La cultura de la esperanza frente al totalitarismo de la soledad. Aula Malagón-Rovirosa 2021

344
MOVIMIENTO CULTURAL CRISTIANO
MOVIMIENTO CULTURAL CRISTIANO EN AULA MALAGÓN-ROVIROSA

La nueva normalidad que poco a poco se nos va imponiendo está acelerando un conjunto de tendencias sociales que tienden a aislar a las personas rompiendo los principales vínculos humanos que las conforman. La soledad no es un fenómeno nuevo en la cultura actual, pero se está convirtiendo ya en “la pandemia de la pandemia”

Casi 5 millones de personas en España viven solas y la tendencia es creciente. Ancianos y jóvenes, especialmente, ven muy debilitados sus vínculos familiares y sociales. Las nuevas tecnologías, pudiera parecer que nos hiperconectan, pero nos aíslan en un mundo virtual. En muchos países del mundo, sobre todo en Europa y Japón, la soledad se ha convertido en una auténtica enfermedad social. El “ministerio de la soledad” es una de las instituciones más significativas de esta nueva época. Este individualismo no es fruto de la casualidad, es parte esencial del modo de vida impuesto por el neocapitalismo para sus objetivos de dominación.

El desempleo y la precariedad, crecientes y crónicos, también debilitan vínculos humanos fundamentales como el trabajo el trabajo, la familia y el hogar. El teletrabajo ha aislado a miles de trabajadores convirtiendo las casas en oficinas improvisadas y estresadas. En definitiva, nos a una nueva realidad donde las personas y las familias están cada vez más aisladas y fragmentadas.
Frente a esta tendencia, el Movimiento Cultural Cristiano desarrolla desde hace más de 35 años el Aula de verano Malagón Rovirosa que toma su nombre de dos formadores de militantes cristianos del Siglo XX: Guillermo Rovirosa, laico en proceso de beatificación en este momento, y Tomás Malagón, sacerdote al servicio de la promoción en la HOAC y el Movimiento Cultural Cristiano.

En el aula, personas y familias pueden compartir unas semanas de convivencia al mismo tiempo que se forman en la cultura de la solidaridad, generando vínculos y relaciones sanas y sanadoras. Solamente desde espacios liberados y liberadores podemos enfrentarnos al nuevo totalitarismo de la soledad.

En el Monasterio del Soto en Cantabria, se desarrollan campamentos infantiles y juveniles; cursos para conocer el mundo actual y desarrollar la vocación social, política y profesional. Así como encuentros y jornadas para profundizar y desarrollar nuestra vida religiosa y fomentar nuestra espiritualidad. Excursiones culturales y en la naturaleza nos permiten disfrutar juntos, conocernos más y mejor rompiendo las tendencias del individualismo. Nos quieren solos y aislados, pero nosotros apostamos por lo contrario: juntos y asociados.
En el Aula de verano Malagón-Rovirosa se experimenta que es posible vivir de otra forma, más sencilla, más austera y más humana. Toda la organización y los servicios del aula son autogestionarios.

REVISTA SOLIDARIA AUTOGESTIÓN 139

Los asistentes, y también los ponentes de los cursos, colaboran con su trabajo y responsabilidad en la cocina, los servicios, el aula infantil… haciendo asequible la estancia a cualquier familia. De esta forma se demuestra que con la fuerza de la solidaridad no son necesarias subvenciones de ningún poder político o económico, lo que nos garantiza nuestra absoluta libertad e independencia.
Esta experiencia no solo la vivimos en España.

APÚNTATE AL AULA MALAGÓN-ROVIROSA – PROGRAMA E INSCRIPCION

El Movimiento Cultural Cristiano ha desarrollado la misma experiencia de formación integral y comunitaria en Venezuela, mediante el Aula de Verano Julián Gómez del Castillo, otro gran militante cristiano. Así, en uno de los barrios más castigados por el empobrecimiento, la violencia y la dictadura, emerge el milagro de la solidaridad de los más pobres, que con su sacrificio y trabajo han sido capaces de poner en medio de la oscuridad una luminaria de humanidad, cultura y libertad donde los descartados descubren la verdad, la belleza y la bondad que todo ser humano lleva en su corazón.

El mundo en el que vivimos se encuentra en un gran dilema: o apostamos por el hombre, sujeto de dignidad sagrada, o aceptamos el relativismo que nos convierte en instrumentos de los más fuertes. O nos decidimos por una cultura de la cooperación y la colaboración conjunta orientadas al bien común o nos atenemos a las consecuencias de “competir” y “luchar” cada uno por su propio interés y por su propio bienestar caiga quien caiga.

El aula Malagón-Rovirosa, a través de sus cursos, apuesta por la dignidad sagrada de la persona, por la creación de cultura solidaria y por el bien común.

Te invitamos y animamos a colaborar con nosotros y experimentar que otra forma de ser, de vivir, de trabajar desde abajo, desde lo pequeño, construyendo una esperanza real para el mundo de hoy. Es posible. Te esperamos.

Editorial de la revista solidaria Autogestión Nº 139