto de las mayorías, sino que son buenas o malas en sí mismas».

Según la ex ministra noruega, hay cuatro áreas en las que los cristianos deben ser especialmente activos: «la promoción de la dignidad humana, el apoyo a la familia, la libertad de religión y de las iglesias, y la solidaridad internacional».

Respecto a la promoción de la dignidad humana, para la conferenciante «se trata de la única manera de combatir contra el aborto y la eutanasia, y contra los atropellos contra la dignidad humana perpetrados en nombre de la ingeniería genética y la bioética».

«Debemos restablecer el sentido del misterio y la sacralidad de la persona humana, concienciar a la gente de que el ser humano es mucho más que un conjunto de carne y huesos», afirmó.

Respecto a la solidaridad, para Haaland «hay una clara necesidad de redistribuir la riqueza en orden a la justicia social. No hay otra alternativa al viejo pensamiento socialista del estado del bienestar que la doctrina social de la Iglesia».

Además, según Haaland, «cada vez disminuyen más las ayudas a los países en vías de desarrollo. Paralelamente, los valores del materialismo nos dominan. Para mí, como madre, me resulta duro luchar contra la influencia del materialismo en mis hijos».

Respecto a la familia, afirmó que «se trata del asunto político más importante actualmente en Europa: los Estados no deben tener una «visión neutral», sino decir claramente que el matrimonio es mejor que la cohabitación, y que los divorcios son tristes tragedias más que prácticas normales. Una vez esto ha quedado claro, habrá que sustentar esta visión en términos económicos. La sociedad estable está basada en familias estables».

Por último, se refirió a la independencia de las iglesias y las religiones: «Hay muchas esferas que no pertenecen a la política: la sociedad civil, la familia y las iglesias. Los cristianos tenemos que actuar contra la tentación de politizarlo todo. Creo que es un área clave en la que los cristianos debemos actuar».