La esclavitud infantil ha sido la expresión adelantada de «la economía bajo demanda»

804

Texto de la reflexión realizada en la Puerta del Sol en Madrid con motivo del Día Internacional contra la Esclavitud Infantil (16 de Abril) por el Movimimiento Cultural Cristiano:


(aquí mostramos un extracto del audio)


Gracias un año más por manifestar vuestra condena sin paliativos a la esclavitud infantil.

Hay más de 400 millones de niños esclavos en el mundo que son la expresión más evidente del salvajismo del sistema neocapitalista actual. Niños que mayoritariamente trabajan, directa o indirectamente, para empresas trasnacionales; en el servicio doméstico como criados, en la guerra como soldados; en la prostitución infantil…

Cada año un millón de niños cae en las garras de la prostitución infantil de la que se benefician cientos de miles de turistas europeos. En cada evento deportivo masivo internacional, miles de mujeres y niños son comercializados como carne sexual. Y de esto no habla nadie. Es la hipocresía y el cinismo de los enriquecidos.

Recordamos que el Movimiento Cultural Cristiano ha sido el pionero en la denuncia de la esclavitud infantil en España desde el año 1995. Con trabajo militante, con dedicación, sin subvenciones, sin financiaciones, sin patrocinadores, sin ningún tipo de apoyo institucional hemos conseguido ganar la batalla a los «gigantes» de las Naciones  Unidas y de las grandes fundaciones neocapitalistas que pretendían ocultar a los niños esclavos llamándolos «niños trabajadores» y reduciendo sus cifras a menos de la mitad.

En más de 20 años de campaña se ha conseguido que se conozca esta sangrante injusticia; se ha conseguido que mundialmente se conmemore este día contra la esclavitud; se ha conseguido revitalizar la lucha por la dignidad del trabajo humano frente al burocratismo cómplice de los grandes sindicatos y de la Organización Internacional del Trabajo.

En estos momentos, la realidad añade nuevos desafíos. Como sucede siempre, aparecen los buitres carroñeros a intentar beneficiarse de este trabajo. Actualmente toda esta lucha está siendo manipulada para engordar ciertos intereses politiqueros que lo único que están consiguiendo es diluir la radicalidad de la defensa de la dignidad del trabajo convirtiéndolo en una actividad social de moda.

La esclavitud infantil se está convirtiendo en escaparate para decenas de instituciones que pretenden lavar su imagen infantilizado la lucha por la dignidad del trabajo humano. Muchas pseudodenuncias contra la esclavitud infantil ocultan deliberadamente la degradación del trabajo de los adultos tanto en los países enriquecidos como en los países empobrecidos.

La lucha contra la esclavitud infantil no puede convertirse en un señuelo asistencialista que distraiga la atención de la degradación galopante de la dignidad del trabajo, en el mundo y por supuesto en España.

La esclavitud infantil ha sido la expresión adelantada de lo que hoy se llama «la economía bajo demanda», de la que casi nadie habla porque en ella estamos todos implicados con nuestro consumismo insolidario.

Hay un ejército creciente de esclavos, de falsos autónomos, conectados al móvil, dispuestos a atender nuestras «demandas» de todo tipo y al instante: comida rápida, transporte, ocio, sexo… miles de chicos corriendo por las calles jugándose la vida. Y eso las 24 horas al día, los siete días de la semana, los 365 días del año por un sueldo de mierda.

Y con ese mismo móvil les vamos a dar una calificación en tiempo real, un «me gusta» o un «no me gusta» que los somete a un juicio laboral permanente del que depende su próxima entrega y por tanto la posibilidad de seguir siendo esclavo o ser descartado de la forma más anónima y fría concebible.

 

Estamos asistiendo a un cambio de época en donde la tecnología está siendo aplicada a todos los campos de la existencia humana y uno de ellos es, justamente, la degradación del trabajo humano haciendo que millones de personas se queden sin trabajo deliberadamente y sean un ejército de reserva de esclavos y precarios esta economía «bajo demanda» cuyo máximo exponente es Amazon.

Mediante la economía «bajo demanda»  el neocapitalismo nos ha convertido en esclavos y en esclavistas al mismo tiempo. La jugada ha sido redonda. Nuestro consumismo se sostiene en precios muy bajos porque literalmente la tecnología y la esclavitud lo permiten. Es necesario romper este círculo infernal y perverso.

Hay que exigir, pero empezando por uno mismo, que los principios morales rijan nuestra economía y nuestras relaciones laborales y familiares. Se está imponiendo una dictadura del capital sobre el trabajo cuyo exponente más trágico es la esclavitud infantil pero que también están dentro de este proceso de sometimiento del trabajo todos los tipos de explotación y de precarización.

POR QUÉ:

La paradoja es trágica: ¿Por qué está sucediendo, que a más tecnología más precariedad, más desigualdad? Pues la respuesta es muy simple. Porque no se trata solo de explotar económicamente o laboralmente, se trata de dominar, se trata del PODER.

Hoy 26 personas disponen de los mismos activos que el 50% de la humanidad más pobre. Se trata de controlar, y para ello la estrategia es sembrar el caos, el desorden y conseguir romper todas las estructuras solidarias que conforman al ser humano; conseguir que éste se convierta en un individuo aislado, roto por dentro, incapaz de unirse a otros seres humanos en la lucha por su dignidad.

El trabajo humano es una de las actividades que más puede formar al ser humano en la solidaridad, y que le permiten constituir un hogar y una familia. Por eso el neocapitalismo intenta subyugar al trabajo, al matrimonio  y a la familia. El ataque del neocapitalismo a las tres principales formas de socialización del ser humano está coordinado: la precariedad laboral, el aborto y la eutanasia están íntimamente conectados. Los matrimonios, las familias, los enfermos y los viejos estorban a este sistema neocapitalista.

No podemos dejar de denunciar como millones de jóvenes carecen de un puesto de trabajo digno tanto en remuneración como el horario para que puedan formar un matrimonio y una familia. España tiene un 50% de paro juvenil; más de 2 millones de familias con todos sus miembros en paro; el 20% de los jóvenes en peligro de exclusión social.

El enemigo no son los inmigrantes empobrecidos que llegan desde el Tercer Mundo expulsados de sus tierras por el hambre, la violencia y las guerras. El enemigo es el neocapitalismo con el que colaboramos de muchas formas.

EXIGIMOS:

La persecución real, no retórica, nacional e internacional, de todas las formas de esclavitud.

El establecimiento de unas leyes laborales que protejan la dignidad del trabajo humano.

La defensa de la familia como prioridad política en nuestro país y en el mundo entero. Tanto el padre como la madre deben tener un trabajo digno que les permita a los dos desarrollar su vocación profesional y gestionar directamente la educación de sus hijos. No debemos aceptar ,cómo está pasando, que más de 60.000 niños en España pasen el verano solos porque sus padres están trabajando en puestos de trabajo basura.

La socialización de los beneficios de la tecnología para todos los habitantes de la tierra y que solo beneficia unos pocos. La tecnología es patrimonio de la humanidad y ha sido posible por el trabajo acumulado de millones de seres humanos a lo largo de la historia.

TAMBIÉN OS ANIMAMOS…

Os animamos a que no caigáis en la trampa de los nuevos populismos, creados por el propio sistema neocapitalista para encuadrar a los más descontentos. Es una disidencia precocinada. Lo único que hacen es plantear un falso orden ante el caos neocapitalista pero para nada lo cuestionan. Parece que lo quieren cambiar todo y no cambian nada.

Debemos transformar nuestras pautas de consumo para que no sigan reforzando al neocapitalismo. No aceptemos «la economía bajo demanda»…

Hay que defender la vida y dignidad de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural sin excepción de nadie. Ni los enfermos crónicos, ni los viejos ni los niños no nacidos, ni los inmigrantes empobrecidos pueden ser condenados o descartados.

FINALMENTE, PROPUESTAS:

No queremos dejar de recordar a nuestros hermanos de Venezuela están sometidos a la dictadura, al hambre y a la violencia de un régimen inhumano.

Apoyamos la libertad de conciencia y la libertad religiosa en todos los ámbitos de la vida personal y social en la búsqueda del Bien Común.

Como Movimiento Cultural Cristiano pedimos para las próximas elecciones el voto en blanco porque ninguna de las fuerzas políticas defiende de manera permanente y sistemática la dignidad sagrada del ser humano desde la concepción hasta la muerte natural. Ni tampoco defiende su vocación y protagonismo  por la justicia y bien común.

No nos cabe duda que los 400 millones de niños esclavos nos van a juzgar por nuestra complicidad e indiferencia..

Finalmente, como cristianos no podemos dejar de contemplar a Jesús de Nazaret en los más empobrecidos y explotados. Jesús se encarnó en un niño pobre que tuvo que emigrar por razones políticas y religiosas. Fue perseguido, encarcelado, golpeado salvajemente y murió en una cruz como un esclavo por la salvación todos los hombres sin excepción. Su Resurrección es también manifestación de toda liberación.

Muchas gracias por su asistencia y les animados a que trabajen junto a nosotros por un mundo más justo y solidario.

Carlos Llarandi

Entrevista en Venezuela